martes 11 de diciembre de 2018 - 12:01 AM

¡Por unas fiestas sin acidez estomacal!

Según estudio, pacientes con acidez estomacal crónica, sin tratamiento y de varios años de duración, corren un riesgo mucho mayor de presentar cáncer del esófago, que constituye una de las formas de cáncer de mayor crecimiento y más letales.

La temporada decembrina podría convertirse para algunos en un verdadero dolor de cabeza, debido a los excesos y malos hábitos de alimentación que son un factor de riesgo para padecer los síntomas de la Enfermedad por Reflujo Gastroesofágico, (ERGE).

Se estima que el 12% de la población colombiana sufre de acidez estomacal y, según expertos, los métodos para aliviarla no son igualmente efectivos para todas las personas.

La ERGE ocurre cuando el contenido gástrico o líquido estomacal cargado de ácido se devuelve por el esófago u órganos cercanos a este, produciendo distintos signos y síntomas molestos o complicaciones en esta región del organismo como quemaduras en el tubo digestivo, regurgitación, náuseas, sensación de malestar y de dolor en la boca del estómago y dificultad para dormir.

Entre los factores desencadenantes de la acidez estomacal, relacionados con los hábitos alimenticios y de estilo de vida, están: comer porciones grandes y ciertos alimentos como cebollas, chocolate, menta o hierbabuena, comida con mucha grasa, frutas cítricas, ajo, alimentos picantes, y tomates o productos con base de tomate; beber alcohol, jugos cítricos, bebidas con cafeína y/o con gas; fumar; y/o cenar justo antes de irse a la cama.

Ante los síntomas de la acidez, algunas personas optan por remedios caseros como beber bicarbonato de sodio en agua, infusiones de té de jengibre, hinojo y/o jugo de pera. Sin embargo, según explica la doctora María Fernanda Vargas, gerente médico de Takeda, su efecto de alivio no se manifiesta de igual manera en todas las personas.

“Hay personas que toman leche para el reflujo y en el momento sienten que el ardor cesa. En cambio en otros pacientes, éste empeora. Por esto es importante aclarar que no todos los organismos reaccionan igual, por ende, particularmente, se debe visitar a un médico para recibir el tratamiento adecuado”, comenta la doctora.

Según la experta, para los episodios esporádicos de acidez estomacal, los antiácidos de venta libre, algunos de los cuales se pueden comprar sin receta médica, son una buena opción terapéutica siempre y cuando no haya signos de alarma relacionados como vómito con sangre, pérdida de peso no intencional, dolor intenso que no mejora a pesar del tratamiento, entre otros.

La innovación en este campo de la ciencia permite que en la actualidad algunos antiácidos, como los hechos a base de Magaldrato con Dimeticona, alivien los síntomas relacionados con la acidez, gastritis y trastornos gastrointestinales como las úlceras gástricas, el reflujo, etc., de manera inmediata y por periodos más prolongados, porque recubren y protegen el estómago.

Ocasionalmente casi todas las personas sufren de acidez estomacal, sin embargo si esta se presenta con una frecuencia de dos o más veces por semana, si hay dificultad para ingerir correctamente la comida y presencia de sangre o pérdida de peso, podría tratarse de algo más serio que únicamente dispepsia.

La doctora Vargas hace un llamado a la población, para que en las fiestas de fin de año, y siempre, recuerden que la acidez estomacal es una condición común, pero no trivial, por lo que no hay que ignorar sus síntomas y consultar con el médico, para realizar los exámenes complementarios necesarios e iniciar un tratamiento oportuno, llegado el caso. “Esta condición también tiene una causa orgánica que no es nuestra culpa, y que sólo un especialista puede tratar”, concluye la experta.

Teniendo en cuenta lo anterior, con un tratamiento eficaz usando los medicamentos, tanto de venta libre y los de receta médica, las personas pueden controlar los síntomas de la acidez, evitar posibles complicaciones y recuperar su calidad de vida.

El médico Carlos Fernández Newball, comparte algunos tips y consejos para disfrutar al máximo los buenos momentos en Navidad y evitar las molestias relacionadas con la indigestión.

1Incluya alimentos con fibra en la mesa de Navidad como frutas, verduras, nueces, leguminosas como lentejas y garbanzos, porque contribuyen a una buena digestión y regulan los movimientos intestinales.

2Regule sus horarios para comer, no desorganice su reloj biológico. Evite ingerir alimentos antes de acostarse.

3Procure comer despacio, comer rápido puede provocarle digestiones pesadas. Masticar cada bocado y triturar en trozos pequeños promueve la segregación de enzimas para absorber todos los nutrientes.

4No más cigarrillo, este hábito agrava el problema de la acidez y se asocia a beneficios que van más allá de minimizar la mala digestión.

5Ojo con algunas combinaciones, las comidas ricas en grasas y/o condimentos con salsas picantes pueden favorecer la acidez, así como el consumo excesivo de alcohol, chocolate, café, tomate, jugo de frutas o salsas.

Carlos Fernández Newball

Asesor médico

La acidez o reflujo es la sensación de ardor en el pecho, se da cuando los fluidos gástricos ascienden, pudiendo llegar hasta la boca. Otros síntomas son jadeos, dolor en el pecho, dolor de garganta e irritación por el contenido ácido de la laringe, tos y dificultad respiratoria, entre otros.

“Las personas suelen sentir un gusto ácido o sabor amargo en la boca, las llamadas agrieras. Son una especie de ardor o quemazón que sube hasta la boca, generalmente se produce después de comer y al acostarse. Los pacientes que presentan esta patología sienten plenitud gástrica, es decir llenura”, asegura el doctor Carlos Fernández Newball, asesor médico de Bayer.

El especialista también señala que si la acidez es muy frecuente puede provocar enfermedades a largo plazo, entre ellas está el síndrome de Barret, que se da cuando la acidez acaba con las células que recubren las paredes del esófago y el organismo se ve obligado a hacer un cambio anormal, reemplazándolas por otro tipo de células más resistentes al ácido. La acidez también puede llegar a causar cáncer de esófago e incluso de no tratarse a tiempo, puede complicarse seriamente.

Sin embargo, la indigestión o pesadez también puede ocurrir luego de una comida liviana. Los síntomas de una mala digestión son eructos frecuentes, zona abdominal hinchada, mareos, flatulencias, cansancio, vómitos e incluso diarrea o estreñimiento.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad