miércoles 08 de julio de 2009 - 10:00 AM

Quiero liberarme de esta obsesión

Te quiero, te odio
Usualmente, las relaciones complicadas, cuando nos decimos 'te quiero' o 'te odio' en medio del campus universitario, son el factor principal de una obsesión romántica.

Aunque pareciera que eso ya pasó de moda y que las relaciones tipo telenovela están mandadas a recoger, a veces las sensaciones y sentimientos se nos salen de control y sin buscarlo nos vemos envueltos en situaciones que nos hacen ver como unos locos obsesivos. Llamar a la chica treinta veces si no contesta el celular o buscar al chico con un chocolate a la salida del parcial, podría no ser considerado como obsesivo, aunque quizá un poco intenso.

Si andamos detrás de la guapa profesora que nos lleva 20 años de diferencia o cuando buscamos al tipo casado con la intención de tener una relación, es fácil decir que no tendrá un buen final, pero aún estamos a tiempo de recapacitar.

Sin embargo, cuando no dejamos de buscar a dicha profesora o cuando soñamos con que el 'personaje' va a dejar a su familia por establecer una relación y no aceptamos un 'no' por respuesta, la cosa ya tomó tintes de obsesión.

Lo más común es que no pase, pero si nos angustiamos y permanecemos pegados al teléfono, con la tentación de seguirlo –o seguirla-, preguntando a sus amigos cómo está o haciendo planes para reconquistarlo (a), lo mejor es hacerle frente y buscar ayuda. 

QUIERO QUE SEA MÍO

'Lo conocí en una rumba y aunque me parecía un poco mayor para que estuviera allí, no me desagradó cuando me buscó conversación. Me dijo que era linda, inteligente y que no había conocido una niña tan madura para mi edad como yo. Intercambiamos celulares y al día siguiente nos vimos en un café lindísimo.

Ninguno de mis novios me había llevado allí, porque sólo íbamos de rumba, pero con él iba a exposiciones o a sitios súper 'in' y yo corría a contarles a mis amigas lo feliz que me sentía de salir con él. Un par de semanas después me pidió que fuera su novia, que tuviéramos una relación y yo me sentí feliz, hasta que un día sonó su celular, casualmente yo estaba cerca y en el 'ID' decía 'mi amor'.

Obviamente no era yo, así que lo confronté y me dijo que era casado. Me pidió perdón, me contó la típica historia de la infelicidad matrimonial y yo le creí. Finalmente, él mismo terminó conmigo. Me dijo que no podía dejar a su esposa y como le parecía demasiado intensa, que lo mejor era que termináramos. Pero no pude dejarlo. Lo llamo a cada rato, me estaciono frente a su trabajo todos los días para pedirle una oportunidad, dejé de ir a la U y mis padres están furiosos conmigo. Un día mi mamá aceptó acompañarme a confrontarlo y él le dijo a ella con total descaro que era yo quien lo buscaba. Mis padres lógicamente me tienen con un ultimátum: o lo dejo o me mandan de viaje.

Vivo pegada al teléfono y mi mejor amiga ya no me habla desde que le pedí que me acompañara a seguirlo y la esposa se dio cuenta y me hizo un escándalo, me trató como lo peor y me dijo que yo era una niña tonta, que lo mejor era que me fuera a estudiar'.

LISTA

Síntomas de la obesesión amorosa

1 Le da prioridad a esa persona sin que le importen sus amigos o su familia.

2 Quiere estar con esa persona en todo momento, no le importa llamar treinta veces y ni se detiene a pensar si está siendo demasiado 'intenso'.

3 Sufre terriblemente en caso de que esa persona corte la relación.

4 Se enfada con los amigos que le dicen que debe alejarse de esa persona.

NO FUNCIONARÁ

El drama del amor quedó en el siglo pasado. Si tienes un amor de este tipo, debes saber que no funcionará:

• Si la relación es complicada e intensa: si tú y esa persona pelean todo el tiempo en las rumbas o incluso cuando están solos.
• Si tiene otro compromiso: es mejor esperar a que esa persona finalice su compromiso porque de lo contrario, la relación se convertirá en una película de horror o en algo peor, ¡una telenovela!
• Si esa persona tiene problemas emocionales como bulimia o drogadicción. Con estos problemas no están capacitados para amar.

La delgadez perfecta

A nadie se le puede negar que la tentación de verse delgado y de que los amigos digan: 'te ves re-linda', es demasiado tentadora para dejarla pasar.
 
Así empezamos. Nos vemos un pequeño 'rollito' como dicen las señoras y enloquecemos. Es la verdad. Empezamos a buscar la manera de bajar de peso a como de lugar. Lo primero es dejar de comer, pero ya sabemos que no funciona como queremos porque el cuerpo necesita energía para estudiar, para rumbear, para pasarla con los amigos y la pareja.

Entonces viene lo peor: vomitamos. Nos decimos que no volverá a pasar pero cuando nos damos cuenta ya estamos en el retrete nuevamente, haciendo algo que nos deja un vacío en el corazón. Parece la mejor salida pero con el tiempo el estómago empieza a resentirse y nuestros amigos, a sospechar.
 
No queremos que nadie se de cuenta, nos recluimos en casa a jugar videojuegos o frente a Internet, usamos laxantes, dejamos de salir a rumbas, bajamos las notas en los estudios y nuestra vida se convierte en un infierno.

Es rico verse delgada –o delgado, porque los chicos cada vez se ven más afectados- pero no hay que matarse para ello. Basta con permanecer activo, ir a un nutricionista para que nos indique cómo comer bien y buscar ropa que nos haga ver divinas sin necesidad de morir por el halago de ser delgada.

CLAVES PARA SUPERARLO 

paso a paso...

1 No le preguntes qué ha hecho con su vida últimamente y menos si está saliendo con alguien. No tiene sentido.
2 Nada de reuniones para hablar de 'nosotros'. Da la relación por terminada en serio.
3 Nada de sexo.

4 No llames, no mandes sims, olvídate de su número celular y si tienes ganas de llamar, mejor marcar a otra persona.
5 Bota a la basura todas las cosas que le recuerden a esa persona.
6 No te ofrezcas a acompañar a esa persona a citas médicas o hacerle favores. ¡Lo mejor es desaparecer del mapa por un tiempo… al menos mientras se te pasa!
7 Pídele a tus amigos que no te hablen de él y que cuando caigas en el tema, no te sigan la corriente.
8 Vete de vacaciones un fin de semana o una semana completa si es necesario. No descuides los estudios, pero si puedes, sal de rumba y pásala mucho con tus amigos.

Preguntas y respuestas

Pequeñas obsesiones
carolina b. dulcey

¿Qué son las pequeñas obsesiones?
'Las pequeñas obsesiones son pensamientos repetitivos que tienen naturalmente los adolescentes y los jóvenes en un periodo de su vida. Usualmente terminan cuando se entra a los primeros años de la adultez y no dejan secuelas psicológicas.

¿Cuáles podrían ser consideradas las pequeñas obsesiones?
'El fanatismo por los artistas: cantantes, actores o actrices. Coleccionar afiches, comprar la música o los dvd’s donde aparecen no son nada del otro mundo aunque para los padres puede llegar a ser mortificante. La moda y comprar ropa de marca también puede ser considerada una pequeña obsesión que no deja secuelas significativas en los adolescentes.

¿Cuándo se convierte en una obsesión mayor?
'Cuando el adolescente o el joven se incapacita para realizar otras actividades o para tener otra clase de pensamientos durante un periodo prolongado. También cuando llega a los primeros años de la edad adulta, 26 ó 27, y la obsesión persiste de la misma manera que en la época de la adolescencia.

¿Cómo se puede identificar?
'La característica principal de una obsesión mayor es la angustia. Si el joven permanece angustiado cuando piensa en el objeto de su obsesión, es síntoma de que el manejo de su deseo se está saliendo de control. La expresión del rostro se torna dura y no se concentra cuando se le habla de otros temas. También reacciona de manera agresiva cuando se le pide que evalúe su obsesión o se le sugiere ir a terapia.

LA VOZ DEL EXPERTO

Nancy Alvarez
Psicóloga

'La obsesión en el amor se manifiesta por una tendencia al control obsesivo en las relaciones, comportamiento obsesivo, inhabilidad de establecer límites o fronteras, creando vínculos aglutinados, demasiados 'pegados', se les hace imposible 'ser yo estando contigo', no hay espacio individual, se asfixia al otro, se le persigue. Es la dificultad para expresar necesidades y sentimientos y se expone a peligros en la búsqueda o mantenimiento de la relación, y a medida que avanza, la persona se va aislando de sus relaciones habituales a costa de una mayor demanda de atención hacia la relación obsesiva'.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad