martes 26 de enero de 2010 - 10:00 AM

Aprendiendo a ser papás

Aunque parece no ser una ‘ciencia’, cambiar el pañal, cortar las uñas, saber cómo acostar al bebé, saber por qué está llorando y saber cómo extraerle sus gases puede resultar un poco difícil, especialmente para las madres primerizas y, sobre todo, para los papás cuando tienen que cuidar de ellos.

Aunque no es nada del otro mundo, siempre es mejor tener en cuenta las recomendaciones que le dan las voces de la experiencia y las orientaciones de los profesionales de la salud. Así evitará que su hijo, desde muy pequeño, empiece a sufrir de la piel o de otras enfermedades por negligencia o desconocimiento total a la hora de la crianza.

Y es que, muchos padres de familia, a pesar de que sus hijos ya tienen una edad superior a los 3, 4 ó 6 años, aún temen cortarles las uñas porque piensan que su hijo saldrá lastimado.

Otros se alarman demasiado cuando el niño llora constantemente o porque tiene un broto extraño e incluso manchas rojizas en la piel.


Tenga en cuenta que:

• En el caso de las niñas, debe limpiar de adelante hacia atrás.

• Si es un niño, póngale la toallita sobre sus genitales. Así evitará que se orine (en su cara), ya que por lo general el contacto con el aire hace que sienta deseos de orinar.

• Para contrarrestar aún más la humedad, algunos pediatras recomiendan, antes de poner el nuevo pañal, pasar una toallita seca por la colita del bebé.

• Para evitar irritaciones en la zona del pañal, use cremas con óxido de cinc.

• Si es varón, fíjese en que el pene quede hacia abajo. Luego de verificar esto podrá ajustar el pañal entre sus piernas.


Los oídos

Este órgano es esencial   en la captación del sonido y en el equilibrio.

Gracias al cerumen o cera se protegen, casi por sí solos, de elementos del medio ambiente como el polvo.

Sin embargo, los especialistas recomiendan tener algo de cuidado a la hora de hacer su respectiva limpieza, ya que el desaseo o descuido de este órgano le puede ocasionar al pequeño problemas auditivos que también puede afectar su sano desarrollo. (Ver recuadro-voz de experto)


La piel

Cuidar la piel del bebé es una tarea muy importante. Su descuido puede ocasionarle al menor un daño irreversible e incomodidades físicas durante su desarrollo.

'La piel del bebé es muy tersa, delgada, permeable y frágil. Es normal que presente enrojecimiento con cierta erupción cutánea, grietas o escamas en algunas zonas debido a la rozadura del pañal, la ropa u otros agentes externos', asegura el pediatra Marco Antonio Rosales.

Explica, además que una recomendación de vital importancia es no exponer al bebé directamente al sol, especialmente, cuando aún no ha cumplido los 6 meses.

De hacerlo es recomendable utilizar siempre protectores solares especiales para bebés y/o niños, con un índice de protección igual o mayor a 15, de preferencia resistentes al agua, el cual debe aplicarse al menos 30 minutos antes de la exposición.


LISTA

Cuidados para la piel del bebé

Para evitar la resequedad extrema, alergias y rasquiña tenga en cuenta:

1 Mantenga al bebé en una temperatura moderada

2 Es importante abrigar al niño con sentido común, evitando temperaturas extremas, ya que el sudor o el frío aumentan las irritaciones.

3No abuse del uso de calefacción o ventilación porque resecan la piel.

4 Si presenta resequedad es adecuado untar crema humectante para niños.

5Evite los cambios bruscos de clima, optando siempre por temperaturas medias.

6 Lave las prendas antes de usarlas, utilice siempre detergentes especiales para bebés. Durante su secado vigile que no sean tentadas por animales o que tengan contacto con alguna sustancia química o tóxica.

7 Evite el uso de fibras sintéticas. Inclínese por comprar prendas de algodón e hilo en áreas de contacto con la piel.

8 Toda tela que entre en contacto con el niño como sábanas, toallas y las blusas de la madre si es que está amamantando deben, igualmente, lavarse con detergentes especiales.


LA VOZ DEL EXPERTO

German Pablo Sandoval

Otorrinolaringólogo

• No introduzca elementos extraños como palillos, ganchos  o elementos de metal, ya que podrían formar un taco de cera en el interior del oído o, peor aún, causar daños irreversibles en el tímpano. Basta una limpieza superficial en la parte externa.

• Humedezca un paño en aceite para bebés.

• Páselo por la oreja, limitándose a limpiar las partes que pueda alcanzar.

• Si el bebé tiene comezón en los oídos o muestra otros síntomas es necesario acudir al otorrino.

• Al comprar copitos cerciórese por el de mayor calidad y evite que por ahorrar a la hora de limpiar el oído de su bebé la mota de algodón se desprenda o se deshilache.

• Al bañarlo límpielo muy bien y evite que le caiga demasiada agua en sus oídos.

• Nunca introduzca los copitos. De hacerlo su bebé puede presentar otitis externas o inflamaciones del conducto.

• Si su hijo presenta alguna anomalía consulte a un especialista en otorrinaringología y evite los remedios caseros.

• No le aplique al conducto auricular sustancias extrañas que no sean formuladas por el médico, como leche materna y otras sustancias que pueden ser perjudiciales.


Las uñas

Al nacer el bebé tiene unas uñas muy cortas, pero después de la tercera semana han crecido. Es ese el momento ideal para cortárselas y evitar que se rasguñe la cara o se lastime los ojitos.

Pero… ¿Cómo cortarlas?

Este es el temor de la mayoría de padres de familia. Para hacerlo es necesario:

• Utensilios: utilice el elemento adecuado. Compre un cortauñas o unas tijeras especiales para bebés.

- Busque ayuda: los recién nacidos tienen poco control en sus movimientos, así que es necesario que otra persona le ayuda a sostener sus manos y sus pies.

• El mejor momento: después del baño es ideal para cortarlas porque las uñas están blandas. Sin embargo, si el bebé es demasiado inquieto espere a que se encuentre dormido para hacerlo, así evitará accidentes.

• Cómo cortarlas: las uñas de los pies siempre deben cortarse rectas. Por el contrario, en las manos debe seguirse la línea natural de la uña.

• Comience a cortar: corte la parte que sobresale del dedo. Si hace un mal corte, ponga una gasa sobre la piel hasta que deje de sangrar. Aunque sea doloroso para su hijo y para usted mismo no se preocupe, por lo general estas heridas son superficiales.

• Cada cuánto: las uñas de los bebés crecen rápidamente, así que es recomendable que se corten cada semana. Y la de los pies, cada dos o tres semanas.


La cabecita

El cuidado de la cabecita del bebé depende de los cuidados de la mamá o de quien esté criando al menor.

Laura Ximena Valdivieso, enfermera jefe de una clínica de la ciudad, asegura que es importante que desde el nacimiento se le aplique aceite a la cabeza del bebé y se le dé masajes circulares, esto ayudará a darle forma a la cabecita del bebé.

'Cuando están dormidos hay que procurar voltearlos y ayudarlos a que duerman en posiciones diferentes así se evita que la cabeza, en su parte posterior, quede plana.

El uso del gorro es indispensable ya que así el bebé mantiene la cabeza en una temperatura exacta. La exposición a una fuerte ventilación puede ocasionarle dolores de cabeza severos'.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad