martes 05 de enero de 2010 - 10:00 AM

'Que el alimento sea tu medicina y la medicina tu alimento'

En Colombia los índices de enfermedades coronarias, cerebrovasculares y diabetes prenden las alarmas sobre la forma en que los ciudadanos manejan su salud, sus hábitos alimenticios y en general sus rutinas.

Cómo dejar de ser presa de las enfermedades que llamamos 'crónicas' y 'hereditarias'. Una forma natural es entendiendo cómo funciona el cuerpo y en general las leyes de la naturaleza que rigen la existencia.

Hace ya 2.500 años que Hipócrates le dio vida al famoso juramento que hace todo médico graduado. En ese entonces, en Grecia, este inmortal pensador dejó como principio fundamental 'que el alimento sea tu medicina y la medicina tu alimento', frase que al parecer olvidó la medicina, y en general la sociedad moderna.

El avance de la ciencia ha penetrado en todas las esferas de la vida, resignificando la tradición de los pueblos y engendrando, entre otras, nuevas formas de alimentarse y de curarse, avaladas por la creación de alimentos artificiales y medicamentos sintéticos que han reemplazado a los métodos tradicionales y naturales.

Es cierto que el ritmo de las ciudades y la acelerada vida que llevamos entre nuestro hogar y trabajo, no deja mucho tiempo para que nos apropiemos de nuestra salud a través de una ideología íntegra conformada por una dieta correcta y una rutina de ejercicios, pero no es menos evidente que en este contexto los índices de enfermedades y dolencias que aquejan a la población muestran que nuestros hábitos son bastante reprochables.

Según el Ministerio de la Protección Social y la Organización Panamericana de la Salud, en 2006 las enfermedades coronarias fueron las principales causas de muerte en hombres y mujeres de 45 a 64 años.

Según la encuesta de indicadores básicos de dicho ministerio, 'de 100 mil hombres, 3.577 murieron por problemas de corazón, 1.429 de enfermedades cerebrovasculares, 889 de tumores estomacales malignos, mientras que de 100 mil mujeres 1.958 fallecieron por problemas coronarios, 1.360 de enfermedades cerebrovasculares y 914 por cáncer de mama'.


Para tener en cuenta

* Según los criterios de la autoeducación vitalicia, se debe tener en cuenta que los alimentos más sólidos son las carnes, la sal y las legumbres y se recomiendan para personas que vivan en climas fríos y que requieren de mucha concentración en sus actividades (exceso de ellos produce tumores).

* Los alimentos que deben priorizarse en la dieta por ser más neutros son los cereales, como el maíz, centeno, cebada, avena y el arroz, se aconseja que sea la base de la alimentación, complementado con un poco de carnes, de verduras y de frutas.

Los alimentos más relajantes son los que tienden a fermentarse más rápido como las frutas y los vegetales, que deben ser consumidos en casos de estreñimiento y en climas calientes (exceso produce diarreas y paros cardiacos).


'Todo está invertido'

La Escuela de Nutrición Comedor Transformación, ubicada en el barrio Chapinero de Bogotá, busca dar a conocer la alternativa de vida de la Autoeducación Vitalicia. Diego Rodríguez seguidor y practicante de dicha filosofía, habló sobre sus fundamentos y principios y de las falencias de la alimentación y la salud en la sociedad actual.


¿Qué es la autoeducación vitalicia?

La autoeducación vitalicia viene de la macrobiótica, que busca incluir los dos opuestos de la realidad, las fuerzas antagónicas y simultáneas de la existencia. Por ejemplo la salud y la enfermedad conviven simultáneamente, no puede existir salud sin enfermedad y viceversa.

La ciencia médica moderna, en cambio, se basa en un desarrollo dualista, trata de excluir un lado de la realidad, en este caso la enfermedad, trata de eliminarla a través de medicamentos sin entender porqué se presenta. Y de esta forma al tratar de eliminarla está eliminando la propia salud.


¿Cómo debe ser la alimentación según la Autoeducación Vitalicia?

Siempre que hablamos en educación vitalicia de alimento nos referimos a un alimento global, no sólo físico sino emocional y mental, porque no se trata de tener una dieta correcta, de ingerir muchas frutas y vegetales, esa es una visión muy materialista del asunto. Se trata de tener unos principios que nos permitan conocer qué necesitamos para vivir, de acuerdo a nuestro trabajo, a nuestra vida, al clima en el qué vivimos, a lo que esperamos de nuestro destino.

Sin embargo hay que entender que tal vez más importante que el alimento físico es el mental, porque primero pensamos y definimos qué vamos a comer y después si comemos. A nosotros en la autoeducación vitalicia nos importan más los principios y claro la comida, pero supeditada a lo primero, no es comer por deseo, ni por mandato, ni por deber, es entender qué se debe comer.


¿Y cómo lo entendemos?

Es muy sencillo, hay un principio muy importante que es el de la palanca, las dos fuerzas antagónicas de las que hablamos, pongámoslo en términos de alimentación: alimentos refinados y alimentos integrales se articulan por un centro o un punto de apoyo que los relaciona. Lo importante de la palanca es poder definir cuál de los dos lados es el principal y cuál es el complementario. ¿Qué es lo principal de lo integral, los alimentos naturales con todas sus vitaminas inherentes; o lo refinado, lo que ha sido tratado por una industria hasta que le quita la mitad de los nutrientes?

Teniendo en cuenta esto, lo importante para mantener la salud es tratar de consumir los alimentos más integrales y naturales que podamos, no importa que en menor medida consumamos lo complementario, lo refinado.


Para ustedes, ¿qué es la enfermedad y cómo debe ser tratada?

La enfermedad es un proceso saludable del cuerpo, si no tuviéramos enfermedad no tendríamos salud, es un mecanismo del cuerpo para librarse de lo que hace daño, por ejemplo si usted se intoxica con un alimento, lo natural es que le dé diarrea, porque su cuerpo está tratando de expulsar eso que le hace daño, para poder restablecer la salud.

La medicina alopática qué hace, frenar los síntomas, en este caso, con un antidiarreico y lo único que logra es que el cuerpo no puede eliminar esos tóxicos de una forma natural y que estos pasen a la sangre generando una enfermedad a largo plazo más complicada.


¿Cómo se puede prevenir una enfermedad como la hipertensión o los problemas de corazón a través de la alimentación?

Entendiendo que se debe comer lo necesario y no prioritariamente por deseo, así ya se está previniendo. Por ejemplo, la mayor parte de la población colombiana sufre de exceso de colesterol, de problemas coronarios y también se está incrementando el cáncer; estas enfermedades están asociadas al consumo exagerado de carnes, muchos saben que esa es la causa y sin embargo dicen 'yo prefiero morirme antes de dejar de comer carne' y se mueren comiendo carne.

Pero en el mundo actual todo está invertido, la palanca está al revés, la gente consume más por deseo que por necesidad, en todo sentido. El problema no es de recetas, ni de dietas, sino de concientizarse.

 

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad