jueves 04 de julio de 2019 - 12:00 AM

Vivir la vida loca vs. Ahorrar: ¿qué hacer?

Si algo caracteriza a la filosofía de la generación actual, la “Millennial”, es la de “vivir el momento”. Y puede que este enfoque se lleve no solo a la vida emocional, también a las finanzas. Para muchos, no vale la pena ahorrar e invertir, pero los tiempos se vislumbran inciertos. ¿Qué hacer?
Escuchar este artículo

Amigos de la generación “Millennial”: vivir la vida loca es muy divertido, pero vale la pena ahorrar.

No, no piense que son conceptos que se excluyen mutuamente: es sabido que en estos tiempos no alcanza para todo... pero los expertos le aseguran que, si se organiza, sí es posible que vaya creando un colchón financiero mientras visita algunos lugares interesantes, adopta una mascota y se matricula en todos los cursos de coach y de yoga que lo hagan feliz.

Hasta puede formar una familia con un hijo o hija includo.

Pero, ¿cómo?

Expertos en finanzas personales le cuentan cómo organizarse y en qué pensar a la hora de invertir sus recursos.

Encontrar un equilibrio
Joan Salcedo Miranda, experto de Gestión y gerencia empresarial del Politécnico Grancolombiano explica que la clave es encontrar un equilibrio entre las visiones de la vida actual con la forma tradicional de llevar un patrimonio personal y familiar.
“Cada una de las dos visiones tiene sus pro y sus contra. El primer elemento que hay que reconocer es que las sociedades son mucho más inciertas que en épocas anteriores, tanto colombiana como extranjera. Y a mayor incertidumbre, existe un mayor riesgo de pasar necesidades o eventualidades en el caso personal”.
El experto recomienda que evalúe sus necesidades y busque alternativas.
“Hay ciertos gastos tradicionales que empiezan a evolucionar, como comprar una casa. Antes era un sueño, pero hoy existen mecanismos para adquirirla sin tener una vida financiera. Si usted tiene un estilo de vida contemporáneo, no pague impuestos y no tenga que recurrir a una gran inversión de entrada”, explica Salcedo.
“El ahorro le permite solventar las épocas no laborales. La mayoría de empresas aplican la flexibilidad laboral y contratan por una periodicidad. Antes, usted se jubilaba en una empresa, ahora lo contratan por un mes, máximo, por un año”, señala el experto.
En Colombia, el promedio de tiempo que una persona puede pasar desempleada es nueve meses y es por eso que un “colchón” financiero en caso de una eventualidad no estaría nada mal.
“En las sociedades contemporáneas la composición familiar ha cambiado: hay menos hijos. Un hijo podría considerarse una inversión permanente y este tipo de cosas altera la dinámica normal. También vemos sociedades que suplen sus necesidades a través de las mascotas o los viajes. La gran recomendación es guardar un equilibrio entre las nuevas dinámicas, menos hostigantes financieramente y la incertidumbre de la economía mundial”, recomienda Salcedo.
Disfrutar la vida... ¡y ahorrar!
Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad