Así le fue a Santander con los Bonos

Conozca cómo les ha ido a los nueve municipios santandereanos que usaron el esquema de Bonos de Agua para invertir en obras de saneamiento básico y agua potable.

Floridablanca
Bonos, Agua, Santander, Carrasquilla, Obras, Sequía, Acueducto, Alcantarillado

El municipio suscribió cinco convenios interadministrativos con Acuasán (empresa de acueducto de San Gil) para ejecutar 37 obras de alcantarillado y acueducto.

De estas, la gran mayoría fueron entregadas y están funcionando. Entre las obras terminadas se encuentran los alcantarillados de La Cumbre, La Castellana, Laureles, Bellavista y Villabel (fase I). También se concluyeron los acueductos veredales de Helechales, Casiano, Vericute y La Cidra.

No obstante, hay varias obras que están inconclusas o sin funcionar, por lo que está en curso un proceso de responsabilidad fiscal en la Contraloría por $2.238 millones por dos de esos convenios: el 1189 de 2009 y el 963 de 2010.

El proyecto del acueducto veredal de Agua Blanca Parte Alta solo se ejecutó en un 28,27% y la obra se encuentra abandonada.

En el caso del alcantarillado del centro poblado La Hormiga, el avance fue del 62,16% y sigue pendiente la planta de tratamiento. Allí hay una emergencia ambiental, porque algunos residentes se conectaron a la red inconclusa y las aguas negras se están empozando en una finca del sector.

También quedaron sin concluir las obras de alcantarillado de Villabel (fase II) y Portal de Jericó, donde solo se ejecutó el 74,46%. Allí faltó terminar la vía, pero el municipio hizo la pavimentación con recursos propios.

Girón
Bonos, Agua, Santander, Carrasquilla, Obras, Sequía, Acueducto, Alcantarillado

El municipio suscribió un convenio interadministrativo con la Piedecuestana de Servicios en 2009 y celebró 10 contratos como parte de los planes maestros de alcantarillado de los barrios subnormales y de las veredas.

Entre estas obras se destacan la construcción de las redes sanitarias en seis barrios, la construcción de dos box culvert y la canalización de las quebradas La Chivata y Las Aldeas.

Todos los contratos se encuentran liquidados y entregados a satisfacción, excepto el de la ‘Construcción del interceptor sanitario Llanito Carrizal’, que está suspendido.

Esto debido a la falta del permiso para que las obras puedan pasar por la vía nacional en el sector del intercambiador del barrio El Poblado. Esta obra se encuentra interrumpida.

Girón es el municipio que más abonos a capital ha realizado en Santander (poco más del 20%), esto en parte a que ha refinanciado el crédito dos veces, la última de ellas con Idesán.

Gámbita
Gota a gota: Los Bonos de Agua en Santander, Carrasquilla

Gámbita fue el municipio de Santander que más se endeudó, pues comprometió el 80% de los recursos del SGP por 20 años.

Según la Contraloría, los contratos suscritos con Acuasán presentaron inconformidades técnicas, constructivas y administrativas. Para empezar, la planta de tratamiento de aguas residuales del casco urbano, si bien fue entregada a conformidad, estuvo varios años sin operar.

La actual administración local tuvo que gestionar $200 millones y espera ponerla en marcha en el transcurso del 2019. Algo similar ocurre con la planta de agua potable del corregimiento La Palma, que tampoco quedó funcional y se está buscando el dinero para dejarla operando.

El alcalde Edilson Salamanca explicó que el municipio está quebrado y “sin un peso para llevarles agua a muchas veredas”, por lo que le pidió ayuda al Gobierno Nacional para ejecutar estos proyectos o, al menos, tratar de reducir la deuda.

Onzaga
Gota a gota: Los Bonos de Agua en Santander, Carrasquilla

En general, las obras de acueducto y alcantarillado que se financiaron con los Bonos de Agua en Onzaga se ejecutaron sin inconvenientes y están funcionando. Allí los recursos se invirtieron principalmente en las redes que hay en el casco urbano y fueron ejecutados por la Piedecuestana de Servicios.

No obstante, hubo algunas presuntas irregularidades por la no ejecución de los acueductos de las veredas El Peñón, La Cuchilla y La Esperanza. Por ello, está en trámite un proceso de responsabilidad fiscal en la Contraloría.

En este caso, lo más preocupante es que tras las inversiones realizadas y el alto endeudamiento, el municipio se mantuvo con una muy baja cobertura de acueducto y alcantarillado (aproximadamente el 15%).

A la fecha ha pagado más de $2.300 millones, pero solo $140 millones han sido abonos a capital, es decir, el municipio no ha pagado ni el 10% del préstamo.

Lebrija
Gota a gota: Los Bonos de Agua en Santander, Carrasquilla

Lebrija es probablemente uno de los municipios de Santander que salió mejor librado, pues los trabajos contratados con Empas, consistentes en la optimización de la planta de tratamiento de agua potable y la reposición del alcantarillado en el casco urbano se cumplieron sin inconvenientes.

Además, si bien aún debe más de $3.125 millones (prestó $3.267 millones), es uno de los municipios que más ha avanzado con el pago de la deuda.

Aún así, si bien a la fecha Lebrija tiene una cobertura aceptable de agua y alcantarillado, no ha podido resolver los inconvenientes que históricamente ha tenido por el abastecimiento de agua en temporadas de sequía, pues actualmente el municipio debe recurrir al racionamiento de agua en épocas de altas temperaturas.

Se espera que esta problemática se resuelva con el suministro que le brindará en unos años el Acueducto Metropolitano de Bucaramanga.

El Carmen de Chucurí
Bonos, Agua, Santander, Carrasquilla, Obras, Sequía, Acueducto, Alcantarillado

El Carmen de Chucurí es uno de los municipios del país que más ha pagado intereses (si se compara con el monto prestado) y donde más investigaciones se han adelantado.

Allí se contrataron cuatro proyectos con Acuasán (Acueducto de San Gil), incluyendo el sistema de tratamiento de aguas residuales del casco urbano.

Por estos proyectos se iniciaron dos procesos de responsabilidad fiscal en la Contraloría (uno con fallo sin responsabilidad y el otro fue archivado parcialmente).

También se hizo una denuncia en la Fiscalía por el convenio 016 de 2009, porque se otorgó un anticipo del 100% a solo 60 días de haberse firmado el contrato, sin contar con las garantías suficientes.

Además, en el proyecto de la Ptar hubo un deslizamiento que causó varios inconvenientes. Si bien el sistema de quemado de gases no opera, el resto de la planta sí funciona.

Guaca
Bonos, Agua, Santander, Carrasquilla, Obras, Sequía, Acueducto, Alcantarillado

Con los ‘Bonos de Agua’ se construyeron en Guaca las redes de acueducto y alcantarillado del casco urbano. Estos trabajos, según la Alcaldía, se ejecutaron a conformidad y están funcionando. Fueron realizados por el mismo Municipio y la empresa municipal de servicios públicos.

A pesar de esto, el proceso no estuvo exento de inconvenientes, pues la Contraloría adelanta dos procesos de responsabilidad fiscal que suman una cuantía de más de $250 millones, por hechos relacionados con la contratación.

Es de los municipios de Santander que más ha avanzado en el pago de la deuda, pero aún así sólo lleva pagados poco más de $200 millones en capital, a pesar de que ya ha hecho pagos por $1.852 millones ($1.643 millones son en intereses).

Suaita
Gota a gota: Los Bonos de Agua en Santander, Carrasquilla

Los recursos de ‘Bonos de Agua’ en Suaita se usaron principalmente para construir las redes de alcantarillado pluvial y sanitario para la cabecera municipal.

Según la Alcaldía, se entregaron sin inconvenientes, están funcionando y no se han presentado atascamientos ni emergencias en su operación. Las obras fueron ejecutadas por Empas (Empresa de Alcantarillado de Santander) y el consorcio Plan Maestro Suaita 2010.

Dentro de los temas por mejorar está que el ‘emisor final efluente’ no cuenta con una planta de tratamiento de aguas residuales, pero este proyecto no fue incluido dentro del paquete de obras financiadas con los bonos.

Al igual que otros municipios que usaron los ‘Bonos de Agua’, Suaita se ha visto limitada para hacer nuevas inversiones en acueducto y alcantarillado, por la falta de recursos.

A la fecha ha pagado más de $2.277 millones, pero la mayoría se ha destinado al pago de intereses y sólo se han podido hacer abonos a capital por $114 millones.

San Joaquín
Gota a gota: Los Bonos de Agua en Santander, Carrasquilla

La celda que se construyó para la disposición de residuos sólidos se ejecutó, pero ya fue cerrada, porque cumplió su vida útil y ya se están realizando algunas labores de clausura. En otras palabras, esta obra que aún se está pagando ya no está funcionando.

Además, se ejecutaron 41 baterías sanitarias y 20 pozos sépticos. La actual administración local asegura que no hubo obras inconclusas.

Al tener comprometidos la mayoría de recursos del SGP, el municipio no cuenta con recursos para realizar nuevas obras de agua potable y saneamiento básico. Incluso se han afectado las actividades de mantenimiento.

De igual forma, de los $1.978 millones que ha pagado a la fecha, sólo $272 millones han sido abonos a capital y aún debe más de $1.500 millones.


Conozca cómo les ha ido a los nueve municipios santandereanos que usaron el esquema de Bonos de Agua para invertir en obras de saneamiento básico y agua potable.

Floridablanca:

Más información

Bonos, Agua, Santander, Carrasquilla, Obras, Sequía, Acueducto, Alcantarillado

El municipio suscribió cinco convenios interadministrativos con Acuasán (empresa de acueducto de San Gil) para ejecutar 37 obras de alcantarillado y acueducto.

De estas, la gran mayoría fueron entregadas y están funcionando. Entre las obras terminadas se encuentran los alcantarillados de La Cumbre, La Castellana, Laureles, Bellavista y Villabel (fase I). También se concluyeron los acueductos veredales de Helechales, Casiano, Vericute y La Cidra.

No obstante, hay varias obras que están inconclusas o sin funcionar, por lo que está en curso un proceso de responsabilidad fiscal en la Contraloría por $2.238 millones por dos de esos convenios: el 1189 de 2009 y el 963 de 2010.

El proyecto del acueducto veredal de Agua Blanca Parte Alta solo se ejecutó en un 28,27% y la obra se encuentra abandonada.

En el caso del alcantarillado del centro poblado La Hormiga, el avance fue del 62,16% y sigue pendiente la planta de tratamiento. Allí hay una emergencia ambiental, porque algunos residentes se conectaron a la red inconclusa y las aguas negras se están empozando en una finca del sector.

También quedaron sin concluir las obras de alcantarillado de Villabel (fase II) y Portal de Jericó, donde solo se ejecutó el 74,46%. Allí faltó terminar la vía, pero el municipio hizo la pavimentación con recursos propios.

Girón:

Más información

Bonos, Agua, Santander, Carrasquilla, Obras, Sequía, Acueducto, Alcantarillado

El municipio suscribió un convenio interadministrativo con la Piedecuestana de Servicios en 2009 y celebró 10 contratos como parte de los planes maestros de alcantarillado de los barrios subnormales y de las veredas.

Entre estas obras se destacan la construcción de las redes sanitarias en seis barrios, la construcción de dos box culvert y la canalización de las quebradas La Chivata y Las Aldeas.

Todos los contratos se encuentran liquidados y entregados a satisfacción, excepto el de la ‘Construcción del interceptor sanitario Llanito Carrizal’, que está suspendido.

Esto debido a la falta del permiso para que las obras puedan pasar por la vía nacional en el sector del intercambiador del barrio El Poblado. Esta obra se encuentra interrumpida.

Girón es el municipio que más abonos a capital ha realizado en Santander (poco más del 20%), esto en parte a que ha refinanciado el crédito dos veces, la última de ellas con Idesán.

Gámbita:

Más información

Gota a gota: Los Bonos de Agua en Santander, Carrasquilla

Gámbita fue el municipio de Santander que más se endeudó, pues comprometió el 80% de los recursos del SGP por 20 años.

Según la Contraloría, los contratos suscritos con Acuasán presentaron inconformidades técnicas, constructivas y administrativas. Para empezar, la planta de tratamiento de aguas residuales del casco urbano, si bien fue entregada a conformidad, estuvo varios años sin operar.

La actual administración local tuvo que gestionar $200 millones y espera ponerla en marcha en el transcurso del 2019. Algo similar ocurre con la planta de agua potable del corregimiento La Palma, que tampoco quedó funcional y se está buscando el dinero para dejarla operando.

El alcalde Edilson Salamanca explicó que el municipio está quebrado y “sin un peso para llevarles agua a muchas veredas”, por lo que le pidió ayuda al Gobierno Nacional para ejecutar estos proyectos o, al menos, tratar de reducir la deuda.

Onzaga:

Más información

Gota a gota: Los Bonos de Agua en Santander, Carrasquilla

En general, las obras de acueducto y alcantarillado que se financiaron con los Bonos de Agua en Onzaga se ejecutaron sin inconvenientes y están funcionando. Allí los recursos se invirtieron principalmente en las redes que hay en el casco urbano y fueron ejecutados por la Piedecuestana de Servicios.

No obstante, hubo algunas presuntas irregularidades por la no ejecución de los acueductos de las veredas El Peñón, La Cuchilla y La Esperanza. Por ello, está en trámite un proceso de responsabilidad fiscal en la Contraloría.

En este caso, lo más preocupante es que tras las inversiones realizadas y el alto endeudamiento, el municipio se mantuvo con una muy baja cobertura de acueducto y alcantarillado (aproximadamente el 15%).

A la fecha ha pagado más de $2.300 millones, pero solo $140 millones han sido abonos a capital, es decir, el municipio no ha pagado ni el 10% del préstamo.

Lebrija:

Más información

Gota a gota: Los Bonos de Agua en Santander, Carrasquilla

Lebrija es probablemente uno de los municipios de Santander que salió mejor librado, pues los trabajos contratados con Empas, consistentes en la optimización de la planta de tratamiento de agua potable y la reposición del alcantarillado en el casco urbano se cumplieron sin inconvenientes.

Además, si bien aún debe más de $3.125 millones (prestó $3.267 millones), es uno de los municipios que más ha avanzado con el pago de la deuda.

Aún así, si bien a la fecha Lebrija tiene una cobertura aceptable de agua y alcantarillado, no ha podido resolver los inconvenientes que históricamente ha tenido por el abastecimiento de agua en temporadas de sequía, pues actualmente el municipio debe recurrir al racionamiento de agua en épocas de altas temperaturas.

Se espera que esta problemática se resuelva con el suministro que le brindará en unos años el Acueducto Metropolitano de Bucaramanga.

El Carmen de Chucurí:

Más información

Bonos, Agua, Santander, Carrasquilla, Obras, Sequía, Acueducto, Alcantarillado

El Carmen de Chucurí es uno de los municipios del país que más ha pagado intereses (si se compara con el monto prestado) y donde más investigaciones se han adelantado.

Allí se contrataron cuatro proyectos con Acuasán (Acueducto de San Gil), incluyendo el sistema de tratamiento de aguas residuales del casco urbano.

Por estos proyectos se iniciaron dos procesos de responsabilidad fiscal en la Contraloría (uno con fallo sin responsabilidad y el otro fue archivado parcialmente).

También se hizo una denuncia en la Fiscalía por el convenio 016 de 2009, porque se otorgó un anticipo del 100% a solo 60 días de haberse firmado el contrato, sin contar con las garantías suficientes.

Además, en el proyecto de la Ptar hubo un deslizamiento que causó varios inconvenientes. Si bien el sistema de quemado de gases no opera, el resto de la planta sí funciona.

Guaca:

Más información

Bonos, Agua, Santander, Carrasquilla, Obras, Sequía, Acueducto, Alcantarillado

Con los ‘Bonos de Agua’ se construyeron en Guaca las redes de acueducto y alcantarillado del casco urbano. Estos trabajos, según la Alcaldía, se ejecutaron a conformidad y están funcionando. Fueron realizados por el mismo Municipio y la empresa municipal de servicios públicos.

A pesar de esto, el proceso no estuvo exento de inconvenientes, pues la Contraloría adelanta dos procesos de responsabilidad fiscal que suman una cuantía de más de $250 millones, por hechos relacionados con la contratación.

Es de los municipios de Santander que más ha avanzado en el pago de la deuda, pero aún así sólo lleva pagados poco más de $200 millones en capital, a pesar de que ya ha hecho pagos por $1.852 millones ($1.643 millones son en intereses).

Suaita:

Más información

Gota a gota: Los Bonos de Agua en Santander, Carrasquilla

Los recursos de ‘Bonos de Agua’ en Suaita se usaron principalmente para construir las redes de alcantarillado pluvial y sanitario para la cabecera municipal.

Según la Alcaldía, se entregaron sin inconvenientes, están funcionando y no se han presentado atascamientos ni emergencias en su operación. Las obras fueron ejecutadas por Empas (Empresa de Alcantarillado de Santander) y el consorcio Plan Maestro Suaita 2010.

Dentro de los temas por mejorar está que el ‘emisor final efluente’ no cuenta con una planta de tratamiento de aguas residuales, pero este proyecto no fue incluido dentro del paquete de obras financiadas con los bonos.

Al igual que otros municipios que usaron los ‘Bonos de Agua’, Suaita se ha visto limitada para hacer nuevas inversiones en acueducto y alcantarillado, por la falta de recursos.

A la fecha ha pagado más de $2.277 millones, pero la mayoría se ha destinado al pago de intereses y sólo se han podido hacer abonos a capital por $114 millones.

San Joaquín:

Más información

Gota a gota: Los Bonos de Agua en Santander, Carrasquilla

La celda que se construyó para la disposición de residuos sólidos se ejecutó, pero ya fue cerrada, porque cumplió su vida útil y ya se están realizando algunas labores de clausura. En otras palabras, esta obra que aún se está pagando ya no está funcionando.

Además, se ejecutaron 41 baterías sanitarias y 20 pozos sépticos. La actual administración local asegura que no hubo obras inconclusas.

Al tener comprometidos la mayoría de recursos del SGP, el municipio no cuenta con recursos para realizar nuevas obras de agua potable y saneamiento básico. Incluso se han afectado las actividades de mantenimiento.

De igual forma, de los $1.978 millones que ha pagado a la fecha, sólo $272 millones han sido abonos a capital y aún debe más de $1.500 millones.