Publicidad

Tendencias
Domingo 25 de febrero de 2024 - 12:00 PM

Cuáles son los riesgos de gestionar mal el duelo por la pérdida de un ser querido

Enfrentarse a la pérdida de un ser querido es una experiencia abrumadora y dolorosa Sin embargo la manera en que gestionamos este dolor puede tener un impacto significativo en nuestra salud mental y emocional

Compartir
Imprimir
Comentarios
Los expertos señalan que la idea es convivir con el impacto de lo sucedido, pero sin que sea el principal protagonista del día a día. Freepik / VANGUARDIA
Los expertos señalan que la idea es convivir con el impacto de lo sucedido, pero sin que sea el principal protagonista del día a día. Freepik / VANGUARDIA

Compartir

Los expertos señalan que la idea es convivir con el impacto de lo sucedido, pero sin que sea el principal protagonista del día a día. Freepik / VANGUARDIA

La pérdida de un ser querido es una de las experiencias más difíciles que cualquier persona puede enfrentar. La gestión adecuada del duelo es esencial para navegar por este difícil viaje, pero cuando se gestiona mal, los riesgos pueden ser profundos y duraderos.

Uno de los peligros más evidentes es el impacto en la salud mental. El duelo mal gestionado puede desencadenar o agravar trastornos como la depresión y la ansiedad.

Ignorar o reprimir el dolor puede conducir a problemas emocionales más graves a largo plazo. Es fundamental permitirse sentir y expresar las emociones de manera saludable, ya que la represión emocional puede generar consecuencias perjudiciales.

Otro peligro asociado con una mala gestión del duelo es la dificultad para establecer relaciones futuras. Aquellas personas que no han procesado adecuadamente la pérdida pueden enfrentar desafíos para conectarse emocionalmente con otros, lo que afecta sus relaciones interpersonales.

La incapacidad para enfrentar el dolor también puede manifestarse en comportamientos autodestructivos, como abuso de sustancias o conductas de riesgo.

La culpa y el arrepentimiento son emociones comunes en el duelo, pero cuando no se abordan adecuadamente, pueden convertirse en obstáculos insuperables.

Quienes no han perdonado a sí mismos por cosas no dichas o acciones no tomadas pueden experimentar un peso emocional adicional, afectando su autoestima y calidad de vida.

De acuerdo con Mary-Frances O’Connor, neurocientífica de la Universidad de Arizona, que centra su investigación en el duelo, indica que esta experiencia puede considerarse un “proceso de aprendizaje”. Una enseñanza sobre cómo vivir en el mundo sin un ser querido y para lo que el cerebro necesita adaptarse.

En conclusión, gestionar adecuadamente la muerte de un ser querido es crucial para preservar la salud mental y emocional a largo plazo. Buscar apoyo profesional, compartir emociones de manera abierta y permitirse el tiempo necesario para sanar son pasos esenciales.

Ignorar o reprimir el duelo puede llevar a consecuencias devastadoras. La sociedad debe comprender la importancia de brindar el apoyo necesario y desterrar el estigma asociado al duelo, fomentando un ambiente donde el proceso de sanación sea saludable y respetado.

Este artículo fue creado con la ayuda de inteligencia artificial, que utiliza machine learning para realizar los textos informativos. Además, fue revisado por un periodista de la sección web de Vanguardia.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí y únase a nuestro canal de Whastapp acá.

Publicado por A.C.

Publicidad

Publicidad

Tendencias

Publicidad

Publicidad

Noticias del día

Publicidad