Publicidad

Sexualidad
Martes 05 de septiembre de 2023 - 12:00 PM

Cuidado con las ITS La clamidia y la gonorrea pueden provocar infertilidad en las mujeres

La clamidia y la gonorrea son de enfermedades de transmisión sexual que pueden causar enfermedad inflamatoria pélvica, una infección de los órganos reproductores femeninos que puede derivar en problemas de infertilidad si no es tratada a tiempo.

Compartir
Imprimir
Comentarios
Es clave la prevención mediante del uso del preservativo en las relaciones sexuales para evitar la aparición de ITS que puedan impactar directamente en la fertilidad en un futuro. Getty Images / VANGUARDIA
Es clave la prevención mediante del uso del preservativo en las relaciones sexuales para evitar la aparición de ITS que puedan impactar directamente en la fertilidad en un futuro. Getty Images / VANGUARDIA

Compartir

Es clave la prevención mediante del uso del preservativo en las relaciones sexuales para evitar la aparición de ITS que puedan impactar directamente en la fertilidad en un futuro. Getty Images / VANGUARDIA

Las Infecciones de Transmisión Sexual (ITS) como la clamidia y la gonorrea pueden causar enfermedad inflamatoria pélvica, una infección de los órganos reproductores femeninos que puede derivar en problemas de infertilidad si no es tratada a tiempo, según ha explicado el especialista en salud reproductiva y director de IVI Vigo y A Coruña, el doctor Elkin Muñoz.

“La enfermedad inflamatoria pélvica se da como consecuencia mayormente de una infección de gonorrea y clamidia, y es que estas bacterias de transmisión sexual se propagan desde la vagina al útero, las trompas de Falopio o los ovarios. Éstas provocan inflamación, cicatrización y hasta una posible obstrucción de las trompas de Falopio, dificultando la fecundación e incluso pudiendo provocar embarazos ectópicos en un futuro. Los ovarios y el útero también se ven afectados por este proceso inflamatorio y se pueden llegar a producir abscesos”, ha explicado el experto.

Si las trompas de Falopio están obstruidas por una infección previa, no podrán transportar óvulos desde los ovarios y, en consecuencia, no habrá muchos o ningún óvulo para que el esperma encuentre y fecunde para formar un embrión.

También se puede dar la situación de que estas estén parcialmente bloqueadas y finalmente espermatozoide y óvulo se encuentren, pero el daño causado por la ITS puede evitar que el embrión se implante en el útero e, incluso, en el caso de que la infección sea muy grave, puede llegar a cicatrizar el útero y terminar dando lugar al síndrome de Asherman, lo que dificulta la unión o desarrollo de un embrión.

Le interesa: ¿La actividad sexual afecta el rendimiento deportivo? El eterno debate según la ciencia

A menudo, la gonorrea y la clamidia ocurren juntas. El problema es que la gonorrea suele ser asintomática, y cuando presenta síntomas son casi imperceptibles. En el caso de la clamidia, responde muy bien a los antibióticos, pero la gonorrea puede presentar una mayor resistencia al tratamiento anti-bacteriano. Por todo ello, una detección temprana es clave para evitar problemas futuros.

“Si se presentan síntomas como dolor en la parte baja del abdomen, flujos vaginales anormales, relaciones sexuales dolorosas, sangrado entre periodos y ardor al orinar se debe consultar a un especialista para que pueda tratar una posible EIP lo antes posible”, ha declarado.

No obstante, el doctor Muñoz ha puntualizado que también puede ocurrir que “muchas mujeres apenas desarrollen síntomas de la enfermedad inflamatoria pélvica”, o que “se confundan con una cistitis o con alguna infección vaginal”, por lo que “se termina diagnosticando a la hora de encontrar dificultades para lograr el embarazo”. “Además, si no se tratan, estos síntomas irán agudizándose según avanza el proceso infeccioso”, ha añadido.

Le interesa: ¿Por qué las Infecciones de Transmisión Sexual son fáciles de diagnosticar, pero difíciles de hablar?

En el caso del Virus del Papiloma Humano (VPH), la ITS con más prevalencia en mujeres (14,3 %), no produce infertilidad por sí solo, aunque algunos estudios sugieren que cuando convive con la clamidia aumenta también el riesgo de esterilidad, un mayor riesgo de aborto espontáneo o pueden dificultar la implantación debido a los tratamientos quirúrgicos o de radioterapia necesarios para abordarlo.

Aunque parecen afectar más a las mujeres, las ITS pueden provocar infertilidad también en hombres. En el caso de sufrir gonorrea o clamidia, estas enfermedades infecciosas pueden llegar a bloquear los epidídimos. Estos son unos conductos situados en la parte posterior de los testículos, que almacenan y luego transportan el esperma durante la eyaculación. Y, en el caso del VPH, la infección dificulta la capacidad de los espermatozoides de moverse libremente, lo que afecta directamente a las probabilidades de lograr un embarazo.

“Un epidídimo bloqueado no permitirá que ningún espermatozoide alcance el óvulo durante el coito o lo dificultará en el caso de una baja movilidad. Pero si partimos de la base del contagio de la ITS a una pareja femenina, pues las probabilidades de que existan muchas más dificultades a la hora de concebir se multiplican”, ha aclarado el doctor.

Por todo ello, los especialistas en salud reproductiva han recalcado la importancia de la prevención mediante del uso del preservativo para evitar la aparición de ITS que puedan impactar directamente en la fertilidad en un futuro. Si esto ocurre, siempre se podrían explorar otras posibilidades mediante la reproducción asistida con el fin de poder lograr un embarazo a término.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí y únase a nuestro canal de Whastapp acá.

Publicado por

Publicidad

Publicidad

Tendencias

Publicidad

Publicidad

Noticias del día

Publicidad