domingo 07 de marzo de 2010 - 10:00 AM

La ropa deportiva tiene sello santandereano

Hace 15 años tres de los hermanos Cordero Chaín, no se imaginaban lo que tienen hoy.

Una empresa consolidada en la industria de la confección de ropa deportiva para niños, jóvenes y adultos, que le apunta a incrementar su producción para generar más empleo en la ciudad.

La familia tiene una trayectoria marcada en la industria de la moda de Santander. Sus padres, abuelos y hasta bisabuelos, de descendencia turca, eran dueños de negocios como Telas París hace ya medio siglo, por lo que desde ese entonces eran reconocidos en la ciudad.


Así empezó

Viviana, una de las hermanas, se ingenió como proyecto de grado para la validación de su carrera de administración de empresas, la creación de una empresa de confección de pantalonetas deportivas para hombre.

El garaje de su casa y la experiencia de su madre en diseño y confección, parecieron en un principio ser los ingredientes adecuados para que el proyecto, que en ese momento era experimental, se convirtiera en la marca santandereana. Hoy compite con firmas extranjeras como Adidas o Nike.

'En ese momento el segmento de ropa deportiva local no había sido explotado y las marcas que ingresaban eran extranjeras con altos precios. Por lo que las prendas que empezó a desarrollar la familia eran una solución para que las personas de estratos bajos pudieran adquirir prendas deportivas de bajo precio', dijo Julián Díaz, gerente de producción

Sin embargo, la producción seguía desarrollándose en el garaje de la casa y no contaba con una marca propia, pero los pedidos se incrementaban.

Así que el proyecto universitario ya no era tan experimental.

Por eso, al negocio que no tenía consolidada una estructura ni era reconocido como una empresa, le había llegado la hora de ponerse en orden.

El mercado en ese momento sólo les demandaba producir uno o dos modelos de pantalonetas anualmente, por lo que eso fue lo que produjeron durante casi 48 meses.

'Empezamos a crecer al doble luego a triplicar la producción y no dábamos abasto. Así que del garaje de la casa pasamos a otra casa completamente destinada al negocio y de allí hasta tener nuestra sede propia con la infraestructura adecuada', afirmó Claudia Cordero Chaín, que se desempeña como gerente de producción.


El salto

Con el negocio en marcha el gran trampolín fue la participación en Expovestir, donde conocieron los primeros clientes.

'Uno de ellos fue un vendedor que llevó el mostrario a Cúcuta, que en ese momento les obligó a duplicar la producción, que se concentraba en Cúcuta y Villavicencio', aseguró William Cordero Chaín, director administrativo.

De igual forma lograron avanzar en la organización y consolidación de la empresa por medio de las asesorías que consiguieron en el programa expopyme de la Cámara de Comercio de Bucaramanga y Proexport, que les permitió desarrollar un plan estratégico de exportaciones.

Después de la capacitación la empresa tomó otro rumbo y ya tenían perfectamente organizada la estructura, con sus departamentos productivo, financiero, jurídico y comercial.

'Estructurar en ese momento la empresa fue una decisión muy acertada porque estábamos en un punto de crecimiento importante, donde si no dábamos pasos acertados podríamos perder el mercado', añadió Claudia.

Hace dos años, siguiendo en el propósito de escalar peldaños, lanzaron la línea de ropa femenina, que les ha dado buenos resultados.

Sin embargo, algunas prendas tienen características Unisex.


sube y baja

Esta empresa se enlista entre las santandereanas que crecieron rápidamente con el mercado venezolano, pero que también perdieron con el cierre del comercio fronterizo.

Hace cuatro años las prendas deportivas de esta marca se comercializaban en 150 tiendas venezolanas, y en su momento los pedidos desbordaron la capacidad de producción, a tal punto que el 58% de los productos concentraban sus ventas en el vecino país.

De igual forma también son conscientes de que parte del éxito de la empresa y de que ésta se sostenga es afrontar el mercado de productos chinos que invaden la ciudad

Sin embargo, el cierre venezolano no fue del todo negativo, pese a que tuvieron que hacer algunos despidos.

Ante la situación la empresa retomó el mercado nacional y estructuró en cuatro las colecciones que se producen en el año con buenos resultados.

 

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad