sábado 01 de septiembre de 2012 - 9:06 AM

Carolina Cruz, una mujer bella y con espíritu empresarial

Con un imperio empresarial llamado Carolina Cruz, pensar en dejar la televisión es tan natural como inevitable. Tras 11 años como presentadora, nueve de empresaria y cuatro de novia, esta caleña cuenta que llegó la era más importante de su carrera. Y que aunque no le pone fecha, probablemente dejará la televisión.

Hace cuatro años comenzó a salir con Lincoln Palomeque y como era de esperarse, los medios los siguieron a todas partes. Ahora, después de meses de repetir una y otra vez que se relajan con el tema “matrimonio-hijos”, pues lo de ellos es gozarse el día a día, la atención ha cedido un poco.

"Lo más difícil es cuando la gente quiere saber siempre lo mismo. Pero de resto… ¡nada! Nosotros tenemos una relación llena de confianza y buena energía, de respeto a los espacios; y aunque nos relajamos con el tema de los hijos y el matrimonio, es muy estable, llena de amor y cosas positivas", asegura la presentadora.

Su relación con Lincoln no solo es un sólido lazo de cuatro años, también sus familias se llevan de maravilla. Por eso, Juan Pablo Palomeque -su cuñado-, no dudó hace dos años en invitarla a crear la Línea de Salud y Belleza, una extensión de la marca fundada por ella y su familia hace ya nueve años.

"Más que mi novio, Lincoln es mi amigo. Es el 'parcero' que está conmigo todo el tiempo. Lo que hacemos es disfrutar todos los días las bendiciones de la vida; nuestras familias se llevan muy bien, él es feliz con el tema de la empresa y de la línea de belleza, idea de su hermano. Todo comenzó cuando Juan Pablo viajó a Barranquilla a reunirse con la gente del laboratorio y pensaron en la posibilidad de sacar la Línea de Belleza Carolina Cruz. Y cuando me contó, le dije que me parecía 'un hit'; así que decidimos desarrollarla y gracias a Dios nos ha ido muy bien”.

El olor del éxito

Con productos que van desde antibacteriales para cargar en el bolso hasta perfumes, esta extensión de marca está absolutamente posesionada, pues el 80 por ciento de los almacenes de cadena en el país tienen sus productos, ofertados también por catálogos de venta directa.

“El resultado ha sido impresionante y la línea continúa creciendo. Queremos seguir sacando productos que llenen las expectativas de las mujeres en cuanto a fragancias. Divine es el nuevo perfume, y también estamos trabajando en otros splash. La marca ha sido un hit porque en Colombia no había una que llenara las expectativas de los consumidores y lo que queríamos era eso, que las mujeres encontraran algo con lo que se sintieran profundamente identificadas”.

En algunos días Carolina regresará de México y convocará una rueda de prensa para anunciarles a los colombianos la noticia más importante –según cuenta-, a nivel de imagen y empresa. La exclusividad, por supuesto, la tendrá RCN. “Es un proyecto grandísimo, lleno de expectativas, que seguro abrirá muchas puertas”.

Una vida sentimental sin prisas

Lejos de llevar una vida con el glamur como protagonista, Carolina es de quienes prefiere la comodidad y no llamar mucho la atención. Se declara “sicorrígida” en la organización con que emprende cada día de trabajo, pues entre su familia, empresa, noticiero y novio, más que cantidad de tiempo puede asegurarles calidad.

Cuando no está fuera del país por cuestión de negocios, los días de Carolina son esquemáticos en ciertos puntos, como la rutina en el gimnasio y las grabaciones de los noticieros. Antes de desayunar entrena con su personal trainer, Diana Moreno; luego graba el noticiero de mediodía (si lo tiene), para más tarde dirigirse a clases de inglés y a su empresa. Esa rutina encuentra el punto de quiebre en las entrevistas, fotos y eventos de los que es protagonista.

Como imagen de Pantene, Luker y Calzatodo (solo por nombrar algunas), la agenda exige organización y es ahí cuando no se permite perder la disciplina. En cuanto a sus relaciones personales decidió vivir el día a día. “Cuando se trata del corazón es diferente”.

La bella pionera

Después de ser una efímera Virreina nacional de belleza, el canal RCN la apadrinó y la convirtió en una de sus caras insignias. A los dos años de estar allí, de la mano de su madre y hermano creó la línea de accesorios Carolina Cruz, el eje que comenzó un negocio más que próspero.

- Carolina Cruz ya tiene varias presentaciones….

Llevamos dedicándole como familia nueve años. Por ese entonces decidimos iniciar la marca y poco a poco la hemos hecho crecer. Comenzamos con los accesorios; después incursionamos con los bolsos y la marroquinería, los zapatos; y finalmente, con la línea de salud y belleza.

- ¿Tuvo esa proyección desde el principio?

Nunca pensamos que fuera a crecer tanto. Nos imaginamos que de pronto íbamos a tener los accesorios y una línea más, pero los resultados han sido maravillosos. Tengo un equipo de trabajo que está conmigo todo el tiempo. Mi hermano, mi mamá, Lincoln, los jóvenes y mujeres cabeza de familia encargados de hacer los accesorios; la gente de Calzatodo. Por eso los resultados han sido tan positivos.

- ¿De qué manera influye su imagen de presentadora en el resultado de la empresa?

Que seas famoso influye, obviamente. Pero al mismo tiempo es negativo porque la gente te exige más, no te perdona nada porque eres tú; todo tiene que ser perfecto, impecable, no puedes cometer errores. Me le he dedicado en alma, vida y corazón a la empresa y ahora estoy viendo los resultados, pero sí me exigen más de la cuenta, más de lo necesario.

- ¿Cómo se alternan dos trabajos exigentes de forma exitosa?

La verdad, soy súper organizada y sicorrígida. Llevo mi agenda todo el tiempo y aunque tengo poco tiempo, no doy cantidad sino calidad, pues todos los aspectos de mi vida son igualmente importantes. Creo que si uno se organiza y tiene claro qué quiere en la vida y para dónde va, se puede proponer hacer las cosas bien. Y con dedicación los resultados se ven.

- ¿Qué no delega?

Todo el proceso lo hacemos en conjunto con la gente de la empresa. Pero lo que va a salir, lo que se va a vender y qué se diseña… esas decisiones no las delego.

- ¿El éxito del negocio influye en su camino en la televisión?

Trabajar en televisión ha sido maravilloso, 11 años de bendiciones. Pero más que sentir que por mi empresa ha cambiado mi camino en la TV, desde que comencé en esto tengo muy claro que no es para toda la vida. Detrás de mí vienen niñas con más capacidades, con ganas de comerse el mundo y obviamente debemos abrirles las puertas.

Llegará el momento en que abandonaré la televisión. No sé si del todo, o si haga un proyecto determinado. Pero estar como estoy ahora, todos los días en entretenimiento, lo dejaré de hacer.

- ¿Y ese momento tiene fecha?

No le pongo fecha a nada: ni al matrimonio, ni a los hijos, ni a los proyectos, porque voy viviendo el momento, el día a día. La vida me va presentando las oportunidades, me va proyectando el caminito por donde me tengo que meter. No me gusta pensar en tiempos, ni en cuánto me falta o me queda. Sé que lo que viene para mí es más trabajo y muchas oportunidades.

Algunas intimidades

“Un médico nutricionista es el encargado de pesarme, de estar pendiente de qué debo comer y qué no. También me asesora un dermatólogo y una bioenergética en temas de belleza. Voy al gimnasio muy juiciosa, todos los días. Soy muy dedicada en lo que tiene que ver con mi salud”.

"Lo más difícil es cuando la gente quiere saber siempre lo mismo. Lincoln y yo tenemos una relación llena de confianza y de buena energía, de respeto por los espacios. Nos relajamos con el tema de los hijos y el matrimonio".

“Llegará el momento en que abandonaré la televisión. No sé si del todo, o si haga un proyecto determinado. Pero estar como estoy ahora, todos los días en entretenimiento, lo dejaré de hacer”.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.

Etiquetas

Publicado por
Lea también
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad