Publicidad

Tendencias
Lunes 26 de febrero de 2024 - 12:00 PM

Veterinaria durmió con un perro lleno de quemaduras en una jaula y conmovió las redes

La veterinaria encontró la mejor manera de aliviar el dolor de Taka al dormir junto a él durante su hospitalización

Compartir
Imprimir
Comentarios

Compartir

La conmovedora imagen de una veterinaria durmiendo junto a un perro hospitalizado ha dado la vuelta al mundo. En noviembre de 2018, la casa donde vivía Taka con sus dueños en Estados Unidos se incendió. Durante el caótico incidente, su familia lo consideró perdido.

A pesar de los intentos de sus dueños por rescatarlo cuando se desató el incendio, Taka se encontraba bajo el porche en ese momento. La creciente intensidad del fuego obligó a sus dueños a tomar la difícil decisión de dejarlo allí. Las llamas eran extremadamente intensas, y no se vislumbraba una salida fácil. Sin embargo, afortunadamente, Taka logró escapar y corrió hacia la calle.

Su cuerpo mostraba signos de quemaduras, y sus quejidos, según informaron los vecinos, se escuchaban desde cierta distancia debido al dolor que experimentaba el perro. Fue un vecino quien lo encontró y lo llevó de inmediato al hospital veterinario Care More Animal.

“Tenía quemaduras alrededor de los ojos, en la boca, las orejas y la barriga”, detalló la veterinaria Emily Martin a The Dodo, la otra protagonista de esta historia.

Las quemaduras de Taka eran tan graves que, a pesar de los esfuerzos de todo el personal veterinario, el perro perdió la vista. Además, unos días después, comenzó a experimentar problemas respiratorios, lo que llevó a conectarlo a una máquina de oxígeno en la Clínica de la Universidad de Georgia. Después de estabilizarse, regresó al Care More Animal, donde su veterinaria, Emily, lo esperaba.

“Intento tratar a todos mis pacientes de la misma forma, pero su caso me atrapó el corazón un poco más (...). Cuando entró, gritaba de dolor. Me senté con él y empezó a calmarse”, afirmó Emily.

La veterinaria encontró la mejor manera de aliviar el dolor de Taka al dormir junto a él durante su hospitalización. La conexión entre ambos fue tan fuerte que la familia de Taka consideró que lo mejor para él era quedarse con Emily.

La historia detrás de la imagen de la veterinaria acostada junto al perro comenzó una noche en la que Taka no podía dormir solo. Emily decidió llevárselo a su casa y pasaron toda la noche juntos, luchando contra los fuertes dolores que sentía el perro. Al día siguiente, exhaustos, ambos cayeron rendidos. Fue en ese momento cuando un compañero de trabajo de Emily capturó la conmovedora imagen de los dos durmiendo.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí y únase a nuestro canal de Whastapp acá.

Publicado por Tendencias 2

Publicidad

Publicidad

Tendencias

Publicidad

Publicidad

Noticias del día

Publicidad