martes 08 de diciembre de 2009 - 10:00 AM

Su pareja con las manos en la masa

Usted está convencida de terminar por completo una relación si llegase a ver a su pareja 'con las manos en la masa'. Para muchas personas la infidelidad nunca tendría justificación y mucho menos perdón.

Pero en el caso de llegar a ver a su pareja en la escena precisa, con otra persona y bastantes comprometidos y románticos, ¿qué haría? ¿Se acercaría a la escena y dejaría constancia de que no es un rumor sino que usted está viendo con sus propios ojos la infidelidad, hasta el punto de hacer sentir a su pareja como lo peor de la especie humana sobre la faz de la tierra?

¿No tendría ni idea de la impulsividad que podría apropiarse de usted hasta el punto de lanzarse a ese hombre o a esa mujer y decirle lo mal que la está pasando?

¿Se alejaría de la escena y esperaría a su pareja en casa para escuchar qué nueva mentira le diría, le armaría la maleta y le diría que se fuera de su hogar?

Son muchas las reacciones o formas posibles de asumir una infidelidad.

El tema de 'los cachos' y más 'con las manos en la masa' se pone de moda después del percance que ha tenido que vivir el golfista Tiger Woods ante sus enredos de faldas.

Lo cierto es que usted


Confesar la infidelidad, ¿difícil pero necesario?

Para muchas personas se trata de ‘sincericidio’, por eso prefieren callar sus infidelidades y reparar el daño de manera interior. No serían capaces de confesar nunca sus deslices o 'affair', por miedo a no ser perdonados o que incluso sus parejas terminen aplicando la herramienta 'venganza'.

Otros no pueden con su conciencia y prefieren asumir la responsabilidad de sus actos, contrario a callar eso que les roba el sueño.

Algunos como el caso de Tiger Woods, terminan arrepintiéndose en público sobre sus actos y hacen lo que sea necesario con tal de recuperar su hogar.

'No he sido fiel a mis valores y a la conducta que mi familia se merece. Tengo defectos y estoy lejos de ser perfecto. Estoy atendiendo mi comportamiento y mis falencias en la intimidad junto a mi familia. Esos sentimientos solo deben ser compartidos por nosotros'.


preguntas y respuestas

Carolina Ibarra

Psicóloga

¿Qué no se debe hacer ante una situación de infidelidad por parte de la pareja?

Lo más sano es no reaccionar impulsivamente, mantener el control, se debe asumir una posición digna ante las cosas que se presenta. Sin embargo, muchas personas no son capaces de asumirlo así, por eso termina liberando ese dolor con golpes. Más que dolor por la misma infidelidad muchas veces es ver herido ese 'yo', ese 'ego' y sentirse con menos valía ante el otro. Pero al golpear lo que se genera es un dolor posterior más grande.

Legalmente se validaba un golpe en estado de ira e intenso dolor, pero eso no es lo más sano. Un golpe muchas veces es una forma mal sana de marcar territorio, por eso lo mejor es tener la calma a pesar de la tensión, un mejor autocontrol.

Uno de los errores es hablar pestes de la pareja en esferas poco íntimas. Posteriormente si se da un proceso de perdón, los demás hablarán pestes de quien fue víctima de la infidelidad.

Sí, ahí es cuando aparecen frases como 'si estabas tan indignada qué fue lo que pasó'. Eso le compete a la pareja, por eso es importante evaluar qué tanta participación tienen los demás en esos temas. No todos los temas son de otros, aunque hay situaciones en las que cada problema tiene una esfera conyugal o familiar.

Aceptar la infidelidad ante el mundo como se presentó en el caso del deportista Tiger Woods, ¿qué tanta implicación tiene?

Se puede connotar positivamente, pues es una forma da generarle al otro mayor resarcimiento, quien falló puede sentirse más  tranquilo y la otra persona también por ese reconocimiento público. Pero también puede generar con este hecho que todo el mundo termine conociendo su historia.

Es difícil comentar una infidelidad ¿pero también es necesaria?

En el caso de Tiger Woods él se confesó después de haber sido descubierto en flagrancia. Sin embargo muchas personas llegan a terapia de pareja porque tienen muchos secretos y esas confesiones se tornan dolorosas.

Para que se hagan se deben presentar factores como ambientes de seguridad y tener claro que el otro está preparado para recibir esa confesión.

¿De qué forma se puede generar ese perdón?

Es importante trabajar en la confianza, pero para eso se necesita un trabajo muy profundo. Hay personas que se han logrado perdonar y han utilizado esa infidelidad para revisar su relación, para mejorar en ciertos errores. Ese tipo de situaciones puede servir para que las partes se den cuenta que el otro es blanco y negro, que es un ser humano, aunque esto no justifica la infidelidad.

 

LISTA

¿Cómo no reaccionar?

1 No a la agresividad: En el caso del famoso Tiger Woods, el labio partido, golpes y arañazos en la cara al parecer fueron secuelas marcadas por su esposa, después de enterarse de una de las infidelidades que el golfista mantenía fuera del matrimonio.

2 No a fomentar el chisme Hablar pestes y pestes de su pareja puede ser una de las muchas reacciones que podría asumir usted después de una infidelidad. Incluso en muchas ocasiones los afectados denigran de su pareja en espacios familiares, en el trabajo de él o de ella, en esferas sociales. Pero al final, de presentarse un proceso de perdón y reconciliación, usted tendrá que comerse sus palabras. Lo mejor es no comentar el percance con personas que no aportarán y al contrario le aumentarán a la problemática. Recuerde que una infidelidad se puede hablar con la pareja y con un terapeuta que los guíe en ese proceso de perdón y segunda oportunidad. En el caso del famoso deportista el caso fue aún más grave pues la prensa sensacionalista publicó mensajes de voz y de texto que servían de pruebas sobre sus infidelidades.

3 Utilizar la infidelidad del otro como un arma a favor Por lo general muchas parejas no perdonan una infidelidad de corazón. Ese es el motivo por el cual el acto de infidelidad que tuvo su pareja en el pasado se convierte en un arma para herir al otro, para reprocharlo toda la vida, incluso para vengarse. En ocasiones la persona termina creyendo que si la pareja lo hizo, ella o él también podrán hacerlo. Pero los expertos explican que eso no permite que la relación evolucione.


LA VOZ DEL EXPERTO

Miguel Ángel Úsuga

Psicólogo www.clipsico.com

¿Cómo tener un control de esos sentimientos de rabia e impotencia ante una infidelidad frente a nuestros ojos? ¿Se puede lograr ese autocontrol?

'La gama de respuestas puede ser muy amplia pero los sentimientos usuales son de rabia, de desconcierto por no creer lo que está pasando, sentimientos de desconfianza no solo con esa persona sino con el género o con el resto del mundo que si se anuda a problemas de personalidad la cosa se complica.

El cómo reaccionar está determinada por la historia previa de la persona, no se puede enseñar a responder a otra en esa situación específica, pero sí se puedes enseñar a manejar sentimientos como estrés, ansiedad, estados emocionales displacenteros.

Entre las recomendaciones está guardar la calma, mantenerla, independientemente de la situación y esto no quiere decir que nos distanciemos de la realidad.

Una persona molesta puede gritar, insultar, pero no puede tomar decisiones antes de pensarlas. Ante una situación así lo mejor es resolver inquietudes. Por lo general la persona termina culpando al otro, culpándose a sí misma. Por eso lo más importante es la serenidad. Pensar con tranquilidad evita 'meter la pata'. Un golpe por el contrario puede generar más que dolor físico, un problema jurídico.

Lo fundamental ante este caso es que la persona sea capaz de asumir el duelo con dignidad. De la mano de la calma también viene la prudencia de parte y parte.

La persona víctima si se le puede llamar así debe tomarse el tiempo para llorar. Hay que permitir ese tiempo para llorar, ese tiempo y espacio para desahogarse, dentro de lo normal también está  hablar mal del otro con alguien. Pero al hacerlo la persona debe asumir consecuencias secundarias, que otros se involucren en su terreno privado. Cuando se habla mal de una persona en otras esferas públicas, la persona se arriesga a quedar como 'un bocón', a hablar más de la cuenta, por eso es importante no dejarnos llevar por las emociones.

 

Cómo reaccionar

1. Recuerde que usted es la dama o el caballero

En momentos de tensión nadie sabe cómo puede reaccionar, pero si se detiene a respirar y pensar un poco con cabeza fría nunca perderá los estribos.

Por eso lo importante es que usted se sienta como la mujer, la dama, el hombre, el esposo y de tener que retirarse, lo haga con dignidad y altura.

No olvide su clase, su posición, no viole las normas sociales establecidas ni pierda ante sus hijos esa moralidad y ética que siempre ha tenido ante las circunstancias.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad