miércoles 05 de junio de 2019 - 12:00 AM

¿Confundido a la hora de tomar decisiones? Expertos le ofrecen sus claves para hacerlo

Tomar decisiones puede dar mucho miedo, pero, de hecho, el cerebro está entrenado para ello y le hará bien a su salud mental y hasta física.

la filosofía de hoy dice que debemos dejar que la vida fluya. Y es verdad, es importante permitirse ver qué pueden ofrecerle las circunstancias, pero eso sí, no puede dejar su vida en manos de otros: es importante tomar decisiones.

Nadie dice que pasando por encima de los demás, al contrario, una buena decisión es aquella que le beneficia sin causar un daño físico o emocional a otras personas.

Sin embargo, el panorama no siempre está tan claro como para tomar una decisión.

Lo que sí debe tener claro es que decidirse es bueno para usted.

Una investigación de la Universidad de Oxford halló que la corteza frontopolar, de hecho, toma decisiones mucho antes de que usted lo haga racional, así que en realidad, nuestra mente está entrenada para hacerlo.

Es verdad que a veces el miedo nos gana, pero los expertos le ofrecen sus mejores opciones para que aprenda a tomar decisiones.

Prioridades claras,
decisiones más seguras
La piscóloga y escritora Valeria Sabater explica que con tantas demandas de la vida actual es difícil tomar decisiones: no sabemos qué es realmente lo importante y qué, definitivamente, no nos está aportando nada. Y no se trata de que usted se ponga como lo único importante pasando por encima de otros, pero tampoco puede desconocer que para su salud mental, es importante decidirse.
La psicóloga ofrece sus consejos para aprender a priorizar y, de esta manera, que el proceso de tomar decisiones sea más sencillo:
1.
Reduzca. Enumere en un papel todas sus necesidades actuales. Se dará cuenta de que son muchas, pero, entre todas ellas, están las auténticas prioridades: ser feliz, ser respetado, estar bien física y emocionalmente... Reflexione sobre ellas.
2.
Compare. Una vez tenga claras estas prioridades, compárelas con las demandas de su entorno. ¿Están en armonía? ¿Se le exige algo que va en contra de sus valores? ¿Hay alguna persona que altera tu salud emocional?
3.
Consolide. Ahora que ya hemos tomado plena conciencia de que hay ciertos aspectos que van en contra de nuestras prioridades, solo queda una cosa. Deberemos actuar para consolidar ese equilibrio entre prioridades internas y demandas externas.
4.
Trace un plan de vida. Porque si hay algo que nos ofrece el tener bien claras las propias necesidades, los propios valores, sueños y esperanzas, es demostrarnos que podemos y debemos ser dueños de nuestro destino.
Claves para tomar decisiones
Claudio Almárcegui, especialista en desarrollo personal, explica cuáles son las claves para tomar decisiones de manera que el resultado lo deje satisfecho:
1.
Lo primero es lo primero. Y lo segundo, lo que viene después. En muchas ocasiones son objetivos secundarios los que nos dan pistas para tomar decisiones y solo hasta que vemos las consecuencias notamos que se nos quedó por fuera lo realmente importante. Haga una lista con las cinco cosas más importantes y enumérelas de acuerdo con su importancia. Cuando tenga que tomar una decisión, piense en cómo ésta afectaría a estas cinco cosas en su orden. Si las favorece es una buena decisión, sino no, entonces píenselo mejor.
2.
Tome la decisión en su mente primero, tras unos días, actúe. Así no toma una decisión movido por un impulso que luego lo hará arrepentirse. Por ejemplo, ir a una entrevista de trabajo sabiendo que menos de X dinero, más de X horas o menos de X responsabilidad no aceptará.
3.
Si ya se equivocó, déjelo ser. La vida es demasiado corta para lamentarse. A veces tomamos una decisión errónea y esperamos que cambie. Nos obstinamos. Y eso no suele suceder. Esto es aplicable tanto a un libro que ha empezado a leer y no le gusta, un curso que no es lo que esperaba o una relación de pareja que no lo llena. No continúe allí. Déjelo ser y busque otro horizonte.
4.
Acepte el peor escenario posible. Eso sí, tampoco dramatice, pero si está prevenido para el peor escenario posible, lo acepta y puedes afrontarlo, entonces no tiene por qué tener miedo de tomar esa decisión.
5.
Quédese con 3 alternativas, máximo. Si es de esas personas que tiene siempre opción a, b, c, d y muchas más letras del abecedario, entonces lo mejor será simplificar. Cuantas menos opciones tengamos, nuestra mente menos se dispersará.
6.
Tome un “café caliente”. Si le llega un café a la mesa muy caliente, ¿qué hace? Espera. Con las decisiones que parecen urgentes podemos hacer lo mismo. Eso sí, tenga cuidado y no lo enfríe tanto que se convierta en un procrastinador.
7.
Confíe en su intuición y creatividad. No descarte su instinto a la hora de tomar decisiones. Ese “feeling” también ayuda.
8.
Silencio. Es difícil tomar buenas decisiones en nuestro frenético día a día, un rato de silencio es de lo mejor para tomar decisiones. Sin wi-fi, sin teléfono, sin reloj.
Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad