viernes 23 de agosto de 2019 - 12:00 AM

Telón de boca “Cañón del Chicamocha”, de Beatriz González: la joya del Teatro Santander

Beatriz González es considerada la más grande artista plástica de la región, y el Teatro Santander uno de los mejores centros culturales del país. El telón de boca “Cañón del Chicamocha” los une como referentes de la identidad santandereana y como íconos de la cultural nacional.
Escuchar este artículo

El 26 de abril de 1951 se presentaron los Niños cantores de Viena en el Teatro Santander. El evento fue todo un acontecimiento para la ciudad, y la maestra Beatriz González, a sus 13 años, fue una de las asistentes.

Así comenzó la relación de la que es considerada la artista plástica más grande de la región, Beatriz González Aranda, con el Teatro Santander, ícono de la cultura del departamento.

Ya en 2019, esta relación alcanzó su cénit con el telón de boca “Cañón del Chicamocha”, que la maestra presentó formalmente el pasado miércoles en el Teatro Santander, en el marco de “Suena Chicamocha sesión 3”, un evento que, además de ser un homenaje para ella en agradecimiento por su donación, también es la plataforma para mostrar los aires musicales propios de esta tierra.

“Suena Chicamocha es una franja de programación que nace en el Teatro para realizar un homenaje al telón de boca, la joya de nuestro teatro, y también para rescatar todos los sonidos que se producen en Santander: el torbellino, la guabina, el tiple, pasando por el jazz, el rock y la música clásica”, explicó Camila Botero, coordinadora cultural del Teatro Santander.

Por su parte, Beatriz González, quien recibió emocionada el homenaje, rememoró su infancia y expresó su deseo para el futuro del Teatro Santander: “es un sueño. Uno pasaba por el Teatro y lo veía hecho una ruina y no podíamos pensar que los santandereanos fuéramos tan sumamente descastados con la cultura, que no se pudiera hacer nada y resulta que se pudo hacer y se hizo bellísimo. Espero que el público bumangués reconozca lo que significó esta realización y que en lugar de ver una ruina a la que nos estábamos acostumbrando, veamos un espléndido sitio para la cultura”.

Una charla con Beatriz González Aranda
¿Cómo ve la renovación de la cultura en la región, de la mano de la renovación del Teatro Santander?
“Realmente es una renovación. Se está creando un espíritu de unión de gente que quiere la cultura. Eso no había pasado hacía mucho tiempo. No es que quiera decir que no se habían hecho cosas. Sí, se hicieron cosas. Pero esta unión de gente llega al teatro para ver conciertos y para sentir realmente que la cultura es necesaria. Y este teatro va a contribuir a eso. Y todos los que contribuimos con esta extraordinaria realización podemos inspirar a la gente a que no abandonen la mirada a la cultura y se unan para impedir que los violentos y los problemas anulen algo que puede salvar al país que es la cultura”.
Su relación con los periódicos ha sido permanente, las noticias han hecho parte de la inspiración para su arte. ¿Cómo analiza esa relación, este año que el diario de su ciudad, Vanguardia, cumple 100 años?
“Realmente me inspiré en los periódicos y una de mis principales inspiraciones fue Vanguardia Liberal. Porque cuando yo me regresé de un viaje, de estudiar en Europa, un amigo me tenía cortadas un poco de fotos de Vanguardia y entonces yo empecé a trabajarlas y realmente esa unión con la imagen del periódico me quedó realmente en el alma. Vivo agradecida porque me inspiró todas mis primeras obras que hoy en día están causando mucha atención en los medios. Ahora están en una exposición retrospectiva en Estados Unidos y más tarde van a seguir viajando y allá se veía el nombre de Vanguardia Liberal. Fue uno de los peldaños para mi obra”.
Siendo considerada la mejor pintora de Santander, también entre los maestros, incluso, una pintora que ha marcado la historia del país, ¿cómo ve su papel como mujer y artista en el desarrollo de su carrera?
“Yo pertenezco a una etapa muy beneficiada, tal vez porque Marta Traba (crítica de arte argentina) vino al país y ella se preocupó extraordinariamente por descubrir a las mujeres pintoras. Yo fui la primera artista que expuso en el Museo de Arte Moderno de Bogotá, recién fundado, porque Marta quería destacar que en Colombia había tanto hombres como mujeres artistas. Que si había un Obregón, también había un Lucy Tejada. Y yo fui favorecida con esa mirada. No cortante, de hombres y mujeres, sino realmente Martha se preocupó mucho, toda la vida, por mostrar que las mujeres y los hombres éramos iguales en el campo de la producción”.
Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad