lunes 19 de abril de 2010 - 10:00 AM

Una madre autoritaria

A mi esposa la considero una buena mujer. Me casé hace 10 años y tenemos dos hijos de 5 y 7 años. Son niños inteligentes pero inquietos y preguntones.

A mi esposa le irrita que jueguen o molesten incluso que todo lo quieran saber. A mi me parece que es natural que ocurra esto porque a través de los padres resuelven sus inquietudes.

Quisiera saber qué puedo hacer para que mi esposa cambie, porque a raíz de sus maltratos con los niños hemos discutido.

Ella me ha dicho que quisiera estudiar y hacer algo útil, que se siente anulada. Ayúdeme.

 

Respuesta

Distinguido señor: Es indiscutible que su esposa experimenta una sensación de aburrimiento, monotonía, enojo, fastidio, lo cual requiere acciones de cambio para romper esa rutina que le ha vuelto malgeniada y carente de tolerancia con los niños.

Hay que proponer ingresar a un gimnasio, iniciar un estudio práctico en ropa infantil, dibujo, calzado, repostería etc. Cualquier actividad que desarrolle le permitirá disfrutar algo novedoso y ameno que facilitará la ruptura de aquel ambiente negativo que refleja en su conducta.

Hágale sentir cuánto le ama. Propicie ciertos espacios con sus hijos en un cine, yendo a un parque, caminando, comiendo paleta, viendo fotos o recordando momentos inolvidables de su relación matrimonial.

Ponga de su parte para que aquella maravillosa mujer se sienta orgullosa de ser esposa y madre. Es su compromiso. ¡Manos a la obra!


Reflexión

Una madre ha de ser contemplada como el ser más bello y maravilloso de la creación, porque Dios le colmó de bendiciones a través de su sagrado cuerpo donde se gesta mágicamente una vida.

Es la persona que más elogios debe recibir porque gracias a su dedicación y amor logramos nacer, crecer, desarrollándonos integralmente para emprender el camino que nos permita triunfar y alcanzar la felicidad.

Son muchas las mujeres que afrontan el reto de sacar adelante sus hijos porque se convirtieron sin querer en 'madres cabeza de hogar'. A pesar de múltiples obstáculos luchan para convertir a sus hijos en seres exitosos.

Queridas madres: Llegó el momento de analizar con objetividad y sinceridad en qué vienen fallando para desarrollar un cambio que facilite la proyección de una imagen creadora, edificante, formativa, en la cuál se beneficiarán no solo su cónyuge sino ante todo aquellos hijos que se han convertido en su razón de vivir. Gracias por existir.

 

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad