jueves 15 de junio de 2023 - 12:00 AM

Conozca el Pollogami, un ejemplo del arte del buen hacer empresarial

Como un reconocimiento al trabajo en equipo y a la implementación de buenas prácticas productivas, se creó esta imponente escultura que estuvo en Bogotá, Bucaramanga y ahora llega a Medellín.
Compartir

Hacer las cosas bien es un compromiso, pero hacerlas bien y con pasión es todo un arte.

Con pasión se trabaja con disciplina para alcanzar las metas y se construyen historias que impactan positivamente la vida nuestra y las de otras personas.

Precisamente esto es lo que hace Pollo Friko, donde el arte del buen hacer es un mandato en toda la cadena de producción del pollo hasta que llega a su mesa.

Así que cuando se quiere comer el mejor pollo en Bucaramanga se habla de Friko, una marca de Grupo Bios.

En Friko, hoy son 600 familias comprometidas con el buen hacer. Ellas son las encargadas del bienestar de las aves, garantizándoles una nutrición balanceada y agua potable de calidad en los 30 municipios donde hace presencia la marca. Por esta razón, allí no sólo se alimentan pollos, si no que se crían con amor y dedicación.

Estas familias, que han dedicado varios años de sus vidas al arte del buen hacer, se dieron a la tarea de plasmar en una escultura lo que saben hacer.

Si usted visita Medellín entre el 12 al 19 de junio en Arcadia y del 21 al 28 de junio en el Centro Comercial Santa Fe se encontrará un gigante que debe conocer. Se trata de Pollogami, una escultura elaborada en acero que simula un pollo en origami de más de 4 metros de altura y 2 de ancho.

Pollogami es una obra de arte con la cual se buscó exaltar el trabajo y las prácticas del buen hacer de procesos y trabajadores de Friko. Además, este gigante tiene en su cuerpo unos emotivos mensajes que resaltan el trabajo de quienes hacen las cosas bien y con pasión, como usted.

El buen hacer en esta compañía es trasversal a todos los procesos. Por eso, promueve la producción sostenible y responsable, para lo cual reutiliza las camas de las granjas, que están compuestas de cascarilla de arroz y viruta de madera, como un aporte a la preservación del medio ambiente. También cuenta con paneles solares en sus instalaciones para el uso de energías renovables y trabaja con comunidades en proyectos de formación para crear emprendimientos locales.

Sin duda, cada pollo que se cría en una granja de Friko es el resultado del trabajo en equipo y la pasión por la calidad y el bienestar animal.

Noticias relacionadas:

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí y únase a nuestro canal de Whastapp acá.
Publicado por
Lea también
Noticias del día
Tendencias