domingo 29 de noviembre de 2009 - 10:00 AM

Me apodan Zapatoca

Masca Mechas, Care’Polla, Tripa Picha, Mata Perros, Carga Tiestos, Rabo Pelao, Pati Tuertos, Buche de Olla y Mata Sapos, son sólo algunos de los apodos que, generación tras generación, han acompañado a los apellidos de las familias de quienes han nacido en Zapatoca.

Allí no puede haber una persona sin apodo. Son tan importantes los apelativos, que si usted no tiene uno de ellos, de manera literal, no es considerado como hijo de esta tierra. Cuando Ricardo Díaz Serrano, natural de Zapatoca, se presenta ante los demás, dice que él es ‘Queso Picho’, por lo Díaz; e ‘Infernal’ por lo Serrano.

Y no es el único que se enorgullece al presentarse así. El actual alcalde de ese municipio, Octavio Gutiérrez Rueda, dice ser de los Rueda ‘Paloblanco’; el viceministro de Turismo, Óscar Rueda, es de los Rueda ‘Bola’. Es más, el autor de esta nota periodística es de los Ardila ‘Cuarenta y Ocho’.

Hay verdaderos clanes de apodos. Incluso los hogares tienen sus propios escudos, himnos y banderas. Los Rueda ‘Chachío’, por mencionar solo una rama de este apellido, tienen convenciones anuales donde presentan a sus ‘cachorros’. Para poder participar en tales reuniones, deben mostrar un boleta intransferible: la llamada cédula ‘Chachía’.

¿De dónde vienen los apodos de esta tierra?

Todo nació de una costumbre tan vieja como el mismo pueblo. Cuentan que los grandes patricios de la época, les ordenaban a sus hijos que contrajeran nupcias con miembros de su propia familia para perpetuar el linaje.

Total: les tocaba casarse entre primos, dándole pie al estribillo aquel que dice así: 'entre prima y primo, más me arrimo’. No hacerlo, implicaba ser declarado como ‘hijo o como primo no grato y hasta raro’.

Una vez una mujer de apellido Corzo fue desterrada de Zapatota, sólo porque fijó sus ojos en un joven Arbeláez. Fue ex comulgada, e incluso ella y su esposo fueron conminados a no regresar nunca a casa, so pena de ser vilipendiados.

Así las cosas, los apellidos se multiplicaron con una facilidad pasmosa. No en vano usted encuentra en Zapatoca apellidos repetidos por doquier: en los documentos de identidad, en los directorios telefónicos, en la Registraduría y hasta en los panteones del cementerio.

Un nombre como el de José Gómez está escrito en no menos de 350 lápidas del camposanto del pueblo. ¡Claro! allá están todos los clanes de ese reconocido apellido.

La verdad es que casi todas las personas se apellidan igual: Serrano, Acevedo, Pinilla, Quijano, Martínez, Santamaría, Otero, Plata, en fin…Por eso, los apodos pasaron a ocupar un puesto más importante que, incluso, los propios apellidos.


¿Qué significan?

Para Javier Gómez, de los Gómez ‘Masca Mechas’, estos apelativos quedaron grabados en la memoria colectiva a partir de lo curioso, gracioso o ingenioso que representaban en la época que vivían las familias.

'Los motes que bautizaron a muchos procedían de las voces de infancia; es decir, muchos de ellos fueron atribuidos por las barras de los amigos o por los compañeros de las escuelas. Otros afloraron por las características físicas de las personas, algunos más por el ‘estilo’ para hablar y unos más por físico capricho', sostiene el experto.

El conocedor averiguó que su apodo de ‘Masca Mechas’ nació por la forma particular como uno de sus antepasados cortejaba a sus novias mordiéndoles el cabello.

Don Salvador Serrano, quien es apodado ‘Sapilargo’, dice que su apodo surgió cuando su bisabuelo mandó a hacer un hierro para el ganado y se le ocurrió decirle al herrero que lo hiciera en forma de sapo largo; del cual salió el remoquete.

La verdad es que dicho mote no fue del agrado de las mujeres de esa familia. ¡Imagínese! a todas ellas les dicen ahora 'sapilargas', y como se ve, 'se presta a equívocos'.

El apelativo de ‘Pone Huevos’ que pertenece a uno de los hogares Acevedo, cuenta cómo durante una fiesta uno de los antepasados de este clan se disfrazó de pollo. El hombre, algo pasado de copas, se metió en un gallinero, dizque a poner un huevo. Desde entonces, él y sus descendientes terminaron ‘bautizados’ así.

Hoy día, pasan cosas curiosas con los famosos apodos. Veamos el caso de tres señoras tocayas, quienes en la actualidad residen en la Ciudad Levítica. Las tres se llaman Zoila Serrano, pero las tres proceden de tres clanes distintos del apellido Serrano. Ellas se conocen hoy día como: ‘Zoila Ratona’, ‘Zoila Sapa’ y ‘Zoila Rana’.

También habría que mencionar que existen algunos apelativos que hoy ponen a sus dueños un tanto ‘colorados’. Se trata de los ‘Masca Chocas’, Los ‘Chocha Grande’, los ‘Apretapeos’ y los ‘Caga Recio’, por citar sólo unos cuentos. Y ni riesgos de averiguar las razones de semejantes apelativos; al menos, no las vamos a contar en este artículo.

La verdad, hay mil historias, algunas divertidas, otras no tanto, que dan cuenta de los singulares apodos. Se podría decir que para contarlas todas, sería preciso registrar más de una edición de Séptimo Día.

Lo que sí debemos informar es que un hijo de esa noble tierra, Carlos Serrano, quien vive en New York, está incorporando en la Internet todos los apodos de su familia y los de los demás clanes familiares. La verdad, ha encontrado tantos paisanos en la red, que hoy él mismo graba una película con sus nombres y apodos.

A lo mejor no será un éxito de taquilla, porque él es consciente de que su cinta tendrá más cara de documental personal que de otra cosa. Sin embargo, su filme le permitirá a más de un curioso conocer a un municipio santandereano donde vive el mayor número de homónimos y, sobre todo, a la tierra donde los apodos se heredan.


LOS APODOS MÁS CONOCIDOS

* Los Acevedo: Guamero, Guáimaro, Mico, Birungo, Caracolito, Care’polla, Coto de Mico, Buche de Olla, Potreritos, Pagüeño, Maíz Tostao, Caga Recio, Pate’palo, ‘Pone Huevos’, Boquecosa, Sanjuanero, Gorobeto y Gallinero.

* Los Ardila: Cuarenta y Ocho, Carelindos, Platanito, Cogote e Isidros.

* Los Arenas: Corraleja, Traga Cabuya, Toritos, Laguneros, Zute, Mata Perros, Calabazos, Lupias, Cristo e’ Yucas y Puentanos.

* Los Díaz: Busca Niguas, Vegueños, Piojos, Corralejos, Bigotudos, Trompo e’ Fierro, Escapulario y Echa Cueros.

* Los Gómez: Tarumbas, Pati Tuertos, Mide Leguas, Calcetos, Masca Mechas, Jipatos, Traviesos, Mugres, Muceños, Masca Masca, Ñapa, Runcho, Vaca, Pilitas, Cachetones, Hachas, Bobos, Bota Troncos, Pichos y Ovejas.

* Los Martínez: Casquillo, Tominejo, Martínez, Cantero Cadejo, Cuero, Trapo, Pan de Yuca, Guarapo.

* Los Otero: Bole de Cebo, Dientones y Zanjones.

* Los Prada: Potreranos, Silencio, Anticuario, Plazuelanos y Fiqueros.

* Los Pinilla: Huevo e’ Pisca, Valladeño, Sarnosos, Patieros, Chica Fuerte, Escribanos, Trompa e’ Mula y Quiebra Manos.

* Los Plata: Templados, Cabezones, Giras, Quichos, Porrones, Picos, Grillos, Paloblanco, Culecos, Candelillos, Nuquezos, Caldo Frío, Cucanos, Bolas y Ranas.

* Los Quijano: Tripa Picha, Trapichero, Batanero y Talego.

* Los Rueda: Chachío, Floranos, Camarilla, Pepi-Higuerilla, Boñiga, Picacho, Chique, Pisca, Pate-Macho, Tinajo, Pajarito, Estropajo, Jesucristo, Cachos, Chuchos, Tiene Huevo, Faras, Armadillos, Rabo Pelao, Vitrolas, Cabos, Bola, Zanca Maluca, Pote, Mata Osos, Mula y Tote.

* Los Suárez: Solapa, Picapiedra, Coto’e Lora y Come Tierra.

* Los Serrano: Cagalera, Mata Sapo, Sapa, Rana, Ratona, Cacicas, Pezuña, Salta Gato, Guara, Caimán, Sapilargos, Infernales, Mansa Potes, Tira Lilas, Mangui Largos, Carga Tiestos, Potreranos, Toritos y Guacharacos.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad