sábado 03 de octubre de 2009 - 10:00 AM

166 personas han sido asesinadas en el área

Del primero de enero al 30 de septiembre de este año, 166 personas han sido asesinadas en Bucaramanga y el área metropolitana.

La mayoría de estos homicidios, 110, se han presentado en riñas asociadas con falta de tolerancia. Los restantes 56 crímenes están relacionados con sicariato, ‘limpieza social’, confrontaciones entre ‘parches’, venganzas, atracos y muertes pasionales.

Las cicatrices de la violencia registrada en lo que va del año dan muestra de los altos niveles de intolerancia así como de la crueldad y salvajismo con que han actuado algunos de sus protagonistas.

Primero fue la sanguinaria incursión del 2 de mayo de un grupo de vigilantes informales en el asentamiento Villa Esperanza, en Floridablanca, donde fueron acribilladas cuatro personas, entre ellas, un bebé. Y recientemente, el descuartizamiento de dos personas en una residencia del Centro de Bucaramanga.

Estos dos hechos evidencian la atrocidad y sevicia de algunos de esos 166 homicidios.

Vale decir que estos dos casos fueron resueltos por la Policía y el Cuerpo Técnico de Investigación, CTI, de la Fiscalía, que capturaron a los responsables.


La vida, en manos de atracadores

La delincuencia organizada, además de haber desfalcado el patrimonio de los bumangueses, ha ocasionado luto en varios hogares.

El pasado 21 de enero una pareja de fleteros asesinó a Pedro Pablo Delgado Ardila, de 55 años, en desarrollo de un atraco.

La víctima opuso resistencia a los asaltantes y uno de ellos le disparó y lo dejó herido de gravedad. Mientras Delgado Ardila era llevado de urgencia a la Clínica Metropolitana, donde a los pocos minutos murió, los fleteros huyeron con $170 millones que la víctima acababa de retirar de una entidad bancaria del centro de la ciudad.

Ocho meses después del crimen, los delincuentes que lo perpetraron siguen libres, pues las autoridades no han logrado capturarlos.

Pasaron dos meses desde el asesinato y atraco contra Delgado Ardila, para que las bandas de fleteros reaparecieran dejando a su paso otra estela de sangre y dolor.

Esa vez la víctima fue Jorge Carrillo Gómez, de 47 años, quien fue asesinado en Piedecuesta por delincuentes que le hurtaron $50 millones. Tres meses más tarde, la Sijin capturó a dos de los delincuentes que participaron en el hecho.

Si bien las autoridades han desmantelado cuatro bandas dedicadas al fleteo, en lo que va del año, 2.301 personas han sido víctimas de la delincuencia organizada, 351 casos más que los registrados en 2008, según cifras de la Policía Metropolitana.

Entre ellos están las historias de Jorge Barrera Álvarez, de 29 años de edad, hijo menor del ex jefe paramilitar José María Barrera Ortiz, conocido como ‘Chepe Barrera’. El joven ganadero fue asesinado por dos delincuentes, uno de ellos capturado por la Policía cuando le intentaban hurtar un reloj y un celular en el barrio Morrorrico.

El otro caso, más reciente, corresponde al de una mujer de 71 años, quien fue asesinada por un delincuente en el barrio Mejoras Públicas. La señora acaba de vender una casa.


Intolerancia: ‘sinónimo’ de muerte

La cifra causa estupor y sorpresa: 110 personas han sido asesinadas en el área metropolitana de Bucaramanga en medio de riñas asociadas, en su mayoría, a circunstancias de intolerancia.

En cerca del 70% de estas muertes, la víctima y el agresor ni siquiera se conocían, pero terminaron en peleas mortales por discusiones menores.

El 13 de abril, por ejemplo, el tío del futbolista Sherman Cárdenas fue asesinado de un disparo por un joven de 16 años en medio de una riña que se originó en el barrio San Martín, por una simple mirada.

El pasado 18 de julio, John Abelardo Vargas Piedrahíta, de 37 años, fue asesinado de varias puñaladas que le propinó un sujeto con el que tuvo una pelea por un cruce de miradas.

De forma similar fue asesinado el pasado 30 de agosto Andrés Becerra Bonilla, de 28 años, quien recibió dos puñaladas como resultado de una riña por negarse a regalarle un cigarrillo a un habitante de la calle. Los trágicos hechos ocurrieron en Piedecuesta.

Así mismo, y al parecer por deber dinero a un sujeto, Reinaldo Páez Díaz fue asesinado de seis disparos el pasado 18 de septiembre en el barrio Campo Alegre III, del municipio Lebrija.

Esta intolerancia llegó también a los núcleos familiares. El pasado 19 de julio José Martínez Gómez, de 85 años, asesinó de un disparo a su yerno, Luis Enrique Marciales Ortega, en medio de una discusión. Este crimen se presentó en la vereda Quebradaseca, en jurisdicción del municipio de Girón.

Un mes después, en el municipio de Piedecuesta, un joven de 17 años asesinó durante una riña a su medio hermano de la misma edad.

 

Los ‘parches’ se tiñen de sangre

Dos hechos de sangre protagonizados recientemente por los ‘parches’ prendieron las alarmas entre las autoridades y pusieron al desnudo la violencia con la que están arreglando sus diferencias. El 6 de septiembre, un joven de 18 años, identificado como Leonardo Ordóñez Herrera, fue asesinado en el barrio Panorama, en Floridablanca. El otro hecho se presentó el 27 de septiembre en la Ciudadela Real de Minas donde fue asesinado un joven de 22 años. El crimen fue cometido por menor de 17 años, que fue capturado por la Policía.


Crímenes pasionales

Tres mujeres han sido asesinadas por hechos pasionales en lo que va del año, lo que aumenta en un caso el índice registrado en 2008. El primero de estos hechos ocurrió el pasado 9 de enero en una residencia ubicada en la calle 30 con carrera 17 del Centro de Bucaramanga. Allí fue asesinada una joven de 17 años que tenía cuatro meses de embarazo. Las autoridades indicaron que la joven fue asesinada por su compañero sentimental, un hombre de 50 años, quien se dio a la fuga. Tres meses después, el 28 de abril, Verónica Castro Vásquez, de 23 años, fue asesinada por su ex novio, un hombre de 30 años. El crimen se presentó a las 7:30 de la mañana en el barrio Gaitán. Por último, el 6 mayo Mary Stella Ruidíaz Robles, de 26 años, fue asesinada por su novio en una trocha que conduce al barrio Carrizal, en el municipio de Girón. Días después, el autor del crimen fue capturado por la Sijín.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad