Publicidad

Tendencias
Viernes 10 de noviembre de 2023 - 12:00 PM

Esta es la asesina que tenía orgasmos cuando mataba a sus víctimas

Karla Faye Tucker tenía 23 años cuando supo que sentía goce sexual al asesinar. Bajo el efecto de las drogas, el robo en la casa de un amigo terminó en un infierno de sangre y goce.

Compartir
Imprimir
Comentarios
Tomada de Internet/Vanguardia
Tomada de Internet/Vanguardia

Compartir

Tomada de Internet/Vanguardia

Karla Faye Tucker, nacida el 18 de noviembre de 1959 en Houston (Texas), Estados Unidos, era la menor de tres hermanas en apariencia proveniente de una familia normal, salvo por un detalle: su origen extramatrimonial. La doble vida de su madre, secretaria ejecutiva de día y trabajadora sexual de noche, detonó la desintegración familiar hasta el divorcio.

Con tan solo diez años, Karla cayó en las garras de las drogas, comenzando con tabaco y avanzando hacia sustancias más fuertes como marihuana y heroína. Abandonó los estudios para seguir los pasos de su madre, convirtiéndose en trabajadora sexual y groupie de bandas de rock, viajando con grupos como ‘The Eagles’ y ‘The Allman Brothers Band’.

A los dieciséis años, Karla contrajo matrimonio con Stephen Griffith, aunque la relación se desmoronó poco después. Con el tiempo, Karla se relacionaba con personas de reputación cuestionable, como Jerry Lynn Dean, quien a su vez la presentó a su futuro novio, Danny Garret, un hombre de 35 años. Nadie podía prever que el confidente de esta pareja se convertiría en un blanco a eliminar.

Durante esos años, Karla y Jerry tuvieron sus desacuerdos, algunas veces escalando a peleas intensas, en las cuales Danny tuvo que intervenir para evitar que la situación empeorara. En una de estas disputas, Jerry golpeó a Danny, rompiéndole las gafas y causándole una lesión que requirió atención médica debido a que un fragmento de cristal se incrustó en su ojo.

La dinámica entre este grupo de amigos no mejoraba, y el constante consumo de alcohol y drogas, al cual Karla se volvió completamente adicta, exacerbaba la situación. Fue así como, en la madrugada del 13 de junio de 1983, convenció a su novio y a otro amigo para darle una lección a Jerry, inicialmente con la intención de robarle la moto. Sin embargo, todo desencadenó una brutal masacre.

Karla intentó intimidar a Jerry, inmovilizándolo con sus rodillas y amenazándolo con la muerte si se movía. Jerry resistió, lo que llevó a que Danny interviniera golpeándolo con un martillo hasta dejarlo inconsciente. Mientras Karla vigilaba a Jerry, Danny y otro cómplice robaron la moto de la víctima y otros objetos de valor.

En medio de la oscura escena, la víctima luchaba por respirar, pero la sangre obstruía su garganta, emitiendo sonidos desgarradores que perturbaban a Karla. Con el objetivo de silenciarlo, la mujer no vaciló en agarrar un pico de construcción y emplearlo de manera violenta.

El grado de sadismo exhibido por Karla fue tan extremo que, según sus declaraciones posteriores a los investigadores y durante el juicio, experimentó un placer sexual inusual, llegando incluso a tener múltiples orgasmos. Su estado mental se encontraba completamente desequilibrado.

Después de alcanzar este clímax sádico, Karla encendió las luces y, al descubrir a una mujer debajo de las sábanas, la amante de Jerry, no dudó en arrebatarle la vida para eliminar testigos.

En una repetición macabra de su brutalidad, Karla tomó nuevamente el pico y golpeó a Deborah en 28 ocasiones hasta provocar su fallecimiento. Hundió la herramienta en el cráneo, el torso y finalmente partió su corazón en dos. De manera similar a su experiencia con Jerry, durante este acto sádico, Karla alcanzó nuevamente el punto culminante de placer.

Minutos después, la mujer y sus cómplices abandonaron la escena, dejando tras de sí un horror indescriptible. Mientras los cuerpos destrozados de las víctimas eran descubiertos, la pareja se dirigía a la casa de Douglas, el hermano de Danny, para ocultar los objetos robados.

Cuando Douglas les preguntó sobre lo sucedido, Karla y Danny no titubearon en admitir los hechos. En su confesión, revelaron que les divertía la idea de que sus acciones fueran ampliamente difundidas en todas las televisiones del país y así volverse famosos si eran atrapados.

La condena a muerte, el martes 3 de febrero de 1998, la convirtió en la primera mujer en 135 años en ser ejecutada en el estado de Texas

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí y únase a nuestro canal de Whastapp acá.

Publicado por Resumen Agencias

Publicidad

Publicidad

Tendencias

Publicidad

Publicidad

Noticias del día

Publicidad