miércoles 13 de enero de 2010 - 10:00 AM

¡No me gusta mi apariencia!

¡Que horror!, me engordé, tengo granos en la cara, no me gusta  mi piel, mi cabello se ve horrible… ¡Me siento incomodo!

Estas son algunas de las reacciones de los adolescentes cuando experimentan las transformaciones de su cuerpo, que en esa etapa van desde la aparición de los famosos granos, el cambio de la voz, el crecimiento del vello, la acentuación de los rasgos de la cara,  hasta el aumento de peso.  

Dichos cambios a pesar de ser comunes y sin gran relevancia, para los adolescentes cobran dimensiones insospechadas, que se manifiestan en inseguridad, miedo a socializar y hasta en posibles desordenes de salud.

Blanca Briñez, psicóloga, asegura que  'el hecho de que se presenten complejos en los jóvenes obedece a la necesidad que tienen por cumplir con los parámetros de belleza social y comercialmente establecidos, y como es muy difícil seguir un patrón uniforme de belleza los jóvenes se retraen al no poseer la altura deseada o la cintura de 60 centímetros, por miedo a no encajar y enfrentarse posteriormente a al rechazo'

Es así que durante esta etapa de cambios, actividades tan sencillas como iniciar clases, conocer nuevas personas o ponerse en una situación en la que sabe se va a ser observado, se convierten en una labor titánica para el joven, que de ahora en más centra su acción en preguntas como ¿qué imagen proyecto?, ¿qué piensan de mí los demás?.

En Colombia estudios hechos por instituciones psicológicas revelan que el 80% de los adolescentes manifiestan sentirse insatisfechos con alguna parte de su físico, y que de ese 80% el 65% corresponde a mujeres.

Sin embargo estas cifras no son una constante, si no más bien el resultado de una cultura arraigada a la sociedad de consumo, que de tiene como eje la imagen de la mujer.

Nubia Hernández, psicóloga de la Universidad Autónoma de Bucaramanga, Unab, explicó que, 'no se puede hablar de este tema diferenciando si se es hombre o mujer, todos como seres humanos estamos expuestos a los círculos y grupos sociales, y en esa medida vulnerables a experimentar rechazo, que posteriormente se reflejará en fobia social'

No obstante expertos recomiendan que para lidiar situaciones en las que un adolescente padezca un complejo, se practique algún deporte, debido a que canaliza emociones y mantiene la mente despejada, lejos de las presiones sociales a las que está sometido el adolescente mientras afronta esa etapa de cambio.


Los padres también pueden ayudar

Para evitar que un adolescente se cree un complejo los padres pueden jugar un papel; en primer lugar, haciendo gala de su comprensión hacia los problemas de sus hijos, sabiendo infundir confianza, pero también sabiendo ejercer su autoridad cuando haga falta.

Es decir, en ocasiones lo pertinente será no consentir las tonterías de un hijo excesivamente preocupado por su imagen.

Por otro lado, deberán desarrollar determinadas actitudes en sus hijos que contribuyan a superar los complejos creados:

1. Un conocimiento y aceptación de sí mismos.

2. Esfuerzo personal para superarse.

3. Apertura social.

 

preguntas y respuestas

Fabiola Zúñiga

Psicóloga

¿Por qué se presentan los complejos en los adolescentes?

Los complejos en la etapa de la adolescencia se presentan, debido a que el joven se encuentra en una etapa de construcción de la personalidad,  en la que es vulnerable a las variaciones sociales de su entorno y le afecta todo lo que lo rodea.

Es decir, su entorno se encuentra desequilibrado por que además de lidiar con cambios físicos, lidia con una explosión hormonal, que lo hace más sensible a su entorno.

¿Puede un complejo adolescente repercutir en la vida adulta de una persona?

Claro, un complejo que haya surgido en la edad de la adolescencia puede repercutir fuertemente en la adultez de una persona, ya que si ese miedo o temor al que fue sometido no fue superado, se manifestará constantemente en cualquier situación.

¿De qué depende que un complejo pase de ser un simple reflejo de inseguridad a un problema de salud?

Esto es completamente relativo al paciente, todo depende de su crianza, la edad infantil marca fuertes pautas en el futuro adolescente, así que si su infancia fue amorosa, las probabilidades de que un complejo llegue a convertirse en un problema de salud como la anorexia o bulimia disminuyen radicalmente.

Pero hay que tener en cuenta que las presiones de los grupos de jóvenes a esa edad son muy fuertes, por eso es necesario el acompañamiento de los padres y especialistas en caso de que sea haga evidente un complejo.

¿Qué deben hacer los padres para lidiar con los complejos de sus hijos?

Lo más importante es que se interesen en saber el porqué del complejo que diga tener, que hablen con ellos e  intenten superarlo juntos haciéndole saber lo importante que es y el físico es sólo una mínima parte de lo que representan en realidad.

 

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad