viernes 16 de noviembre de 2018 - 4:05 PM

¿Quién tuvo la culpa con la emergencia de El Carrasco?

Más de un mes después del deslizamiento que ocurrió en la celda N° 4 de El Carrasco, aún hay muchos interrogantes por resolver sobre cuáles fueron las causas y quiénes son los responsables de lo que pasó.
Escuchar este artículo

Más de un mes después del deslizamiento que ocurrió en la celda N° 4 de El Carrasco, aún hay muchos interrogantes por resolver sobre cuáles fueron las causas y quiénes son los responsables de lo que pasó.

Por ejemplo, ¿hubo negligencia de parte de los alcaldes del área metropolitana, de la Emab o de las autoridades ambientales? ¿Se pudo haber evitado la emergencia? ¿Cumplió el relleno sanitario su vida útil? ¿Qué garantías hay de que lo que sucedió no va a volver a pasar?

Si bien la Alcaldía de Bucaramanga ha procurado ser cuidadosa a la hora de hacer señalamientos, Julián Serrano Gómez, representante legal del Consorcio de Disposición Final en El Carrasco, no duda en afirmar que hubo un alto grado de responsabilidad de los alcaldes del área metropolitana, quienes terminaron de hacer los aportes para las obras de mitigación sólo en julio de este año, es decir, nueve meses después de la declaratoria de la última emergencia sanitaria.

Según el ingeniero, lo sucedido en la celda N° 4 se hubiera podido evitar si se hubieran hecho a tiempo las obras de mitigación planteadas en septiembre de 2017, pues para el día de los hechos, el 3 de octubre de este año, ya debía estar operando la denominada fase tres de la celda N° 4, que es la que está proyectada para recibir las basuras de la región por los próximos dos años.

Esto debido a que la fase dos, el sitio donde se estaban disponiendo los residuos sólidos, ya había cumplido su vida útil, tal y como lo señaló la Autoridad Nacional de Licencias ambientales, Anla, tras una visita técnica hecha en marzo de este año.

Floridablanca fue el último

Tras una serie de derechos de petición radicados por esta redacción, la Unidad Investigativa conoció que sólo hasta hace cuatro meses se terminaron de girar los $4.135 millones que los alcaldes del área metropolitana se comprometieron a aportar tras la declaratoria de la última emergencia sanitaria.

El último en hacerlo fue Floridablanca, que cumplió con su compromiso de $1.033 millones en julio de este año. Antes de esto, Piedecuesta hizo su aporte de $413 millones en mayo y Girón ($620 millones) lo hizo en abril.

El resto de los recursos, $2.067 millones, corresponden a Bucaramanga, que llegaron a través de utilidades de la Emab de 2017.

Este presupuesto es necesario para obras de mitigación y complementarias como la construcción de diques, el dren principal de los lixiviados, el dren de fondo y los trabajos de impermeabilización (instalación de la geomembrana) en la llamada fase tres de la celda N° 4.

A pesar de esto, hoy en día, un año después de la declaratoria de la emergencia sanitaria, dichos trabajos aún no se han iniciado y solo hay un acuerdo de voluntades suscrito en septiembre de este año y un otrosí.

Hubo una cadena de factores

Pero no sólo el retraso en la ejecución de estas obras de mitigación pudo influir en la emergencia ocurrida en El Carrasco. Según pudo conocer esta redacción, hubo una serie de factores que, combinados, llevaron a que ocurriera el deslizamiento.

Para empezar, en los días previos al incidente se dieron fuertes lluvias que pudieron haberle agregado peso adicional a la celda que colapsó.

De igual forma, en el marco de la emergencia sanitaria era indispensable la construcción de un box coulvert, como paso previo al inicio de las obras complementarias. Este fue contratado por el Área Metropolitana (AMB) por $2.396 millones, pero para septiembre de este año la obra no había culminado.

Esto en parte al conflicto que se dio en julio de este año, debido a que la Cdmb suspendió la obra por unos días por la afectación del DRMI (zona de protección). Esto se resolvió el 13 de julio, cuando el Consejo Directivo de la autoridad ambiental aprobó el cambio en el polígono del DRMI en una sesión extraordinaria. Días antes, la Emab amenazó con no recibir basuras de otros municipios.

Además, según la Cdmb, el pasado 7 de septiembre, en el marco de las obras del box culvert, se dio una “deflexión y ruptura de la estructura instalada para los lixiviados”, hecho por el cual está en trámite un proceso sancionatorio.

A sacar la zona de Girón del DRMI

Otro factor determinante, según el ingeniero Eliseo Osorio, quien asesora a la Alcaldía de Bucaramanga en la emergencia, es que hay una limitación en la operación en El Carrasco porque no se pueden intervenir las 38 hectáreas que están en jurisdicción de Girón.

Dicho terreno fue adquirido por la Emab en 2017 (se lo compró al Acueducto Metropolitano, amb) por unos $1.400 millones y se estima que tiene capacidad para recibir residuos sólidos por un periodo de 33 años.

No obstante, no se puede usar porque estaría en zona de DRMI (zona de reserva o protección). Esto obliga a que la disposición en El Carrasco se haga mediante la técnica de relleno sanitario tipo ladera, en vez de la técnica de relleno tipo trinchera o una modalidad mixta, mucho más apropiadas para el terreno.

Según Osorio, es más óptimo, económico y lógico usar la estructura natural de la ladera que está en el costado de Girón, para soportar parte del peso de la celda, en vez de realizar las obras de mitigación planteadas con la emergencia sanitaria.

La Alcaldía de Bucaramanga y la Emab defienden, además, que ese terreno puede usarse para los próximos 30 años, implementando la técnica de relleno sanitario desde cero y con un menor impacto ambiental, una vez se cumpla la vida útil de la fase 3 de la celda 4 de El Carrasco en septiembre de 2020.

No obstante, esto podría ir en contravía del fallo del Tribunal Administrativo de Santander, que obliga al cierre de El Carrasco desde septiembre de 2011. De igual forma, la comunidad de Girón se ha opuesto a que el relleno sanitario metropolitano se ubique en su jurisdicción.

¿Qué va a pasar en el corto plazo?

Por lo pronto, los residuos sólidos de Bucaramanga y otros 16 municipios de la región están siendo enterrados en una celda de contingencia ubicada en la cárcava uno, que tiene una vida útil de cuatro meses y medio (se cumple en febrero).

Actualmente, el ingeniero Jaime Suárez (asesor externo) está haciendo los nuevos diseños de la fase tres de la celda N° 4 y se espera que para enero o febrero se hayan ejecutado las obras de mitigación y complementarias necesarias en la nueva área, que operaría hasta el fin de la actual emergencia sanitaria (septiembre de 2020).

Hipótesis de la Cdmb

Un informe preliminar realizado por la Cdmb entrega cuatro hipótesis para explicar el colapso de la fase dos de la celda 4 de El Carrasco el 3 de octubre, advirtiendo que el deslizamiento se dio por un presunto sobrepeso que afectó la estructura y desde el día anterior se dio un posible afloramiento de lixiviados.

  1. Una primera hipótesis es que se pudo haber superado la capacidad disponible y el peso de la basura acumulada no pudo ser soportado por las estructuras de la celda.
  2. Otra hipótesis es que pudo haberse dado una deficiencia en el control de lixiviados, lo que generó una sobresaturación y un sobrepeso en la celda.
  3. Otra teoría apunta a que la emergencia pudo estar relacionada con la construcción del box coulvert, pues los tubos de drenaje de los lixiviados terminaron aplastados y esto pudo haber generado el represamiento de los lixiviados.
  4. Una cuarta teoría apunta a un mal manejo de las aguas lluvias, las cuales aumentaron en los últimos días y pudieron generar una sobresaturación en la fase 2 de la celda 4.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por

Etiquetas

Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad