lunes 09 de mayo de 2022 - 9:36 AM

El cáncer de ovario es la séptima causa de fallecimiento por cáncer en las mujeres a nivel mundial

Desde el 2013 se estableció el 8 de mayo como una fecha que busca generar conciencia sobre la importancia de promover el conocimiento y la prevención del cáncer de ovario.

Cálculos de la Sociedad Americana Contra El Cáncer, estiman que para el 2022, más de 19,880 mujeres recibirán un nuevo diagnóstico de cáncer de ovario en Estados Unidos y más de 12,810 mujeres perderán la vida por esta enfermedad

El cáncer de ovario es el responsable de más muertes que cualquier otro cáncer del sistema reproductor femenino. Durante el 2020, en Colombia se reportaron 2.391 nuevos casos de cáncer de ovario, en el mismo periodo cerca de 1.485 mujeres perdieron la vida por esta condición.

Es importante entender algunos de los factores de riesgo asociados a esta condición. Elementos como antecedentes familiares de cáncer, el inicio de la menstruación temprana o la menopausia tardía, la edad (entre los 55 a 65 años) y el no haber tenido nunca un embarazo, pueden ser factores de riesgo para que una mujer desarrolle cáncer de ovario.

Las mujeres con cáncer de ovario frecuentemente no presentan síntomas específicos de la enfermedad, estos pueden ser inespecíficos como hinchazón o inflamación abdominal, acumulación de líquido en el abdomen, dolor o presión en la mitad inferior del cuerpo, (como la pelvis, espalda, abdomen o piernas), indigestión, náuseas, diarrea, sensación de llenura, fatiga y cambios menstruales, pérdida de apetito o pérdida de peso, entre otros.

Estos síntomas se pueden llegar a confundir con patologías menos graves, lo que permite que la enfermedad avance, ocasionando que casi el 80% de pacientes se diagnostiquen en estadios avanzados (III y IV), aumentando así los índices de mortalidad. Es probable que una mujer experimente síntomas, cuando el cáncer de ovario ya ha hecho metástasis; es decir, se ha diseminado a otras partes del cuerpo.

El Dr. Fernando Perry Perry, presidente de la asociación AMESE, entidad que apoya mujeres diagnosticadas con cáncer en el país, explica que en el 2020 realizaron una encuesta a 100 mujeres diagnosticadas con cáncer de ovario donde se evidenció que el 70% mujeres relacionaron los síntomas que presentaban con condiciones normales lo que llevo a que las mujeres consultaran al medico en promedio 217 días después de iniciados los síntomas, lo que podría explicar que el 45% de estas mujeres fueran diagnosticadas con cáncer de ovario avanzado.

El cáncer de ovario es la séptima causa de fallecimiento por cáncer en las mujeres a nivel mundial

Para la Dra. Irina Zamora, líder del área médica para la unidad de oncología de AstraZeneca para el clúster andino “Aún existe alrededor del cáncer de ovario un desconocimiento generalizado y un estigma frente a sobre sus implicaciones en la vida de las mujeres. Es importante impulsar diferentes iniciativas de formación en atención primaria y ginecología. No obstante, existe una gran oportunidad frente al reconocimiento de síntomas que permita sospechar la existencia de la enfermedad”.

Según una encuesta mundial de la OMS, el 90% de los países han sufrido interrupciones de sus servicios de salud esenciales desde el inicio de la pandemia. En el caso del cáncer, se estima que el 55% de los diagnósticos y tratamientos se han visto afectados. Esto aumenta el índice de detección de casos de cáncer en estadios avanzados.

Actualmente, no existen causas identificadas para el cáncer de ovario, sin embargo, las alteraciones genéticas aumentan el riesgo de desarrollar esta enfermedad. Los cambios genéticos que ocurren en el cáncer de ovario incluyen mutaciones de ciertos genes, a medida que los cambios se acumulan, las células se vuelven más anormales y así el cáncer se desarrolla más rápidamente.

En el caso del cáncer de ovario, los genes BRCA1 y BRCA2 son genes importantes involucrados en la reparación de daños del ADN. Mutaciones de estos genes son responsables de 90% de los casos de cáncer de ovario hereditarios, así como del 84% de los casos de cáncer de mama hereditarios.

“La mutación en estos genes también aumenta el riesgo de desarrollar otros tipos de cáncer, como el de mama, próstata, páncreas y melanoma; por lo que es fundamental que, si existen sospechas de tener estas mutaciones en alguien de la familia se solicite un examen especializado para confirmar y recurrir al asesoramiento genético”, indicó la Dra. Zamora.

Estudios realizados por la Asociación Amese y otras organizaciones de pacientes en Colombia han medido el impacto de la emergencia sanitaria ocasionada por el COVID-19, en los procesos de diagnóstico y los tratamientos de los pacientes oncológicos, evidenciando la demora en el inicio de tratamientos, dificultades en el acceso a citas con los especialistas, y aplazamiento de cirugías, es de esperar que para el año 2022 estas barreras disminuyan.

Diagnosticar y atender de manera oportuna condiciones como el cáncer de ovario, puede aumentar las posibilidades de tener un mejor pronóstico de la enfermedad.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Suscríbete

Etiquetas

Publicado por
Lea también
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad