viernes 21 de febrero de 2020 - 12:00 AM

Vacunación, la mejor estrategia para la prevención

Una de las mejores maneras en que los padres pueden proteger a sus hijos es vacunándolos, pues así se puede evitar el desarrollo de diversas enfermedades infectocontagiosas. Es tal la importancia de las vacunas que en el país el Ministerio de Salud cuenta con todo un esquema nacional en esta área. En Bucaramanga, SaludMía EPS intensifica esfuerzos para garantizar la aplicación de la vacunación tanto en niños como en adultos.
Escuchar este artículo

Seguir la vacunación obligatoria desde el nacimiento hasta los cinco primeros años de vida de un niño es esencial para la prevención de diversas enfermedades infectocontagiosas, según indican profesionales del área de la salud. De ahí que las EPS e IPS del país incluyan en sus programas todo un esquema de vacunación creado por el Ministerio de Salud Nacional.

La recomendación médica es llevar a cabalidad la vacunación, la cual inicia durante la primera semana después del nacimiento y continúa según el calendario hasta los cinco años de vida del niño.

En Colombia, el programa de vacunación del Ministerio de Salud cuenta con 21 vacunas que protegen contra 26 enfermedades, afirma Helga Janneth Luna Torres, médico pediatra del HIC. De estas, en la infancia se inicia con la aplicación al recién nacido de la BCG, que protege contra la meningitis tuberculosa, y la primera dosis de la hepatitis B.

Para el segundo mes “se administra polio, neumococo, rotavirus y la pentavalente, que protege contra la difteria, tétano, tosferina, haemophilus tipo B y hepatitis B; el cuarto mes se administra polio, pentavalente, rotavirus y neumococo; al sexto polio, pentavalente y la primera de influenza; a los siete meses la segunda de influenza; al año de vida la tripleviral que nos protege para sarampión, rubeola y paperas, y además administramos neumococo, varicela y hepatitis A”, explica esta profesional.

Ya, a los 18 meses de edad se suministra el primer refuerzo de BCG, así como de polio y fiebre amarilla y, a los cinco años, se administra el segundo refuerzo de BCG, un refuerzo de sarampión, rubeola y paperas, y otro refuerzo de varicela, que serían las vacunas obligatorias hasta esta edad (cinco años), agrega.

Las vacunas son una de las intervenciones que han brindado mayores éxitos en la historia de la humanidad, pues han contribuido a la erradicación global de enfermedades como la viruela y, por ejemplo, en 1991 se logró la eliminación de la poliomielitis, por citar algunos casos.

La aplicación de las vacunas en los primeros años de vida es fundamental para los niños, ya que durante este tiempo están mucho más expuestos a contraer enfermedades infectocontagiosas, de ahí la importancia de no atrasarse en la administración de las dosis. “Si hay retrasos en la vacunación es esencial que los padres informen al médico para ponerse al día con estas aplicaciones y llevar el calendario de manera regular y juiciosa para prevenir enfermedades”, señala la pediatra Helga Janneth Luna.

Objetivos claros

De acuerdo con el Ministerio de Salud Nacional, en este aspecto las IPS y EPS deben tener en cuenta los objetivos establecidos dentro de los lineamientos para la vacunación, entre los que se encuentran: intensificar la vacunación infantil en los niños de cero a cinco años; iniciar, continuar y completar los esquemas y refuerzos de las vacunas a todos los niños y niñas menores de seis años; vacunar al total de mujeres en segundo y tercer trimestre de gestación con una dosis contra influenza; disponer de la vacuna contra el VPH en todas las IPS vacunadoras que ofertan el servicio de vacunación con el esquema nacional autorizado.

Y es que no solo la vacunación es importante en la población infantil, pues existen otros grupos poblacionales a los que estos programas buscan llegar para prevenir el desarrollo de enfermedades. “En el país contamos con vacunas para mujeres en edad fértil entre los 10 y 49 años, pacientes mayores de 59 años, así como la vacuna del Virus del Papiloma Humano (VPH)”, resalta la médico pediatra.

Es de destacar que las altas tasas de vacunación que se vienen manteniendo a nivel mundial han reducido de manera importante enfermedades como difteria, sarampión, paperas, poliomielitis, rubeola, rubeola congénita, tétano e infecciones por neumococos, “lo que buscamos es tratar de dar cobertura universal de vacunación para así poder seguir disminuyendo las tasas de mortalidad y enfermedad que son causadas por todos aquellos gérmenes a los cuales ya tenemos una respuesta con las vacunas”.

En Bucaramanga, SaludMía EPS se apega a su programa de vacunación, establecido por el Minsalud, para ofrecer a sus usuarios toda la cobertura de prevención con las dosis requeridas no solo para los menores de cero a cinco años, sino para los demás grupos poblacionales.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por
Lea también
Comentarios
Comente con Facebook
Publicidad
Publicidad
Publicidad