viernes 01 de diciembre de 2023 - 11:30 AM

Estas son las razones por las que debe evitar pasear a su perro por zonas con espigas

Pasear a su perro es una delicia, pero debe tener precaución en zonas con espigas. Descubra por qué estas aparentemente inofensivas plantas pueden convertirse en un peligro para su fiel amigo.
Compartir

Caminar junto a su perro en parques y senderos es una actividad que fortalece el vínculo entre dueño y mascota, pero la seguridad siempre debe ser una prioridad. En este contexto, las zonas con espigas pueden representar un riesgo que a menudo se pasa por alto.

Es crucial comprender por qué debemos evitar pasear a nuestros perros en lugares donde estas aparentemente inofensivas plantas crecen en abundancia.

Espigas, un riesgo inesperado para tu perro:

Las espigas, esas pequeñas estructuras reproductoras que se encuentran en muchas plantas, pueden parecer inofensivas a primera vista. Sin embargo, son portadoras de peligros ocultos, especialmente para las patas, oídos y ojos de nuestros queridos compañeros caninos.

1. Peligro en las patas: Las espigas tienen una punta afilada y una forma diseñada para engancharse en superficies, lo que las convierte en una amenaza constante para las patas de tu perro. Durante un paseo, estas diminutas estructuras pueden penetrar fácilmente entre las almohadillas de las patas, causando molestias, irritaciones e incluso infecciones.

2. Riesgo para los oídos: En muchas ocasiones, las espigas se encuentran en posición horizontal en lugar de vertical. Esto significa que, al caminar entre la vegetación, las espigas pueden introducirse en los oídos de tu perro, causando molestias e incluso lesiones. La extracción de estas espigas puede ser un proceso delicado y doloroso para tu mascota.

Lea: ¿Su gato no quiere comer? Cinco consejos para estimular su apetito

3. Amenaza para los ojos: Las espigas pueden llegar a ser especialmente peligrosas para los ojos de tu perro. Si una espiga se introduce en el ojo, puede causar daño y requerir atención veterinaria inmediata. La inflamación, la irritación y la posibilidad de daños a largo plazo hacen que evitar este tipo de accidentes sea crucial.

4. Infecciones y complicaciones: Las espigas no solo representan una amenaza física inmediata, sino que también pueden llevar a complicaciones a largo plazo. Las infecciones son comunes cuando las espigas penetran en la piel, y si no se tratan adecuadamente, pueden derivar en problemas de salud más graves.

Banco de imágenes gratuito pexels. | VANGUARDIA
Banco de imágenes gratuito pexels. | VANGUARDIA

Cómo evitar el peligro de las espigas:

Inspección post-paseo: Después de cada paseo en áreas con espigas, examina minuciosamente las patas, orejas y ojos de tu perro. La detección temprana es clave para prevenir problemas.

Cortar el pelo entre las almohadillas: Mantén el pelo entre las almohadillas de las patas corto para reducir la probabilidad de que las espigas se enganchen. Esto facilita también la revisión y limpieza después del paseo.

Siga: Explorando nuevas compañías en casa, más allá de perros y gatos como mascotas

Utiliza equipamiento protector: Considere el uso de botas para perros en áreas con espigas. Estas proporcionan una capa adicional de protección y evitan que las espigas entren en contacto con las patas.

Banco de imágenes gratuito Pixabay. | VANGUARDIA
Banco de imágenes gratuito Pixabay. | VANGUARDIA

Evita áreas con espigas en épocas críticas: En épocas del año en las que las espigas son más prominentes, evita áreas donde proliferen. Opta por lugares donde la vegetación sea menos propensa a tener este tipo de plantas.

Consulta al veterinario: Siempre que notes signos de incomodidad en tu perro después de un paseo en una zona con espigas, consulta a tu veterinario de inmediato. La detección temprana y el tratamiento adecuado son fundamentales para evitar complicaciones.

Pasear a tu perro es una actividad vital para su salud y bienestar, pero la elección de la ubicación del paseo puede marcar la diferencia entre un momento agradable y un riesgo innecesario. Las espigas, aunque pequeñas, pueden causar daños significativos a tu mascota.

Al tomar precauciones y ser consciente del entorno, puedes asegurarte de que cada paseo sea seguro y libre de preocupaciones, permitiendo que ambos disfruten de la compañía mutua de manera plena y sin contratiempos.

Siga leyendo: Cómo reconocer y tratar la artritis en los gatos adultos

__

Este artículo fue creado con la ayuda de inteligencia artificial, que utiliza machine learning para realizar los textos informativos. Además, fue revisado por un periodista de la sección web de Vanguardia.

Noticias relacionadas:

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí y únase a nuestro canal de Whastapp acá.
Publicado por
Lea también
Publicidad
Publicidad
Noticias del día
Publicidad
Tendencias
Publicidad
Publicidad