martes 16 de abril de 2019 - 12:00 AM

Diseñan una ‘bomba genética programable’ capaz de matar solo bacterias malas

Las bacterias producen infecciones y la primera línea de defensa contra ellas son los antibióticos, pero estos fármacos no son en absoluto selectivos. Ahora, un grupo de científicos ha logrado diseñar un nuevo tipo de antibióticos programables y hechos a medida para atacar solo las bacterias malas.
Escuchar este artículo

hasta 2018, de acuerdo con el Registro de Localización y Caracterización de Personas con Discapacidad (RLCPD) del Ministerio de Salud y Protección Social, se habían identificado y caracterizado 1.404.108 personas con discapacidad en Colombia, es decir el 2.6% de toda la población.

En el caso de las personas ciegas o con baja visión, representan el 13% (181.945) del total de la población en condición de discapacidad, repartiéndose por igual entre hombres y mujeres con el 13% cada uno y ubicándose con un 15%, 12% y 7% en edades: de 65 años o más, entre 15 y 64 años y de 0 a 14 años, respectivamente.

Cabe destacar que, del total de personas en condición de discapacidad, el 58% (809.853) son mayores de 50 años y sólo el 11% (165.283) están trabajando, de éstos el 80% (132.772) laboran sin un contrato.

Gladys Lopera, Directora General del CRAC, Centro de Rehabilitación Visual Integral, explica que las personas con discapacidad visual, muchas veces, no cuentan con oportunidades de entrar al sector productivo, básicamente por el desconocimiento de los empleadores frente a cómo adecuar sus plazas laborales y generar ambientes de trabajo incluyentes. Así mismo, hay miedo a contratarlos, puesto que hay una interpretación errónea de la Ley 361 de 1997, la cual se refiere a la no discriminación de las personas con discapacidad en el ámbito laboral, y un alto grado de desinformación frente a los beneficios de incluir en sus nóminas personas con discapacidad, entre ellos:

1. Apertura de nuevos mercados y mejora en el clima laboral. Según cálculos de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), las personas con discapacidad representan el 15% de la población mundial, quienes demandan bienes y servicios comunes y especializados y, por ende, permiten el desarrollo de nuevos mercados. Los empleadores han informado que el trabajo en equipo y la moral de los grupos mejora cuando se vinculan laboralmente trabajadores con discapacidad.

Lea también: El pescado, un plato de diversos sabores y preparaciones

2. Relación con el Gobierno. Según el artículo 24 de la Ley 361 de 1997, las empresas son preferidas en igualdad de condiciones en los procesos de licitación, adjudicación y celebración de contratos, sean estos públicos o privados, si estos tienen en sus nóminas por lo menos un mínimo del 10% de sus empleados con discapacidad. Adicionalmente, tienen prelación en el otorgamiento de créditos de organismos estatales, siempre y cuando estos se orienten al desarrollo de planes y programas que impliquen la participación activa de personas con limitación.

“Es importante que las empresas entiendan que la población con discapacidad representa una fuerza laboral que se encuentra bastante desaprovechada, que puede aportar no sólo al crecimiento y productividad de las organizaciones, sino que su contratación puede beneficiar a las empresas en múltiples aspectos”, afirmó Lopera.

Así mismo, asegura la Directora General del CRAC que “es trascendental que las empresas y los empleadores perciban la contratación de personas con discapacidad como una oportunidad de crecimiento y apertura hacia una cultura empresarial incluyente y no como un problema. Vale la pena aclarar que el trabajador con discapacidad tiene los mismos derechos y deberes que cualquier otro trabajador, por lo que cuando el trabajador limitado incurra en alguna de las causales establecidas en la ley, como justas causas para dar por terminado el contrato, no se requerirá de autorización por parte del Ministerio del Trabajo”.

El CRAC, Centro de Rehabilitación Visual Integral, fundación privada sin ánimo de lucro y habilitada como IPS por la Secretaría de Salud de Bogotá, ha abanderado, por más de 55 años, la inclusión de las personas ciegas y con baja visión del país en todos los ámbitos, incluyendo el laboral, a través de procesos de rehabilitación integral enfocados en el logro de independencia y autonomía para que la persona en condición de discapacidad visual retome su rol en la sociedad de manera productiva y exitosa.

“Las personas rehabilitadas en el CRAC están en capacidad de participar de manera dinámica en la sociedad al ser personas autónomas e independientes que conocen y hacen valer sus derechos y deberes”, aseguró Lopera.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad