martes 10 de diciembre de 2019 - 12:00 AM

Seis de cada diez bumangueses dormimos mal... ¿Qué nos trasnocha?

Los trastornos del sueño son cada día más frecuentes entre los bumangueses y ellos afectan tanto a la salud como a los rendimientos laborales y académicos de la población. Esta situación responde a diversas causas, entre ellas el estrés y la poca atención que se le presta al tema.
Escuchar este artículo

Las deudas, las preocupaciones del ‘día a día’, los malos hábitos, esa fea costumbre de llevar el trabajo a la casa y hasta los ‘bichos’ que se anidan en los colchones de nuestras camas, hacen que seis de cada diez bumangueses no logremos conciliar bien el sueño.

Así lo revela una reciente encuesta, aplicada por el ‘Manual del Sueño 2019’, que tomó una muestra de 860 personas para determinar qué tal es la calidad del sueño de nuestra población.

La investigación también reveló que tres de cada diez ciudadanos padecen de insomnio. Además, un poco más de la mitad de los consultados duerme entre cinco y seis horas (51,6%), y un tercio (33,6%) lo hace entre cuatro y cinco.

Otros indicadores de que dormimos mal, reseñados en el sondeo, se sustentan en los siguientes resultados: el 23% toma bebidas energizantes durante el día para sentirse despierto; el 34% confiesa que en los días de descanso ‘tira locha’ casi todo el día en la cama sin descansar como debiera; y el 26% se levanta dos o tres veces para ir al baño o para tomar agua.

El 32% de los entrevistados admite que cuando se levanta se siente cansado, mientras que el 34% dice que le cuesta trabajo conciliar el sueño antes de las 11:00 p.m.

El 26% de las personas que responde la encuesta confiesa que para remplazar las horas sin sueño, dedica entre 10 y 15 minutos para ‘hacer la siesta’ durante las oportunidades que les ofrecen sus jornadas laborales. Eso, si bien no es del todo malo, no es suficiente. Es claro que los periodos cortos del sueño no suplen la falta de horas pendientes para el descanso.

¿Qué nos pasa?

A juicio del médico Álvaro Sánchez, “la poca calidad y el escaso tiempo en el que podemos conciliar el sueño se deben, de manera esencial, al acelerado ritmo de vida y al aumento del estrés en el que estamos inmersos”.

El profesional también le atribuye esta situación a que “la agitada agenda urbana está desencadenando en estilos de vida no saludables. Y eso, de alguna forma, está impactando de manera negativa en los hábitos y en las sanas costumbres del ayer”.

Para el médico, “este asunto es grave, sobre todo si se tiene en cuenta que dormir mal disminuye la energía, estropea el rendimiento y suele ser la principal causa de irritabilidad entre la gente”.

Lo anterior sin contar que “la eliminación del sueño tiene un efecto devastador en el cuerpo y ocasiona desórdenes en temas como la alimentación, la convivencia y el estado de ánimo”.

“Necesitamos dormir durante un periodo de seis a ocho horas, dependiendo de las características individuales, para poder estar despiertos durante 16 horas restantes”, señaló el profesional.

“Lo menciono porque miles de personas no duermen esa cantidad de horas mínimas y, a pesar de ello, se creen fuertes por ello, cuando es todo lo contrario: se están clavando un cuchillo en el corazón, entre otras cosas, porque no dormir bien podría desencadenar un infarto en cualquier momento”.

Seis de cada diez bumangueses dormimos mal... ¿Qué nos trasnocha?

Recomendaciones

* Establezca un horario fijo para dormir. Intente ir a la cama todos los días a la misma hora, sienta sueño no. El cerebro se acostumbra a mejorar así su ciclo de descanso.

* En lo posible evite las bebidas estimulantes, como la cafeína o el licor. Tampoco ingiera alimentos pesados durante la noche; en lo posible no coma nada después de las seis de la tarde. ¡Ah... deje el cigarrillo!

* Revise el colchón de su cama y, en general, las condiciones de su cuarto. El ambiente influye a la hora de dormir. Si el área está sucia usted no podrá dormir bien.

* Adopte rutinas relajantes, en las que pueda contemplar unos minutos de ejercicio físico, terapias de meditación e incluso la lectura de un buen capítulo de un libro; tal vez eleve una plegaria al Creador o haga algo que le transmita paz.

* Si es posible, evite ver programas de televisión o escuchar radio. Es preferible sintonizar música clásica.

* Use accesorios cómodos en la cama y bloquee todos los ruidos distractores, además de ajustar la temperatura del cuarto.

* Dependiendo del gusto, no permita que haya mucha luz en el cuarto.

* A menos de que se lo recomiende el médico, nunca recurra por cuenta propia a tomar medicamentos para dormir. A pesar de que eso le ayude a conciliar el sueño, si no se toma la dosis adecuada y si dicha ingesta no se realiza bajo la supervisión de un facultativo, podría tener efectos secundarios y perjudiciales para su salud. Tenga en cuenta que automedicarse puede ser fatal.

Beneficios del sueño

De acuerdo con el ‘Manual del Sueño 2019’, dormir bien es clave. Veamos las ‘bondades’ para la salud:

* Mejora el bienestar general y la calidad de vida.

* Hace que la persona no padezca episodios de irritabilidad.

* Estimula el sistema inmune y ayuda a combatir las infecciones.

* Nos garantiza un mejor desempeño académico y un mejor rendimiento laboral.

* En el tema sexual transmite gran vitalidad y permite que las relaciones sean más placenteras.

* Fortalece la memoria.

* Ayuda a metabolizar el azúcar, lo que previene la diabetes.

* Ayuda a prevenir infartos, accidentes cerebrovasculares y otras complicaciones. Total: Disminuye el riesgo de morir de manera prematura.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad