Publicidad

Tendencias
Lunes 26 de febrero de 2024 - 12:00 PM

Así operaba la red de tráfico a la que estaría vinculada la mamá de famosa reina de Barranquilla

Detrás del tráfico masivo de cigarrillos ilegales en Colombia estarían poderosas familias de La Guajira como es el caso de Noreidys Acevedo Cuadros madre de Sharon Gamarra actualmente la Señorita Barranquilla

Compartir
Imprimir
Comentarios
Tomada de Internet/Vanguardia
Tomada de Internet/Vanguardia

Compartir

Tomada de Internet/Vanguardia

“Líbrese orden de captura contra Noreidys Judith Acevedo Cuadros y contra Nora Ligia Díaz Rivera”, fueron las palabras de un juez de la república al autorizar a las autoridades judiciales para capturar a las dos mujeres en mención.

De acuerdo con un informe publicado por la revista Semana, Acevedo Cuadros y Díaz Rivera serían las figuras principales dentro de la organización de contrabando conocida como Frontera, que se especializa en la importación de contenedores con miles de cajetillas de cigarrillos ilegales, evadiendo el pago de impuestos y afectando el comercio formal de este producto en Colombia.

Para desentrañar las complejidades del contrabando en la región norte del país, tanto la Policía como la Fiscalía emprendieron una investigación hace dos años. Esta indagación ha destapado una amplia red criminal.

Una de las revelaciones más impactantes para los investigadores fue el descubrimiento de que detrás del tráfico masivo de cigarrillos ilegales en Colombia se encontraban poderosas familias de La Guajira, como es el caso de Noreidys Acevedo Cuadros, madre de Sharon Gamarra, actualmente la Señorita Barranquilla. Mientras Sharon participaba en los concursos de belleza en Colombia, su madre, Noreidys, aparentemente se encargaba de mover grandes sumas de dinero para facilitar la entrada de contrabando al país.

Según la investigación, Noreidys, a quien apodaban “La Financiera”, presuntamente se habría asociado con otras personas para solicitar contenedores cargados con cigarrillos ilegales desde Asia y, posteriormente, venderlos en Colombia sin cumplir con las obligaciones fiscales correspondientes.

Por otro lado, Nora Ligia Díaz, apodada por las autoridades como “La Madrina”, una empresaria destacada en La Guajira con influencias políticas y relaciones con individuos de pasado cuestionable, también jugaba un papel crucial en Frontera. De acuerdo con la investigación, Nora y Noreidys contaban con un sofisticado sistema para el comercio ilegal de cigarrillos.

La red de tráfico

El expediente de Frontera contiene una amplia gama de evidencias. Estas incluyen interceptaciones telefónicas, seguimientos, consultas en bases de datos y otras acciones llevadas a cabo por la policía judicial con el objetivo de obtener órdenes de arresto contra Noreidys y Ligia, identificadas como las principales líderes del grupo, así como contra otras cuatro personas (Kassandra, Jorge, Jade y Jeison), quienes ya han sido detenidas.

El seguimiento de los productos de contrabando reveló que estos eran distribuidos en Maicao, Barranquilla, Santa Marta, Valledupar, Bucaramanga y otras regiones de Colombia. Esto generó miles de millones de pesos para la organización, una cifra que las autoridades aún están intentando calcular debido a las dificultades para determinar la cantidad exacta de envíos realizados y el tiempo durante el cual se mantuvo en funcionamiento la operación ilegal.

De acuerdo con la investigación, la Madrina, la Financiera y los otros miembros de la organización habían acumulado una fortuna importante gracias al contrabando de cigarrillos. En una etapa posterior del proceso, la Policía Aduanera y la Fiscalía confiscaron propiedades de Frontera con un valor superior a los 3.500 millones de pesos.

Las autoridades no descartan la posibilidad de que, con su considerable poder económico, hayan decidido diversificar sus ingresos mediante el apoyo a campañas políticas. Este es otro de los ámbitos de investigación de la Policía y la Fiscalía, quienes buscan determinar si los fondos del contrabando se utilizaron para promover a figuras políticas en la región del Caribe con el fin de cooptar el poder municipal.

Hoy en día, estas mujeres son prófugas de la justicia. Tanto la Madrina como la Financiera tienen órdenes de captura en su contra. En el caso de Noreidys, las acusaciones son por el delito de concierto para delinquir con fines de contrabando, y a Nora se le suma el delito de enriquecimiento ilícito.

Las órdenes de captura se refieren a “un grupo de personas dedicadas a la importación de cigarrillos de contrabando provenientes de Aruba para luego distribuirlos y comercializarlos en Maicao, La Guajira”.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí y únase a nuestro canal de Whastapp acá.

Publicado por Tendencias 1

Publicidad

Publicidad

Tendencias

Publicidad

Publicidad

Noticias del día

Publicidad