Publicidad

Tendencias
Jueves 29 de febrero de 2024 - 12:00 PM

Abuelita vivió hasta los 117 años y se alimentó de lo mismo todos los días

Emma Morano oriunda de Piamonte, Italia, vivió 117 años. A lo largo de su vida, fue testigo de guerras, cambios de papas y avances tecnológicos. La mujer reveló sus secretos para la longevidad

Compartir
Imprimir
Comentarios

Compartir

Después de cumplir 117 años, los medios entrevistaron a Emma Morano, originaria de la región de Piamonte en Italia, para preguntarle cuál era su secreto para una vida tan longeva. Con su característico humor, respondió que se debía a dos cosas: mantenerse alejada de los hombres y seguir una estricta dieta que adoptó después de la Primera Guerra Mundial.

Emma, la primogénita de ocho hermanos, llegó al mundo el 29 de noviembre de 1899. A lo largo de su vida, fue testigo de guerras, cambios de papas, avances tecnológicos y más de 90 gobiernos italianos, entre una infinidad de eventos significativos que moldearon el curso de la humanidad en el último siglo. Esta italiana se convirtió en la última persona nacida en el siglo XIX que permaneció con vida hasta su fallecimiento el 15 de abril de 2017.

A pesar de la aparente belleza de vivir tanto tiempo, la vida de Morano estuvo plagada de dificultades durante sus 117 años. Tuvo que enfrentar la dolorosa pérdida de su único hijo y sufrió en un matrimonio marcado por el abuso.

Por esa razón, decidió permanecer soltera durante el resto de su existencia, una elección que la llevó a alcanzar una edad extraordinariamente avanzada, considerando que en Italia la esperanza de vida ronda los 84 años. Emma reveló que su único amor fue un hombre que pereció durante la Primera Guerra Mundial, y desde entonces no volvió a interesarse por nadie más.

“Era alguien de aquí, del lago. No quería casarme con él, pero él me obligó. Vivíamos en el mismo patio y un día envió a su madre a llamarme”, contó Emma en medio de una entrevista con el medio local La Stampa en 2011. “Fui allí y me dijo ‘si te conviene, puedes casarte conmigo, si no, te mato’. Tenía 26 años. Me casé”, agregó.

Sin embargo, la relación llegó a su fin en 1938, apenas un año después de que su único hijo falleciera a los seis meses de edad. Desde entonces, decidió no volver a casarse porque, en sus propias palabras, "no quería ser dominada por nadie".

“Como tres huevos al día y para hacer la digestión bebo la grappa que preparo yo misma: la meto en un frasco con siete hojas de salvia, un racimo de ruda y unas uvas. Luego la bebo con una cuchara”, contó la anciana, aunque en sus últimos años de vida lo redujo a dos huevos diarios.

Otro factor que atribuyó a sus 117 años de vida, según ella misma, fue la genética, ya que su madre vivió hasta los 91 años y algunas de sus hermanas alcanzaron los 100 años de edad.

En resumen, aquellos que aspiren a vivir el mayor tiempo posible encontrarán en la vida de Emma Morano un ejemplo de longevidad a seguir.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí y únase a nuestro canal de Whastapp acá.

Publicado por Tendencias 2

Publicidad

Publicidad

Tendencias

Publicidad

Publicidad

Noticias del día

Publicidad