jueves 10 de agosto de 2023 - 5:08 PM

Alergia a la proteína de la leche: la nueva preocupación para los padres de familia

El aumento de casos de alergia ala proteína de la leche y la falta de conclusiones en Colombia abre la puerta a espacios de conocimiento y discusión sobre esta enfermedad.
Compartir

Cuando se menciona acerca de los problemas generados por el consumo de leche de vaca instantáneamente se piensa en la intolerancia a la lactosa; sin embargo, es importante resaltar que existen otro tipo de reacciones al consumo de este producto que pueden ser perjudiciales para usted o su familia. En la actualidad, los padres luchan con el aumento de casos de Alergia a la Proteína de Leche de Vaca o APLV que se está presentando en la población recién nacida.

El aumento de casos de APLV y la falta de conclusiones en Colombia abre la puerta a espacios de conocimiento y discusión sobre esta enfermedad. Por esto el próximo 10 de agosto el tema será explorado por los especialistas en el simposio “El cuidado nutricional es un derecho humano”, a cargo del Hospital Infantil Universitario de San José y la Fundación Universitaria de Ciencias de la Salud (FUCS), con el fin de conocer los últimos avances desde la medicina e impulsar el estudio de esta en el país.

Alergia a la proteína de la leche: la nueva preocupación para los padres de familia

Pero ¿Qué es la APLV?

Lo primero que debe saber es que, a diferencia de las intolerancias, las alergias provocan reacciones de hipersensibilidad que afectan el sistema inmunitario. Es decir que, mientras la intolerancia al consumo de leche se basa en la incapacidad de digerir la lactosa, lo que representa un problema digestivo, la APLV es una enfermedad que involucra y afecta el sistema inmune. Puesto así, esta alergia es una respuesta adversa del sistema al consumo de una o más proteínas de la leche de vaca que se identifica principalmente en bebés o niños. Por esto es importante que la comunidad médica tenga esta patología en el radar y así poder tener una sospecha diagnóstica.

Aun así, el consumo de lácteos, tanto en la infancia como en la etapa adulta, está asociado con el calcio y los nutrientes que encontramos en la leche, como la vitamina D. Por lo que, padecer esta enfermedad y sus restricciones alimentarias puede desencadenar problemas de crecimiento, debilidad severa de los huesos que puede llevar a fracturas patológicas -ya que el calcio es imposible que se fije en ausencia de vitamina D- o deficiencias nutricionales de otras vitaminas y minerales en los primeros años de vida. De esta manera, el diagnóstico temprano de la APLV no solo atiende y previene complicaciones de la alergia, sino que piensa en la dieta adecuada para la calidad de vida del paciente.

Alergia a la proteína de la leche: la nueva preocupación para los padres de familia

¿Qué síntomas debemos atender?

Algunos de los síntomas puede presentarse desde los primeros días, hasta varias semanas después del consumo de proteína de leche de vaca y pueden variar entre dolores tipo cólico, reflujo, estreñimiento, deposiciones atípicas, con sangre o diarrea. En casos más graves el infante puede padecer caída de la tensión arterial o incluso la muerte. La reacción a cada exposición puede ser distinta, por lo que buscar atención médica oportuna es esencial para evitar poner en riesgo la vida del paciente afectado y descartar esta u otra condición.

Alergia a la proteína de la leche: la nueva preocupación para los padres de familia

¿Cómo asegurar la correcta alimentación si sufro de APLV?

Una vez diagnosticada la alergia, de acuerdo al análisis físico, clínico y de laboratorio, atendiendo la edad de inicio, tiempo entre el consumo y los síntomas presentados, la misma sintomatología, frecuencia, tipo de alimentación y antecedentes familiares, el paciente deberá atender una dieta de exclusión completa de la proteína de leche de vaca, la cual puede encontrarse también en algunas fórmulas de neonatos.

Es importante tener en cuenta que en el caso de que un bebé sea diagnosticado de APLV no solo su dieta será afectada, sino que también las madres lactantes deberán optar por eliminar los productos como leche, yogurt, queso, crema y helado de su dieta, además de revisar otros productos que puedan tener como fuente oculta dicha proteína.

Además de la implementación de fórmulas lácteas específicas a base de arroz o de soya en el caso de los niños, la Dra Angélica Pérez, Jefe de Departamento de Nutrición del Hospital Infantil Universitario de San José, recomienda a los pacientes de APLV buscar nuevas fuentes de minerales, integrando a su alimentación leguminosas, granos y pescado.

Noticias relacionadas:

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí y únase a nuestro canal de Whastapp acá.
Publicado por
Lea también
Publicidad
Publicidad
Noticias del día
Publicidad
Tendencias
Publicidad
Publicidad