lunes 19 de octubre de 2020 - 12:00 AM

El cuidado del agua, eje fundamental del turismo ecosostenible

Una apuesta mundial en expansión permanente es el turismo sostenible. Visitar hermosos lugares donde la naturaleza es el eje de desarrollo de una propuesta ecoturística minimizando el impacto sobre el medio ambiente y la cultura local, se constituye en el mejor destino de viaje.
Escuchar este artículo

Uso de energías limpias (solar y eólica), materiales amigables con la naturaleza para la construcción de hoteles, debido uso de los afluentes hídricos (ríos, lagunas y quebradas), desarrollo de sistemas de reciclaje y generación de ingresos y empleo para la población local, entre otros, hacen parte de una amplia lista de acciones que soportan el turismo ecosostenible.

En ese contexto se pensó Refugio Piedra Parada, un lugar de descanso y entretenimiento en el Páramo de Berlín, municipio de Tona, que es referente de turismo ecosostenible en Santander.

A 3.200 metros sobre el nivel del mar, a escasos 57 kilómetros de Bucaramanga por la vía a Pamplona, los viajeros pueden disfrutar de un paisaje rico en fauna, flora y recursos hídricos, característico de los páramos.

Refugio Piedra Parada, por ejemplo, cuenta con dos nacimientos de agua que están ubicados en la parte alta de sus montañas. Dentro de la política de ecosostenibilidad, en 2018 participó en un proyecto liderado por la CDMB y la Gobernación de Santander, en el que aisló de forma voluntaria cerca de 80.000 metros cuadros de su terreno, para proteger esas fuentes hídricas.

“Con estas acciones estamos garantizando el cuidado del agua y el aumento de su caudal, para que en épocas de verano no se generen problemas por sequía”, explica Nicolás Mantilla Reinaud, gerente de Refugio Piedra Parada.

Como parte del compromiso de ecosostenibilidad, el cuidado del agua se da en tres frentes: Desde la fuente hídrica para evitar que los animales afecten los yacimientos, se potabiliza para el consumo humano y se tratan las aguas servidas que luego se reciclan para riego de pastos.

$!Suministradas / VANGUARDIA / Planta de Tratamiento de Aguas Residuales - PTAR en Refugio Piedra Parada.
Suministradas / VANGUARDIA / Planta de Tratamiento de Aguas Residuales - PTAR en Refugio Piedra Parada.

Refugio Piedra Parada, desde el inicio de su operación hace tres años, dispone de una Planta de Tratamiento de Aguas Residuales, PTAR, eje fundamental de operación de este complejo turístico y recreativo.

De esa forma, el agua que se usa se conduce por un sistema de alcantarillado subterráneo para llegar a la PTAR. La planta es operada por un habitante de la zona, debidamente capacitado para tratar el líquido.

El tercer paso es la purificación final de las aguas residuales, que se hace en el módulo de perfección. “Pasamos por un floculante (sustancia para separar sólidos del agua), que nos va a ayudar a separar el material particulado; tenemos un filtro de arena, en donde van a quedar todas esas partículas; tenemos un sistema de electrólisis que ayuda a hacer toda esa purificación, y en la parte de arriba tenemos algo muy importante, que lo instalamos cuando nos certificamos en Check in Covid Free, que es una lámpara de luz ultravioleta que destruye todos los microorganismos, bacterias y gérmenes presentes en el agua”, explica el ing. Mantilla Reinaud.

El proceso de tratamiento de las aguas residuales termina con la aplicación de cloro para luego depositarlas en unos tanques desde donde se accede para riego de los potreros. “Así reciclamos el agua nuevamente, es decir, no estamos generando contaminación y somos ecosostenibles, que es el eje fundamental del proyecto: cuidar el agua del páramo”, puntualiza este empresario.

“Protegemos el agua en los nacimientos, la potabilizamos para usarla y luego de usada la tratamos para devolverla de nuevo al medio ambiente de forma segura”: Ing. Nicolás Mantilla.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por
Lea también
Publicidad
Publicidad
Publicidad