miércoles 03 de febrero de 2010 - 10:00 AM

'Sin mi celular no soy nadie'

Que la tecnología nos ha hecho las cosas mucho más fáciles, que hay más practicidad, que la comida está en un segundo, que la película se ve mucho mejor en ese televisor, es cierto.

Estas y más razones ampliarían la lista de ventajas que nos da la tecnología.

Pero también hay otras que hacen que las personas terminen atadas a la tecnología, que incluso sufran de pereza mental porque ya no hacen el mínimo esfuerzo por aprenderse un teléfono, que se mueren si no salen sin su celular, que se arruinan el día si no pueden conectarse a su facebook y que la concentración está direccionada más al blackberry que a su pareja, su familia, su clase o su reunión de amigos.

Lo cierto es que algunas personas empiezan a delirar por la tecnología hasta el punto de sufrir de tecnoestrés. Algunas hasta sueñan con su ordenador, y las que no, sufren de insomnio y para matar las horas se quedan navegando sin rumbo fijo.

Síntomas como fatiga crónica, ansiedad, agotamiento físico se adueñan de las personas.

Por eso, para que no se convierta en víctima de su propio invento, sea prudente con la tecnología.


¿Síndrome de qué?

Es posible que usted se sienta con un extraño agotamiento que lo invade, y después de varios meses de evadirlo, decida ir al médico.

La sorpresa se la puede llevar cuando sepa que su problema está relacionado con la salud mental y que es probable que sufra del Síndrome de Burnout o de agotamiento. Es esa sensación de fatiga y de cansancio crónico que acaba con su bienestar personal.


Cuidado

Si usted es un profesional que vive todo el tiempo, a toda hora y de lunes a viernes pegado a un aparato tecnológico, debe tomar precauciones. Logre estar lo más alejado posible de los dispositivos electrónicos cuando llega a casa tarde, después de una jornada extenuante. El fin de semana puede transcurrir sin ingresar a Internet Explorer.


preguntas y respuestas

Miguel Ángel Úsuga

Psicólogo

¿Cómo saber cuándo nos estamos pasando esa línea divisoria entre el gusto por la tecnología y la adicción? La línea no es difícil de delimitar. Se vuelve problemática cuando rompe otras áreas de nuestra vida. Es mirar cuánto tiempo se pasa frente a un aparato y se descuidan otras actividades familiares, laborales y sociales. Incluso desde hace cuánto se ha olvidado la vida recreativa.

¿Cuáles son esas señales que nos hablan de tecnoestrés? El insomnio precisamente. No es un problema físico sino psicológico y con la tecnología se convierte en un ciclo vicioso. Como no tengo sueño suelo estar frente al computador y precisamente la tecnología lo que hace es crear estímulos que nos mantienen despiertos, la interacción, los sonidos, todo eso hace que el cerebro esté trabajando.

Es por eso que el insomnio se convierte en una característica para sospechar que se tiene un problema.

El aislamiento social es otro de los síntomas comunes. Psicológicamente se da una preocupación excesiva en la persona, que se la pasa mucho tiempo pensando en la accesibilidad a esos medios.

¿Qué puede hacer una persona que empieza a notar estos síntomas? Cuando la persona ya siente que le cuesta aislarse de esos medios tecnológicos debe aplicar la estrategia más sencilla. Por decisión y voluntad propia puede empezar por no conectarse esa noche, por apagar el celular ese día, por no llevar el iphone. Esto le permitirá retomar su vida como antes y desvincularse un poco de esa adicción.

¿Qué pueden hacer los padres para ejercer un control sobre sus hijos adolescentes? Tanto los adolescentes como los niños son grupos de riesgo en Internet. Los adolescentes tienden a esa vulnerabilidad emocional, se esfuerzan por impresionar a los demás, algunos tienen riesgos asociados a la baja autoestima. Los padres no puede entrar a prohibir completamente su acceso, pues eso sólo hará que se genere mayor interés, ansiedad, rabieta ante los padres. Lo mejor es limitar el acceso, premiar al hijo cuando los acompañe a otras actividades. Lo mejor es establecer de forma concreta los horarios y evitar los trasnochos.


preguntas y respuestas

Carlos M.  Peñalosa

Psicólogo especialista en PNL

¿Qué pautas debemos tener en cuenta en nuestra relación con la tecnología para que no suframos de tecnoestrés? Lo primero es preguntarse si la tecnología que va ha adquirir  afectará su calidad de vida, si le facilitará las cosas o va a generar un mayor problema. Si uno adquiere un blackberry, debe preguntarse cómo afecta la llegada permanente a mi casillero (correos e-) y cómo estos mensajes alteran mi vida personal, familiar, laboral o escolar. Entendiendo que buena parte de los mensajes que nos llegan no son vitales o importantes, sino mensajes o correos de grupos o spam, que en última son basura y sí abona a mi dependencia esta tecnología y me supedita a la llegada de estos molestos mensajes.

¿Cómo lograr técnicas de autocontrol? Aquí no se trata de autocontrol sino de reconocer el problema y tratarlo como una adicción. Empezar a socializar más con las personas, salir, conversar, entretenerse, en fin, tener el propósito de apagar estos artefactos un día entero y notar que la vida sigue y no ha pasado nada.

¿Qué consecuencias nos puede acarrear estar atados a la tecnología? La adicción a la tecnología tiene en parte los mismo aspectos psicofisiológicos de una adicción, bien sea a las drogas o al cigarrillo. Cuando digo 'necesito de...' o 'dependo de...' hay una adicción.

La adicción a la tecnología no presenta hasta ahora problemas físicos evidentes, pero sí genera un impacto psicológico marcado, manifestado por deterioro de las relaciones interpersonales, problemas en el ámbito laboral o escolar, desobediencia.

En algunos casos he evidenciado hasta crisis de identidad cuando se es excluido de un grupo o comunidad virtual. Una     de ellas es'Me sacaste del facebook'. Si no estoy en estas comunidades es como si no existiera. Para intervenir en la adicción a la tecnología se hace como con cualquier otra adicción. Es darse cuenta, aceptar que se tiene un problema frente a la tecnología para este caso.

¿Una persona que se ata tanto a la tecnología, puede estar escondiendo algún vacío?

Evidentemente son escapes afectivos, es la impersonalización de una sociedad que cada vez posterga el contacto físico, la relación con los pares para el caso de los jóvenes de manera física.

Una persona que no es aceptada en sociedad o se siente rechazada por un grupo, encuentra en la tecnología un pretexto para canalizar sentimientos y poder mostrarse con otra personalidad.  Una sociedad de consumo cada vez más acentuada en la compra de tecnología nos dice: Si no compras este nuevo producto (ipop, mp4, celular, mini portátil) estás ‘out’, no puedes hacer parte del grupo. Un joven se ve amenazado porque no cuenta con lo último en tecnología desplazándolo del grupo.


Algunos síntomas físicos

1. Fatiga

2. Ansiedad

3. Dolores fuertes de cabeza

4. Cansancio crónico

5. Hiperactividad

6. Insomnio

7. Pérdida del apetito

8. Compulsividad al comer

9. Dolor de espalda y de articulaciones

10. Vista borrosa e irritabilidad.

 

LISTA

Es bueno preguntarse…

1¿De manera continua ha sentido cambios repentinos de carácter en su oficina mientras realiza sus tareas diarias?

2¿Cuando no ha podido con un aparato electrónico reacciona con irritabilidad y mal genio, pero no es capaz de pedir asesoría por pena a ser relegado o tratado de ignorante?

3¿En varias oportunidades se ha sentido solo frente a frente con su computador, sin ningún interés por lo que pasa a su alrededor?

4¿Desde que llega a su oficina no se para de su computador, poco interactúa con sus compañeros de trabajo y en algunos casos se ha sentido aislado?

5¿Si hoy tiene que hacer un balance de su vida cree que en estos momentos es disfuncional?

6¿Se angustia si no puede revisar su correo electrónico por varios días?

7¿Es de las personas que no es capaz de apagar su celular ni siquiera para ir a misa o a cine?

 

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad