lunes 09 de mayo de 2022 - 9:20 AM

Diabetes y obesidad: una combinación muy peligrosa

Para algunas personas, tener unos cuantos kilos de más no presenta ningún inconveniente. Pero si estos “kilos de más” entran en la categoría de obesidad, es momento de tomar cartas en el asunto para evitar desarrollar diabetes.

El riesgo de que los adultos jóvenes padezcan cada vez con mayor frecuencia de diabetes tipo 2 está aumentando. E incluso en niños esta estadística está subiendo, lo que nos envía una clara señal de alarma.

¿Y a qué se debe? Lamentablemente, a un aumento en el número de personas que sufren de obesidad y que llevan un estilo de vida sedentario.

¿Por qué?

72%

Es el riesgo de una persona de desarrollar obesidad si alguno de sus padres también padeció de esta misma enfermedad. Si ambos padres son obesos, nuestro riesgo de obesidad se aumenta al 86%.

Cuando no hacemos actividad física, “la masa muscular es reducida y si a esto se suma el aumento de grasa, el resultado es una condición conocida como síndrome metabólico asociado con la resistencia a la insulina”, explica el médico Agustín Díaz.

El aumento de la grasa corporal y la reducción de los músculos dificultan que la insulina bombee azúcar a las células.

En el caso de las personas con predisposición genética, la diabetes se da cuando, a pesar del aumento de las concentraciones de insulina, el azúcar en la sangre se eleva a niveles anormalmente altos.

La diabetes es una enfermedad crónica que afecta a numerosos sistemas de órganos y estos cambios explican la mayoría de las enfermedades que acompañan a la diabetes, las más graves: el colesterol y los triglicéridos elevados, que conducen a una enfermedad vascular generalizada y a una alta incidencia de ataques cardíacos, accidentes cerebrovasculares y deficiencias en el suministro de sangre a las extremidades inferiores.

Es por eso que siempre es un buen momento para cambiar los hábitos, incluso si no se siente culpable por pasar más de cuatro horas sentado sin hacer pausas activas o por comerse una dona llena de azúcar de vez en cuando.

Sin duda, se trata menos de sentirse mal y más de actuar: con un pequeño cambio en sus hábitos notará la diferencia.

$!Diabetes y obesidad: una combinación muy peligrosa
Diabetes y obesidad: ¿por qué son peligrosas juntas

Guihovany Alberto García Casilimas, especialista en Cirugía General de la Universidad Nacional de Colombia y quien además está certificado en cirugía metabólica y de la obesidad, explica que “la obesidad trae muchas afecciones, como la alteración de la imagen. ¿Cuántas veces ha querido usar un vestido, pero no lo ha hecho porque simplemente no cabe?

También produce reducción de la capacidad física. ¿Cuántas veces le han invitado a salir, pero no lo ha hecho porque se cansa? Esto y otras cosas producen alteración de las relaciones (familiares y amigos, sentimentales y laborales)”.

El médico señala que aunque estas consideraciones son importantes para la salud mental de las personas, lo que está en el trasfondo de la obsesidad son las patologías asociadas.

“La obesidad reduce la expectativa de vida. Produce hipertensión arterial, colesterol alto, diabetes, apnea del sueño y riesgo de cáncer. Por lo tanto, se generan complicaciones y riesgo de muerte”, indica el experto.

Por su parte, Garcia Casilimas señala que la diabetes “es una enfermedad que produce exceso de azúcar en sangre, lo cual daña los órganos, como los ojos, riñones, nervios, corazón y arterias”.

El experto explica que si un paciente tiene diabetes y, además, obesidad existe un mayor riesgo de desarrollar angina, infarto cardíaco y muerte súbita.

“Ser diabético es una situación muy seria que requiere un manejo integral por varias especialidades. Generalmente los pacientes son incorporados a grupos de diabetes, donde se les brinda ayuda, educación y prevención de las complicaciones”, comenta el cirujano.

Adicionalmente, “si se es diabético y con obesidad grado II, se tiene indicación de valoración por cirugía bariátrica. La cirugía de obesidad en el paciente diabético no sólo reduce peso, sino que controla la diabetes y el riesgo de complicaciones”, concluye.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Suscríbete
Publicado por
Lea también
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad