miércoles 25 de mayo de 2022 - 5:00 PM

Doce mitos sobre la donación de órganos en Colombia

A propósito de 'Pálpito', la exitosa serie colombiana para Netflix basada en el tráfico de órganos, organizaciones que hacen parte de la Red Nacional de Donación y Trasplante de Colombia, hablaron sobre los mitos que son utilizados para la creación de historias ficticias sobre este tema.

Alrededor de la donación de órganos se han tejido toda clase de pensamientos en la sociedad que han traído dificultades al proceso de donación en el país.

En Colombia, gracias a la Ley 1805 de 2016 se considera a todas las personas como potenciales donantes a menos que en vida haya expresado la negativa ante las entidades correspondientes.

En Colombia, hasta septiembre de 2021, según el INS se han obtenido 188 donantes de órganos y 977 donantes de tejidos; se han realizado 660 trasplantes de órganos con donante vivo o cadavérico; 515 con donante cadavérico y 145 con donante vivo.

No obstante, la donación ha caído significativamente, como consecuencia de la pandemia del COVID-19.

Con el 'boom' de 'Pálpito', la serie transmitida por Netflix, los temores y mitos sobre este acto bondadoso de donar vida salieron de nuevo a la luz.

Por eso, organizaciones de la sociedad civil y gubernamentales que hacen parte de la Red Nacional de Donación y Trasplante de Colombia, se dieron a la tarea de identificar y aclarar estos mitos.

1. Se está "muy lejos" en una lista de espera

Se confunde lista con fila. No existe una fila de espera, los pacientes no esperan en orden de llegada. Una persona no puede afirmar que está cerca o lejos del primer lugar en la lista, dado que, la probabilidad de recibir el trasplante no depende del orden de llegada a la lista de espera sino de que tan compatible biológicamente, resulte la persona que espera el órgano que proviene de un donante. El tiempo mínimo en lista de espera que se ha observado han sido tres días. No influye el estrato o el dinero. No hay evidencia en Medicina Legal o en la Fiscalía de que hayan existido fallecidos no conocidos a los que les falten órganos.

2. El trasplante de corazón es el procedimiento más complicado

En general los procedimientos de trasplantes son complejos porque todos requieren de condiciones y conocimientos de alta especialización y un grado de técnica y preparación de muchos años. Quienes conocen del tema y trabajan en la ciencia de los trasplantes, saben que existen trasplantes más complicados que el de corazón, como son los de intestino y pulmón.

3. De los 120 mil trasplantes en promedio que se hacen al año en el mundo, entre el 5% y 10% son ilegales

En 2020, 129.681 trasplantes en el mundo fueron legales. Según la Declaración Internacional de Estambul de 2008, se estima que hay entre un 5% y 10% de trasplantes, que no se ha podido establecer con claridad su origen, o que son ilegales.

Dentro de esta ilegalidad, se encuentra la compraventa voluntaria de órganos, conocida como “Turismo de trasplante”, en el cual una persona viaja a países donde no existen normas o reglas respecto al trasplante, situación que existe debido a la pobreza de las personas y no al “robo de órganos”. Algo prácticamente imposible en la realidad.

No solo no existe evidencia judicial, es que además la extracción de un órgano, la preparación y conservación del órgano y su trasplante son procedimientos que requieren de conocimiento y experiencia técnica adquirida en muchos años y por equipos médicos y de profesionales de salud altamente especializados.

4. Puedo saltarme la lista de espera o avanzar más rápido porque accedí a un órgano robado

No es cierto que en una lista de pacientes en espera de trasplante se avance según el orden de llegada del paciente a la lista, dado que no se trata de una “fila de espera” o peor, que se avance más rápidamente porque premeditadamente se accede a un órgano robado para un paciente en específico.

El acceso a trasplante en una lista de espera depende única y exclusivamente de criterios de compatibilidad y técnico-científicos que tienen como objetivo asegurar que una persona en lista de espera reciba un órgano con la menor probabilidad de rechazo y por tanto, se asegure las mejores posibilidades de duración y calidad del órgano trasplantado.

5. Se puede acceder a la información y datos personales de un donante a través de una búsqueda en internet

El registro de donantes, con datos sensibles, no es información disponible para el público en general, ni a la que se accede a través de internet. De acuerdo con la normatividad colombiana, la lista de donantes tiene un manejo confidencial, de absoluta reserva y de interés solo para el médico tratante a quien se le entregan datos anonimizados.

6. Al hacer parte de una lista de donantes voluntarios puedo ser “víctima” de una red delincuencial dedicada al tráfico de órganos

Hacer parte de una lista de donantes no “expone” a la persona a ser víctima de robo de órganos. En el caso de Colombia, por el modelo de presunción legal de donación todos somos donantes a menos que en vida expresemos la oposición. Por lo que en todo caso, cualquier persona al momento de morir, puede ser donante, aunque no esté inscrito en algún registro.

7. En una “organización de donación de órganos” se puede hacer el trámite de manera personal o en línea

La voluntad de donación en caso de fallecer es universal, por ser un acto altruista: en el momento de fallecer autorizo que todos mis órganos y tejidos sean utilizados con fines de trasplante, otra cosa distinta es que solo se pueda o decida rescatar algunos órganos o tejidos por parte de un equipo técnico y con criterios científicos.

En el caso específico de Colombia, todo colombiano es donante potencial, a menos que en vida haya expresado formalmente lo contrario mediante registro escrito ante una Notaría pública y radicado ante el Instituto Nacional de Salud. De cualquier forma, la normatividad colombiana mantiene la entrevista familiar no como requisito para la donación, sino como parte integral del proceso de gestión de la donación.

8. Una vez se tenga la voluntad de ser donante, una organización puede ordenar paraclínicos para evaluar la viabilidad de los órganos

La legislación colombiana protege la donación altruista, voluntaria y desinteresada de órganos para trasplante. No existe una organización privada que exige pruebas biológicas previas de ningún tipo, ni de viabilidad o compatibilidad de los órganos.

9. Donante y receptor se pueden conocer fácilmente

La realidad es que la información está debidamente protegida y es anonimizada para evitar que paciente receptor y donante o familia del donante se conozcan entre sí. La legislación colombiana lo prohíbe, hay procedimientos que garantizan la absoluta reserva y protección de la información con carácter médico y de uso en procedimientos de trasplantes.

10. Provocar la muerte cerebral por medio de una inyección

El proceso de detección, notificación, selección y mantenimiento de los potenciales donantes de órganos es realizado por personal médico especializado en estas competencias, dado que los cambios fisiológicos durante la muerte encefálica afectan la viabilidad de los componentes anatómicos.

11. Hay probabilidad de ser trasplantado con un órgano robado

La cirugía de ablación de los órganos, “cirugía de rescate”, al ser un procedimiento de alta complejidad requiere la participación de personal médico calificado para tal fin, así como ser realizado bajo condiciones estériles y controladas del ambiente, embalaje adecuado de órganos que conserven la cadena de frio, con una adecuada isquemia fría y se disminuya el riesgo de contaminación cruzada.

12. Es posible estar en una lista de espera internacional para trasplante de corazón

La lista de espera se maneja de forma nacional. La política internacional para evitar el “turismo de trasplantes” limita el ingreso a residentes, no es posible estar en lista de espera en varios países.

Todos los trasplantes realizados en el país deben ser ingresados al sistema de información de cada país. Bajo un estricto cumplimiento.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Suscríbete
Publicado por
Lea también
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad