lunes 01 de junio de 2009 - 10:00 AM

Volver a estudiar

Claudia Ardila terminó su curso de Ventas en el Sena y su vida dio un giro.

Aunque hizo la práctica en un almacén de cadena como impulsadora y promotora de productos, su vida dio un giro cuando decidió casarse.

'Dejé los estudios porque de momento quería dedicarme a mi hogar', comenta Claudia.

Sin embargo, un par de años después sintió que necesitaba retomar sus estudios y culminar una carrera profesional.

'No estaba satisfecha con los trabajos que conseguía y aunque fue difícil retomar el horario de clases y el ritmo de los parciales, me decidí y estoy a un mes de graduarme como auxiliar de contaduría.

Y piensa seguir estudiando. Claudia planea continuar la carrera de contabilidad hasta graduarse como profesional.

'Es cuestión de ajustar los horarios, pero mi esposo también ha sido muy comprensivo, eso es necesario', señala.

Claudia tiene 28 años y aunque la mayoría de sus compañeros no sobrepasan los 21, no se siente amedrentada por la diferencia de edad.

Otro caso


El caso de Marcela, de 42 años, es un poco más difícil.

El movimiento económico mundial prepondera la juventud por encima de la experiencia y ofrece mayores beneficios para los menores de 30.
Pero el interés de Marcela no es únicamente ingresar al mercado laboral, también quiere desarrollarse como persona y como académica.

A pesar de haber dejado de estudiar durante más de una década, Marcela asegura que se siente plena de condiciones para retomar el agitado compás de un estudiante.

'Me dí cuenta que un aspecto importante y que entra en juego inmediatamente, es la mente y su agilidad si por mucho tiempo se ha dejado de estudiar, pero siempre sostengo que ‘el cerebro si no se usa, se atrofia’. Basta con alimentarlo nuevamente, y se verá que enseguida va ajustándose a los nuevos requerimientos y ritmos'.

LISTA
Recomendaciones

Según Robert Pardo, licenciado en educación, las siguientes son algunas de las recomendaciones para quienes desean volver a estudiar.

1 No desesperar: si han pasado algunos años antes de que se decida a volver a estudiar, debe tener en cuenta que los tiempos cambian y que probablemente se usen tecnologías y programas que usted antes no conocía. Lo mejor es tener paciencia puesto que hay que adaptarse nuevamente a las circunstancias.

2 Darnos cuenta de la estructura de la clase: antes de escoger la carrera para regresar a las aulas, lo mejor es comprender la estructura del programa académico y sopesarlo con el tiempo y la disponibilidad real que se tenga.

3 'Conocer': no está de más buscar en Internet o en la biblioteca los autores recomendados por dicho programa. Entre más informado se esté, con mucho más criterio se escogerá la carrera.

4 Hacernos preguntas: luego de ver el programa de estudios, hay que sentarse en el sofá y consultar consigo mismo si esto es lo que realmente quiere aprender.

5 Variedad: una sola opción educativa, tanto en programas como en instituciones, no es lo recomendable. La idea no es sentirse presionado a estudiar porque sí, sino a aprender lo que realmente se ha deseado.

6 Trabajar lo que estamos aprendiendo: una vez inmerso en la carrera profesional, hay que trabajar con ánimo. Si se empieza a cursar sólo por cumplir, no habrá garantía de éxito ni de satisfacción personal.

7 Aprovechar a los profesores: si en un momento anterior cuando se estudió no se fue el mejor alumno, lo mejor es empezar a serlo en esta oportunidad, y parte del éxito está en preguntar mucho a los profesores y aprovechar su conocimiento.

LA VOZ DEL EXPERTO
Alicia Báez / Licenciada en educación

'Por diferentes motivos surge el interés por regresar a las aulas y junto con él una serie de dudas, preguntas e inseguridades.
Algunos lo charlarán con un amigo, con la pareja o con la almohada y algunos pocos con un profesional, en general éstos últimos porque ya se encontraban realizando una terapia en el momento de tomar esta decisión.

Sin embargo, resulta importante consultar con un orientador vocacional. Los beneficios resultantes de un proceso de orientación vocacional correctamente realizado, son tan importantes para la futura calidad de vida, así como también para un ahorro de dinero y tiempo. Vale la pena tomárselo con tiempo, respeto y trabajo y solicitar ayuda profesional si se considera necesario'.

Tatiana Carrillo / Psicóloga

En el caso de algunas mujeres con relación a volver a estudiar: 'tal vez física y emocionalmente estemos entrenadas a asumir roles de cuidado y somos artistas en postergar lo que queremos. Sin embargo, hay momentos en que la vida misma nos presenta segundas oportunidades, quizás como premio por la entrega. Eso con lo que de pronto soñamos pero que por cumplir con algún mandato dejamos de lado.

'Esta bien cuidarse, soñar por mi y para mi, esto no es egoísmo es autocuidado. El autocuidado proporciona sentimientos de felicidad, plenitud y satisfacción. Una mujer que practica hábitos de autocuidado, que va en busca de segundas oportunidades, que busca caminos; es una mujer que inclusive tiene más para dar, porque resulta que la felicidad es contagiosa'.

FRACASO DEL PREGRADO


1. Falta de preparación o bases insuficientes: no haber estudiado juiciosamente la secundaria o haberlo hecho con un programa deficiente, complicará el ingreso y el posterior sostenimiento de las calificaciones en una universidad.

2. Desconocimiento de la carrera: con algunas carreras como la medicina, es mejor estar preparados para afrontar todas las asignaturas, los tiempos y los programas que cubre. En algunos casos, entrar sin saber de qué se trata es la responsable de la deserción académica.

3. Debilidades personales: la falta de claridad en cuanto al manejo del dinero, los problemas familiares y la falta de una preparación mental suficiente, hacen que abandonar la carrera sea la única opción que se tenga con certeza.  

 

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad