martes 17 de septiembre de 2019 - 10:20 PM

Por negar visitas para ver a un gato, pidieron audiencia de conciliación

Un particular caso fue atendido por el Centro de Conciliación de la Universidad Cooperativa de Colombia y que tuvo como protagonista a un gato llamado Balú, quien fue dado en adopción cuando tenia cinco meses. La persona a la que le dieron el felino se comprometió a una tenencia responsable del animal y que para ello debía permitir una serie de visitas para verificar las condiciones en las que lo tenía.
Escuchar este artículo

Sin embargo, dichas visitas no fueron permitidas por la joven adoptante, hecho que llamó la atención de la voluntaria del hogar de paso con el que se hizo el procedimiento de adopción de Balú.

Lea también: El tierno video que está dando vueltas en redes sociales

El caso llegó al Centro de Conciliación, en el que la voluntaria expuso que la adoptante, a la par con no permitir las visitas, señaló “que el gato no tiene buen comportamiento y tiene conductas como que al primer día de ser entregado no hizo sus necesidades donde debía”. En razón a ello manifestó su deseo de devolverlo, sin embargo, nunca materializó esa intención.

En la audiencia de conciliación que se realizó la semana pasada se determinó que este martes se haría la correspondiente visita para verificar las condiciones de habitabilidad del felino. Se acordaron, además, dos visitas más en los próximos dos meses. Sin embargo, en la diligencia de este martes la adoptante entregó al animal al que encontraron en buenas condiciones.

“Salvo que no está vacunado, a pesar de que la adoptante en la audiencia de conciliación afirmó que tenía en su poder el carnet de vacunación al día, pero esto no era cierto”, dijo la voluntaria del hogar de paso, quien añadió que ahora la tarea es buscarle un nuevo hogar a Balú.

Le puede interesar: Los perros, protagonistas de una sesión de cine para “normalizar su acceso”

Jaime Elías Torres, coordinador del Centro de Conciliación de la Universidad Cooperativa de Colombia, señaló que en este caso se tuvo en cuenta la jurisprudencia de la Corte Constitucional en la materia al reconocer como seres sintientes a los animales y la doctrina que se ha formado acerca de cómo hay una familia extendida que incluye también a los animales.

“El ordenamiento jurídico colombiano contempla la adopción de manera general como una medida de protección en la que se establece prioritariamente determinar que la persona tiene la aptitud para poder ser un adoptante. De igual manera, tratándose de un ser sintiente, la persona debe tener claramente analizada la capacidad de comprometerse a cuidar de otro ser, de que tiene la capacidad económica, financiera y el tiempo para ser un adoptante responsable y no llevar a estos animalitos a padecer situaciones apremiantes”, concluyó Torres.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad