sábado 12 de julio de 2014 - 10:25 AM

Metabolismo acelerado, un privilegio de pocas

Un 5 por ciento de las mujeres que consultan por su peso lo hacen con miras a aumentarlo. Sin duda alguna, una población reducida y privilegiada que no conoce la palabra “dieta” y que se ejercita siguiendo necesidades diferentes a las de quemar grasa. ¿Hay una forma mágica de hacer parte de este grupo?
Escuchar este artículo

Las hay altas, bajas, rubias, morenas, de ojos claros y oscuros, de labios grandes y pequeños, blancas y negras. Sin embargo, aunque podríamos seguir enumerando múltiples rasgos que nos diferencian como mujeres, al parecer todas compartimos uno muy marcado: la falta de conformidad.

O si no, piense cuántas veces se ha parado frente al espejo con ganas de portar una varita mágica y pulverizar con un solo ¡abracadabra! esos kilos de más. Sin embargo, algunas mujeres tal vez ejercerían el hechizo contrario.

Sí. Para muchas puede parecer una locura o hasta un mito inventado, pues una mujer que coma y se ejercite para ganar peso parece increíble. Pero las hay. Generalmente debido a la herencia genética, algunas gozan de lo que se conoce como “metabolismo acelerado”; es decir que el organismo procesa lo necesario y depura lo que no necesita de una forma más eficiente.

Cuándo es un problema

“El 5 por ciento de las pacientes mujeres que atiendo quieren subir de peso - explica Martín Vásquez, médico internista y endocrinólogo. Y esta situación se da generalmente por una condición genética. Muchas personas no suben  porque pasa lo mismo que con la estatura, por más que lo quieran, genéticamente no es posible.

La segunda razón es la alimentación. Hay quienes comen inapropiadamente, ya sea porque es muy poco o en unos horarios irregulares que no permiten una buena nutrición. Comen lo que se les atraviesa, y para ganar peso se necesita construir músculo y hueso además de grasa; de hecho, en ningún caso nadie quiere ganarla”.

Para saber si pertenece al primer o segundo grupo –o a ninguno porque a veces obedece a problemas hormonales-, es indispensable acudir al médico y practicarse una serie de exámenes. Dentro de los análisis normales está el TSH, una prueba de sangre que busca especificar el desempeño de la hormona tiroidea, pues de hecho existen padecimientos como el hipertiroidismo que se caracterizan por no dejar ganar peso, una consecuencia de que la tiroides libere más hormonas de las adecuadas.

También es importante chequear los niveles de minerales y vitaminas en la sangre. Descartar que la persona no tenga problemas intestinales que le impidan hacer una correcta absorción de los nutrientes es de vital importancia, así como verificar que los niveles de energía y vitalidad sean óptimos; porque padecer de sueño o cansancio excesivo no es una buena señal.

“Puede haber problemas digestivos como la aclorhidria y la presencia de tumores. Es muy importante en estos casos descartar leucemia o cáncer, pues desafortunadamente en personas jóvenes se ve mucho el de estómago y páncreas, que en un inicio pueden pasar desapercibidos, así que es primordial descartarlos”, segura nuestro asesor.

Un privilegio para aprovechar

Si usted ya fue al médico, se practicó exámenes y su salud está como la de una quinceañera, siéntase muy afortunada porque sin duda es una de las mujeres que militan en ese 5 por ciento. Y como lo más importante es estar saludable, recuerde que la alimentación y el ejercicio adecuados serán la clave para potenciar su bondadosa constitución.

Lo primero a saber es que si quiere subir un poco su masa muscular debe incrementar el consumo de proteína y fibra de una forma natural, es decir a través de los alimentos. Comer cereales integrales, carne, pescado, pollo, huevos y otros derivados es muy importante, pero siempre asegurando de tener un consumo bajo de grasas, pues no queremos arriesgarnos a que nos sobre ‘humanidad’.

Se debe tener cuidado con el consumo de carbohidratos y dulces, porque muchas personas se exceden y luego se generan enfermedades como diabetes y problemas de colesterol. Así que además de las comidas normales es una buena idea incluir suplementos alimenticios que se ajusten a nuestras necesidades, porque hay unos que incluyen todos los componentes nutricionales, y otros exclusivos de proteína.

Por eso –continúa el doctor Vásquez- es importante tener exámenes de laboratorio para descartar un problema de riñón o hígado, pues generalmente esos productos están contraindicados en estos casos.  De hecho, muchas marcas famosas vienen siendo retiradas del mercado por producir fallas hepáticas, y hasta muertes, en personas que estaban contraindicadas y no lo sabían”.

Por lo demás, recuerde que hacer ejercicio, comer porciones pequeñas y en lapsos menos prolongados, no cenar después de las siete de la noche y preferir alimentos con fibra, son excelentes formas de ayudarle a su digestión a trabajar más eficientemente.

Bellas y esbeltas

Si alguien es sinónimo de belleza y profesionalismo en nuestro país, esa es Andrea Serna. Ella nos confiesa que siempre ha sido de “contextura delicada” y por tal motivo la rigurosidad de su rutina deportiva y nutricional se basa no solo en la premisa de tener una buena salud cardiovascular sino también de mantener su peso; razón de sobra para preferir técnicas de entrenamiento como el pilates y el TRX (rutina de ejercicios con bandas en suspensión).

Es fundamental estar atentas al consumo de proteínas durante el día, no permanecer muchas horas sin comer, y en mi caso, jamás entreno en ayunas a menos que sea antes de las 6:00 a.m. Suelo desayunar huevos revueltos (solo las claras, porque ahí está la concentración de proteína), arepa o tostadas y jugo de naranja con avena en hojuelas.

Después de entrenar me tomo un batido de proteína complementándolo con fruta (banano o fresas). El almuerzo debe tener la combinación tradicional: proteína, harina y vegetales. Y mi lonchera de las tardes la varío mucho: fruta con queso cottage, galletas, sándwich de queso, etc. Finalmente, en las noches, ceno similar al almuerzo pero sin las harinas”.

Y ampliando el panorama a las divas internacionales, dos buenas representantes de este selecto grupo con constitución privilegiada son las siempre bellas Charlize Theron y Angelina Jolie.  Para ellas, a menos que se estén preparando especialmente para un papel, practicar yoga y pilates son actividades ineludibles.

La surafricana es más disciplinada con la alimentación; siempre prefiere los productos orgánicos, y las frutas y verduras son clave de su dieta. Además, desde pequeña baila un par de horas al día y al final de cada entrenamiento se estira durante 15 minutos para conservar su elasticidad.

Por su parte, Angelina peca de vez en cuanto y consume comida chatarra, pero así como es de rigurosa con sus interpretaciones lo es con la preparación física, así que a menudo incluye la práctica de deportes extremos y artes marciales. 

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por

Etiquetas

Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad