lunes 16 de noviembre de 2020 - 12:00 AM

Isabel Pantoja habría engañado a su propio hijo

Kiko Rivera, el hijo que la artista tuvo con el torero fallecido, Francisco Rivera ‘Paquirri’, rompe el silencio en una demoledora entrevista. “Mi madre me ha robado. No tiene corazón”.
Escuchar este artículo

Durante muchos años, exactamente 36, los que tiene Kiko Rivera, la relación entre él y su madre, Isabel Pantoja, parecía idílica. Y así lo era hasta el pasado 2 de agosto cuando algo insólito ocurrió y causó la más grande de las decepciones al hijo de la artista española.

Durante una entrevista con un programa de Telecinco, el hijo envenenado soltó una bomba que nadie se esperaba. Acusó a su madre de haberlo engañado, mentido e incluso robado lo que su fallecido padre, Francisco Rivera ‘Paquirri’, le había dejado en su herencia.

Con documentación en mano dio todos los detalles del supuesto engaño. “Llevo hipotecado por su culpa desde que tengo dos años”, dijo refiriéndose a los movimientos extraños de su madre con Cantora, la finca que le dejó su padre y que supuestamente su madre usó para beneficio propio. “Mi madre ha estado beneficiándose de un bien que era mío”, prosiguió.

Desde que fue conocedor de esta información no se habla con su madre. Tan solo espera una llamada de ella con las explicaciones necesarias. Si no lo hace, Kiko se plantea llevarla a la corte para denunciar este hecho. “Mi madre es una persona enferma, está cegada por el dinero. Yo he sido su tarjeta de crédito”, expresó.

Pero hay una mentira no menos dolorosa que Kiko destapó en el programa de la cadena Telecinco. Su madre supuestamente había incurrido a un delito al denunciar un robo falso tras la muerte de su padre en 1984. En esa denuncia aseguraba que le habían quitado las pertenencias más personales y valiosas del torero después de morir y que por tanto no podía dárselas a sus otros hijos tal y como el torero dejó escrito en el testamento.

Sin embargo, este año y para su sorpresa nada grata, Kiko asegura que descubrió por accidente que su madre escondía todos esos objetos que la artista confirmó que le habían sustraído. Según él, estaban en la finca, en una habitación que ella siempre mantiene cerrada con llave donde guardaba las pertenencias de su esposo fallecido. Ese día la puerta estaba abierta y Kiko se encontró con lo inesperado.

“La vida de mi madre es una gran mentira, ella está completamente sola”, dijo con gran tristeza. Unas declaraciones tan duras como firmes que no tienen marcha atrás.

Su dolor está por encima del amor por su madre y hay pocas posibilidades, por no decir ninguna, de una reconciliación a menos que la artista se explique.

De momento, la artista ha compartido un comunicado donde niega las acusaciones punto por punto y amenaza con tomar acciones legales contra quienes difundan y sean cómplices de estas informaciones que, según sus abogados, “constituyen un intolerable ataque a su honor e intimidad, carentes de veracidad y basadas en rumores y maledicencias”.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por

Etiquetas

Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad