sábado 23 de abril de 2016 - 9:05 AM

Todo lo que debe saber sobre el pie diabético

Aprenda lo que debe y no debe hacer parar evitar las complicaciones de la enfermedad. Lo dice la dermatóloga Juliana Palacio Castillo.

El pie diabético es la alteración de la sensibilidad del pie, causada por un daño nervioso que es secundario al aumento prolongado del azúcar en la sangre. Muchas veces, aunque el paciente esté tomando o aplicándose sus medicamentos para la diabetes, una dieta inadecuada –entre otros factores- puede ocasionar un mal control del azúcar, manteniéndolo peligrosamente elevado.

Ello puede ocasionar varias complicaciones. Entre estas, problemas de circulación y daño en los nervios de las extremidades, que alteran su sensibilidad y funcionamiento. Esto hace que el paciente se lastime sin darse cuenta y que la lesión se ponga peor o que una úlcera se infecte y sea más difícil de tratar (al compararla con una persona que no tiene problemas de glicemia).

La alteración nerviosa también afecta los músculos, adelgazándolos y deformando el pie, generando puntos de presión que aumentan el riesgo de úlceras. Y como los pacientes sufren de pérdida de la sudoración, se forman áreas de resequedad con grietas que son foco de infecciones y dermatitis. Todo esto contribuye además a una inflamación de las extremidades y dolor al caminar.

Usted debe asistir a su médico de manera regular. Pídale que revise sus pies. Usted debe hacerlo a diario, buscando nuevos callos, heridas o áreas rojas (no necesariamente deben dolerle, recuerde que su sensibilidad no es la misma); fíjese en la forma de sus dedos y en el color de su piel. La temperatura puede ser muy fría o levemente elevada según el daño vascular.

¿Cómo evitar estas complicaciones?

* Revise sus pies todos los días, incluyendo los espacios interdigitales.

* Avise a su médico sobre cambios en las uñas. Esto aumenta el riesgo de infección en caso de tener hongos o uñas encarnadas.

* Cambie su calzado a medida que sus pies cambien. Use zapatos anchos, cómodos, blandos (hay calzado especial para diabéticos). Cambie de zapatos todos los días.

* Mantenga las uñas limpias y cortas, recordando cortar de manera recta para evitar que se encarnen.

* Aplique hidratantes sin olor, como emolientes o vaselina.

* Use medias con la costura hacia afuera.

* Si tiene callos o áreas de presión su médico es el más indicado para decirle qué hacer. NUNCA los trate por su cuenta, al igual que heridas o úlceras.

Top 10 de la que no debe hacer

* No deje sus pies sin lavar. 

* No los lave con agua muy caliente o muy fría.

* No los deje húmedos o mojados.

* No los frote, rasque o seque enérgicamente.

* No les ponga bolsas, almohadillas o botellas para calentarlos.

* No corte sus uñas usted mismo si sus ojos están afectados.

* No trate usted mismo los hongos en las uñas.

* No camine descalzo.

* No use telas adhesivas, zapatos plásticos o cosas que se adhieran a la piel.

* No use sandalias, botas, tacones o zapatos apretados.

* No fume.

Dato

Las personas con pie diabético tienen un riesgo de entre 12% y 25% de sufrir úlcera diabética, la cual es la causa más frecuente de amputación. Cada año se realizan más de un millón de amputaciones por problema de los pies relacionados con la diabetes.

Publicado por

Etiquetas

Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad