domingo 23 de noviembre de 2008 - 10:00 AM

Terminé con Pedro, me caso con Juan

Llevan cantidad y cantidad de años. Ese noviazgo empezó incluso desde el colegio, cuando aún se regalaban esquelas y credenciales. Tienen en un cajón varios peluches y hasta papeles de chocolatina, también ese Ziggy o Giordano que alguna vez estuvo de moda.

Fueron novios también en la universidad, alcanzaron a sumar más de cinco años en una relación, otros ocho, incluso diez.

Después de varios años, la rutina los golpeó y todo terminó. Esos años quedaron en la basura, y sin pensarlo, apareció una nueva persona que sencillamente lo(a) cautivó.

Con sólo tres meses de noviazgo sintió que era la persona de su vida, y ya quiere casarse.

¿Es amor?
Esta situación no es ajena a la realidad, pues muchos noviazgos eternos terminan tarde o temprano, cuando no avanzan y se quedan en la monotonía. Otra persona llega a la vida y al poco tiempo ya quieren establecer un compromiso.

Los expertos manifiestan que parte de esta situación se debe a las consecuencias de la rutina y del desinterés que se apropia de la relación, a la falta de novedad, pero desde la neuropsicología, parte se debe a la producción de hormonas y al cerebro que bloquea ese amor de años.

preguntas y respuestas


Ruth  Carmenza Ramírez
Psicóloga especialista en Neuropsicología
¿Por qué se acaba una relación de muchos años, llega alguien nuevo y la persona quiere casarse de inmediato?
Las nuevas teorías sobre la neuroquímica establecen que el motor del amor es el cerebro..

Dicen los neurocientíficos que primero nos sentimos fascinados por la persona de nuestro interés y luego enamorados de ella cuando la parte del cerebro que se ‘ocupa’ de los sentimientos se satura de una sustancia llamada feniletilamina.
La feniletilamina es un narcótico y es ahí que los psicólogos y los médicos afirmen que los seres humanos que sienten fascinación o amor están, sencillamente, ‘drogados’.

Sin embargo, pareciera que la feniletilamina deja de producirse automáticamente en un tiempo indeterminado por lo que la rutina puede hacer estragos en lo que se pensaba era amor estable, aparece otra persona, el cerebro percibe la novedad y empieza la producción en grandes dosis de feniletilamina.  

Los expertos también dicen que el amor tiene un plazo y que si las dos partes no hacen de la compañía y la comunicación un pilar, el amor se acaba, no importa lo que pase, el hipotálamo entra en crisis y el amor puede mostrar su peor cara: el desamor.

¿La rutina golpea y lo novedoso enamora?
Cuando uno está enamorado realmente no ve al otro como es, sino como quiere verlo. Pero, ese estado no se puede mantener bioquímicamente por mucho tiempo. La ventaja de que el enamoramiento termine es que le abre las puertas al amor. Y si el sentimiento es real, vamos a ver a nuestra pareja como es, con sus defectos y virtudes. Si aún así lo o la queremos, el amor nos va a dar un lapso para emprender una relación duradera en la que intervienen otras sustancias, que son la Oxitocina -que es la hormona del apego- y la vasopresina -que es la hormona de la fidelidad.

La búsqueda de estados ideales puede hacer parecer el amor sosegado como rutina que dejaría al que así lo percibe como un terreno fértil en la búsqueda de nuevas emociones y en un ejercicio placentero el arte de dejarse enamorar.

¿Qué tan beneficioso o perjudicial resulta tener una relación extensa de años y años de noviazgo sin concretar un compromiso?
Nunca se puede generalizar porque cada caso es único, sin embargo una relación muy extensa de años sin concretar un compromiso trae más perjuicios que beneficios. Una de las cosas muy perjudiciales sería acostumbrarse a vivir y disfrutar todo lo de una pareja formal pero sin responsabilidades en común, lo que significaría vivir el momento, por tanto la planeación de un proyecto de vida sólido y mutuo no existe y si esto no existe no hay consolidación del amor.

preguntas y respuestas
Luz Yamile Flórez
Psicóloga

¿Por qué una relación de muchos años de noviazgo puede terminar, e incluso abrir las puertas a un matrimonio con otra persona?
'Sencillamente para tener una relación estable, para casarse con alguien, para conformar un hogar, no se necesitan, cinco años,  dos años. En una relación de años lo que sí se determina son esas falencias y virtudes de la otra persona. A veces se comparten varios años pero no se viven ciertas experiencias porque se cae es en la rutina. Por eso, cuando se conoce una persona y no se generan expectativas, la persona se da cuenta que en diez años no vivió eso. Por otro lado está haber vivido todo, incluso la relación íntima y no tener espacio para nuevas expectativas'.

¿Se podría pensar que en ocasiones los noviazgos largos tienen que ver con la dependencia emocional?
'Puede ser dependencia emocional, porque a veces no se respeta la individualidad. Pueden ser también dependencias económicas'.

¿Cuándo puedo saber que esa relación de años y años no va para ningún lado, que esa relación se estancó?
'Cuando hay ciertos miedos en las personas por adquirir compromisos. Esos miedos se evidencian cuando llevan ocho años de noviazgo, ella se quiere casar y él dice no estar preparado. Muchas veces hay presión por parte de la mujer porque ella quiere tener hijos pues su  ciclo biológico se lo está exigiendo.

Por lo general, las mujeres tratan de estabilizarnos más que los hombres, se preguntan después de un tiempo si van a seguir en lo mismo.
Muchas veces esos miedos se deben a factores externos como la situación económica, más que el amor. En ocasiones también se debe el miedo a los comentarios de los amigos.

¿Años y años a la basura?

Esta es la pregunta que se hace a quien le dicen adiós después de años y años de noviazgo.

Siente hundirse, deprimirse, sentir que perdió parte de su tiempo y que ahora tendrá que ver cómo su ex se casa con otra persona. Según explicó la psicóloga Luz Yamile Flórez Orduz, es importante empezar a trabajar sobre esta dependencia emocional adquirida durante tantos años.

Estas son las recomendaciones a seguir, para que pueda volver a creer:

1. Realice un duelo, debe empezar a entender que esa persona no llamará como lo hacía todos los días.
2. Estructure  el tiempo que transcurrió durante la relación. Evalúe los momentos de felicidad y de tristeza, lo que le enseñó la relación, entienda que también fue feliz, que vive una nueva experiencia.
3. No culpe a la otra persona, sea capaz de mirar qué tanto aportó o cómo descuidó la relación. Trate de mejorar en esos aspectos a futuro.
4. Siga con su ritmo de vida, dedíquese a su familia, a sus amigos, comparta sanamente. No piense que un clavo saca otro clavo. Pero tampoco se encierre. Viva su vida.
5. Está en sus manos salir de ese estado, recuerde que si no pone de su parte tendrá que recurrir al especialista y necesitará fármacos.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad