martes 26 de octubre de 2021 - 12:00 AM

World Vision: una oportunidad para los niños, niñas y jóvenes

World Vision nació en 1950 para apoyar a niñas, niños y jóvenes de comunidades vulnerables a través de programas de desarrollo y proyectos de respuesta humanitaria a emergencias.
Escuchar este artículo

En Colombia, donde alrededor de 4 millones de niños y niñas viven en condiciones precarias, la organización abrió su sede en 1978, abriéndose camino también en Bucaramanga.

Juan Plata, director de marketing para Colombia de World Vision, habló con Vanguardia acerca de los proyectos de la organización para la región.

“Es una misión para nosotros asegurar que cada día nuestra niñez tenga un futuro, esperanza y lo hacemos con el apoyo de un sinnúmero de aliados que ponen su grano de arena para que sea una realidad”, cuenta Juan Plata, director de marketing para Colombia de World Vision, quien habló con Vanguardia acerca de los proyectos que la organización ha trabajado en el país y los que tiene en la mesa para nuestra región.

“Tenemos actualmente en Colombia 12 programas de patrocinio para comunidad sostenibles. Son programas donde llegamos a una comunidad que identificamos a través de algunos estudios internos. Estas comunidades tienen características que las hacen vulnerables y para ellas implementamos nuestros programas de largo aliento, donde aseguramos bienestar y protección para los niños y niñas”, cuenta Plata.

Uno de estos proyectos son los comedores comunitarios. ¿Cómo surge la iniciativa?

“Dentro de nuestras actividades programáticas y de desarrollo están los comedores comunitarios. Dentro de las comunidades hacemos diferentes actividades donde aseguramos la nutrición de los niños y niñas. Hacemos equipo con madres comunitarias de nuestros niños beneficiados y a través de ellas hacemos una cadena productiva donde aseguramos esa alimentación para nuestros niños”.

Un proyecto muy interesante es el destinado a la situación que están viviendo los niños migrantes. Cuéntenos un poco sobre esto.

“El año pasado, con toda la ola migratoria de jóvenes desde Venezuela a Colombia, hemos identificado que han llegado más de 500 mil niñas y niños migrantes con sus familias.

Nosotros estamos ejecutando algunos proyectos con el Programa Mundial de Alimentos y con organismos de cooperación internacional proyectos específicos de ayuda humanitaria para

asegurar por lo menos que las familias que están llegando puedan tener un techo.

Cuando atraviesan la frontera, las familias venezolanas llegan a Colombia sin nada y desde el momento en que entran empiezan una aventura donde ni siquiera tienen una perspectiva adecuada sobre qué van a hacer con su vida y se enfrentan a todos los riesgos.

World Vision, con el apoyo de organismos internacionales, tratamos de garantizar también su comida básica y suplementos de aseo.

En el punto de que va de Cúcuta a Bucaramanga en lo que se conoce como “corredores humanitarios”, hemos implantado algunos puntos de protección donde pueden pasar la noche y seguir su camino y, por lo menos, no dormir en el páramo.

Juan Plata, director de marketing para Colombia de World Vision/VANGUARDIA
Juan Plata, director de marketing para Colombia de World Vision/VANGUARDIA

World Vision tiene unos informes interesantes acerca de cómo la pandemia aumentó el trabajo, la violencia y el matrimonio infantil, que se ha duplicado en Latinoamérica y el Caribe. ¿Qué está pasando y qué se está haciendo?

“Tenemos programas de protección para los niños y dentro de la protección a la niñez, estamos hablando también de educación para sus familias y a sus comunidades.

Reunimos a los padres de familia y trabajamos con ellos información y capacitación para que ellos, como encargados de sus niños, sean sus primeros protectores.

Tenemos el programa “Comunidades Seguras” y otros programas relacionados con la construcción de paz.

Hay varias formas de ayudar, entre ellas algunas de corto plazo, donde hacemos asistencia inmediata en casos donde hay un riesgo inminente de vida, pero por otro lado, siempre buscamos asegurar el largo plazo y éste se asegura con la educación”.

Enfoquémonos un poco en Santander. Cuéntenos acerca del trabajo que World Vision ha hecho en Santander y hagamos un contexto acerca de cuál es la situación de la niñez en el departamento.

“Santander, por su cercanía geográfica con Venezuela, recibe el mayor impacto en esas primeras etapas de la crisis migratoria.

Es donde se focaliza gran parte de los migrantes y con relación a esto estamos ejecutando diferentes programas con organizaciones aliadas como “VenEsperanza”, con el cual identificamos a los migrantes, su grupo familiar y sobre su situación migratoria.

Una vez identificados y registrados entran en un programa donde estamos asegurando que no van a estar en la calle en esos primeros meses”.

¿Cuáles son las perspectivas en pospandemia en materia económica? El desempleo afectó principalmente a las madres cabeza de familia y por lo tanto a los niños y niñas.

“Según cifras del Dane, la economía se contrajo en 2020 más de 7 puntos y hoy vemos que más de 3 millones de colombianos viven con menos de 100 dólares al mes y más de 7 millones de personas están viviendo con menos de 50 dólares.

En Santander tenemos un programa con más de dos mil niños y beneficiados para asegurar la educación, nutrición, salud y protección.

Cuando hablamos de futuro, hablamos de educación, y hay un fenómeno que se está presentando también y es la deserción escolar. Este es un fenómeno que nos ha golpeado de tiempo atrás, sin embargo, con la cuarentena y la no presencialidad en las escuelas, el riesgo es muchísimo más alto.

World Vision está trabajando para prevenir la deserción escolar y hacemos una invitación para todas las personas que nos lean: hay que poner su granito de arena. Las personas del común pueden hacer su aporte recurrente de 50 mil pesos mensuales en donde impactarán a las comunidades que nosotros tenemos a nivel nacional y en Santander.

Por ejemplo, el programa “Quirón, monumento de sueños” donde cada persona puede ser un patrocinador de un niño.

Es un viaje donde va a conocer qué pasa con el niño que se patrocina y cada año nosotros entregamos un informe anual del progreso del niño patrocinado.

Pero más allá de eso, también tiene la oportunidad de interactuar con la comunidad. Se convierte en una experiencia para la persona que patrocina.

Tenemos unas historias de vida hermosas: nuestra anterior directora nacional fue una niña patrocinada”.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Suscríbete

Etiquetas

Publicado por
Lea también
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad