martes 01 de noviembre de 2022 - 12:00 AM

El gas natural, clave en la transición energética de Colombia

El gas natural en Colombia es un combustible esencial. Su creciente demanda, gracias a su versatilidad y a que se produce en su totalidad en el país, así lo ratifica. Pensar en comprarlo a mercados externos es ahondar la crisis socioeconómica que deja la pandemia. Conozca las razones por las que hay que usarlo y su rol en la transición energética.

Si bien dos décadas atrás hablar de cocinas, negocios, industrias y carros operados por gas natural aún era un tema poco visible, hoy son cerca de 36 millones de personas que se benefician de este energético todos los días.

El gas natural domiciliario y el GLP en nuestro país es usado por 13.5 millones de familias, más de 650.000 vehículos convertidos a gas natural, más de 3.700 vehículos de carga y pasajeros y dos de cada tres industrias lo emplean en diversos procesos productivos. Incluso, cuando no hay suficiente agua en los embalses, este combustible es usado para generar energía eléctrica, lo cual ha permitido alejar al país de los apagones.

En Santander, alrededor de 500.000 usuarios lo emplean en sus hogares, mientras que cerca de 400 mil personas, en su mayoría en áreas rurales, se abastecen del GLP, el gas que se comercializa en cilindros. En el sector comercial, unos 10 mil establecimientos lo consumen, y en la industrial, cerca de 90 empresas lo emplean.

Beneficios de alto impacto

Por ser más económico y de bajas emisiones contaminantes frente a otros energéticos, el gas natural es un combustible clave hacia la transición energética, un compromiso global e imparable que busca disminuir las emisiones de gases de efecto invernadero, de manera especial el CO2, causantes del cambio climático.

Además, puede reducir entre 40% y 50% las emisiones de CO2 al ambiente en comparación con otros energéticos, así como generar menos partículas contaminantes al aire, que son las causantes de enfermedades respiratorias.

Como parte de la apuesta al uso masivo de energías limpias, varias compañías del sector, entre ellas Ecopetrol, hoy están comprometidas con la conversión del transporte de carga. Actualmente existe un fondo de varias empresas con $800 mil millones para financiar la conversión a GNV a los vehículos de los transportadores independientes.

El gas natural también sirve para producir hidrogeno, el cual se utiliza para eliminar el azufre del diésel y la gasolina que se produce en las refinerías de Barrancabermeja y Cartagena. Así, se ha logrado una evolución en materia de calidad de combustibles que contribuye con la mejora del aire y que a su vez se cumple con estándares europeos.

Es tal el protagonismo de este combustible en la transición energética, que desde 2017 Ecopetrol desarrolla el programa Gas Social, que con recursos propios crea la infraestructura para llevar este energético a poblaciones vulnerables y en zonas distantes del país.

A la fecha, Gas Social ha conectado 17.500 familias, de ellas 750 en Barrancabermeja, La Vizcaína y Fortuna. De esta forma, alrededor de 70 mil habitantes en el país hoy usan el combustible. A 2024, la meta de Ecopetrol es conectar 70.000 nuevas familias, y al 2035 superar los 300 mil hogares beneficiados.

Transición con inversión

A 31 de diciembre de 2021, Colombia contaba con reservas de gas natural certificadas del orden de 3 tera pies cúbicos, volumen que abastecería el consumo durante aproximadamente ocho años.

“En Ecopetrol hemos focalizado mucho más inversiones a buscar y desarrollar gas natural en Colombia. Identificamos un potencial aproximado de 17 tera pies cúbicos, es decir, seis veces las reservas que tenemos; ese es el potencial que puede existir en el portafolio de Ecopetrol”, afirma Yeimy Báez, vicepresidenta de Soluciones de Bajas Emisiones de la petrolera.

Para gas natural, las inversiones de Ecopetrol 2022 - 2024 alcanzan una cifra sin precedentes: US$1.800 millones. Actualmente la actividad se centra en Casanare; en costa afuera del Caribe colombiano, donde se hallaron dos yacimientos de gas en aguas profundas: Uchuva1 y Gorgon 2; y en los departamentos de la costa norte, donde Hocol anunció la perforación exitosa del pozo Coralino – 1, ubicado en zona rural del municipio de Pueblo Nuevo, departamento de Córdoba.

“El potencial es muy grande y con las inversiones que estamos haciendo desde Ecopetrol se va a mantener algo muy importante, como lo es la soberanía energética, es decir, que nosotros podamos seguir teniendo el privilegio de consumir gas que se produce en Colombia”, agrega la vicepresidenta Báez de Ecopetrol.

Por eso, un eventual cese de inversión en el sector e importación de gas en un futuro cercano, sería un descalabro en términos sociales, económicos y ambientales para el país.

“Los colombianos somos privilegiados porque tenemos nuestro propio gas. En Colombia, con los últimos datos públicos del Gestor del Mercado, el gas natural ha tenido un precio promedio ponderado oferta nacional de 4.8 dólares por Mbtu (unidad de energía). Cuando nosotros por una eventualidad del sector eléctrico en Colombia importamos gas, ese combustible llega en precios entre 38 y 40 dólares por Mbtu, eso es siete u ocho veces lo que pagamos por el gas”, explica la Vicepresidenta de Soluciones de Bajas Emisiones de Ecopetrol.

La crisis que vive hoy Europa responde a la falta de autosuficiencia de gas y su dependencia con Rusia, que obliga a los países a pagar un gas muy costoso. “Hemos hecho estudios con países que importan gas, como Chile y Brasil, pero definitivamente el precio que tenemos los colombianos es gracias al gas que se puede producir y consumir acá”, dice.

De acuerdo con la vocera de Ecopetrol, en nuestro medio, la compra de gas a mercados externos podría incrementar el valor de la factura entre cinco a siete veces, pago insostenible para muchos usuarios, si se tiene en cuenta que en Colombia el 39% de las familias vive en condición de vulnerabilidad, según el DANE. Algo similar ocurriría con industrias o establecimientos comerciales, lo que haría inviable muchos negocios y el cierre dejaría a miles de personas sin empleo.

“Hay que hacer la transición energética, pero pensando en cuidar aquello que los colombianos necesitamos todos los días, como preparar los alimentos, tomar el transporte, que nuestros negocios funcionen... Para eso es fundamental tener soberanía, porque esta nos da el músculo financiero que se requiere para la transición, un proceso absolutamente necesario en el que Ecopetrol está muy comprometido”.

La invitación de Ecopetrol a la ciudadanía es a emplear combustibles limpios como el gas natural, reciclar y hacer uso racional del agua, la energía eléctrica, la ropa, los vehículos particulares... Además, a seguir apoyando a Ecopetrol, una compañía fundamental para el país, que hoy produce todos los combustibles y entrega a lo largo y ancho del territorio el 76% de gas natural y 85% de GLP.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.

Etiquetas

Publicado por
Lea también
Publicidad
Publicidad
Publicidad