viernes 06 de febrero de 2009 - 5:46 AM

Así fue la muerte de los 11 diputados

Sigifredo López narró cómo en medio de la selva, casi dos semanas después de la masacre de sus compañeros, se enteró de lo sucedido. El no haber muerto fue todo un milagro.


Su resistencia a las malas palabras y los malos tratos lo llevaron al castigo lejos de sus compa-ñeros, sin saber que días después ellos iban a caer muertos en el mismo lugar, casi a su lado.

El liberado contó cómo de un momento a otro se formó un enfrentamiento armado. Su única op-ción fue tirarse al piso, cubrirse y esperara a que las cosas pasaran. No pudo ver mucho, pues un cerco de hojas de palma puesto por sus guardianes, no lo dejaron detallar lo que allí sucedía.

"En medio de esas ráfagas sólo escuchaba gritos de guerreros y escuché una voz del oficial que había ordenado mi encadenamiento, dijo "no los dejen ir'. Yo no escuché nada más y fue como en mitad del tiroteo, las ráfagas pararon", dijo en su declaración. 

Tuvo que estabilizarse, pues la orden de los guerrilleros fue que empacara todo porque partiría del lugar. A pesar de sentir lo que pasó, nunca pasó por mente que sus compañeros ya no esta-ban con vida.

Uno de los guerrilleros ante el asombro de Sigifredo López le dijo que agradeciera que estaba vi-vo, "los chulos -militares- se metieron'. La verdad es que no vi cuerpos tendidos y me dijeron que a mis compañeros ya los habían sacado".

Luego de ser sacado del lugar de cautiverio, López estuvo en distintos lugares de la selva. Algu-nos días los pasó en un campamento donde procesaban coca, otros atado a un árbol y otros ca-minando. Al deternerse en la selva, fue llamado por sus captores a interrogatorio. "Me pregun-taron qué había visto, yo les dije que nada, que había escuchado tiros", explicó.

De allí regresaron al lugar donde fue la masacre y aún el liberado no sabía nada de los diputa-dos.

Fabiola Perdomo dio la noticia en la radio

Los guerrilleros le preguntaron en repetidas ocasiones a Sigifredo López sobre ese día. Otro de los momentos que recuerda fue cuando el comandante a cargo del grupo le preguntó "¿Usted qué lectura hace de loa que pasó el lunes?". Él respondió "no sé qué pasó. Usted debe saber qué pasó". El hombre terminó la conversación contestando: "Yo no tengo que informarle nada". De allí lo retiraron y luego le soltaron la cadena de camión que semanas atrás le había puesto.

La curiosidad lo llevó a indagar sobre el paradero de sus compañeros. "Habían dos personas con las que conversaba. Alguna me comentó y que unos guevones del 29 que llegaron sin avisar y se formó". Luego, por el lugar, pasaron un grupo de guerrilleros, pero lo hicieron voltear para que no viera a las personas que pasaban.

Le dieron un radio y allí fue donde por fin López supo lo que pasó en su presencia, sin verlo. Fabiola Perdomo dijo en que un comando había ingresado al campamento, que se había presentado fuego cruzado y que habían muerto los 11 diputados. Así supo que fue el único sobreviviente.

"Esa fue la depresión más grande. Me sacaron porque yo era un grosero". Con estas palabras López reconoció que su rebeldía fue lo que lo salvó de haber muerto en cautiverio.

Asegura que en la selva "a uno no le queda sino la dignidad. La gran pelea que dábamos todos era para que nos respetaran".

Hay que seguir por los que quedan

Desde el 21 de diciembre Sigifredo López supo que quedaría en libertad. Desde ese día comenzó para él una nueva etapa, esa que contaba segundo tras segundo para regresar nuevamente a la vida. Afirmó que la noticia le llegó en medio de la final del campeonato del fútbol colombiano. "Yo presentía que algo así se presentaría desde el mes de diciembre", comentó.

Comentó que ayer lo sacaron muy temprano hasta el sitio donde era la liberación. "Hubo dificul-tades para aterrizar, pensé que las cosas que podían atrasar". Finalmente, todo terminó bien.

Lejos de la selva agradece a todo el país y a cada una de las personas que hicieron posible su li-beración, especialmente Piedad Córdoba, por quien pide respeto. "Uno no tiene derecho a difa-marla, a agredirla por su labor, a deslegitimar sus actos", dijo. 

Sobre las liberaciones dijo que son hechos reales. "Colombianos por la paz está consiguiendo por medio de un espacio político la libertad. No podemos estar tranquilos hasta que no saquemos a todos los secuestrados, tenemos que lograr espacios de paz y reconciliación. Todos tenemos que rodear al presidente Uribe para que lo haga".

sobre la muerte en cautiverio López dijo: "Morir en medio de gente cruel y despiadad es verraco. Hay que sacar a la gente del medio para seguir. Le pedimos al Gobierno que saque a los que quedaron en medio del conflicto y que sigan con su lucha".





Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad