miércoles 23 de septiembre de 2009 - 10:00 AM

Al descubierto, nueva modalidad para desfalcar tarjetas de crédito

En las últimas horas, la Policía capturó en un centro comercial de Cañaveral a una mujer de 31 años señalada de pertenecer a una banda delincuencial dedicada a desfalcar tarjetas de crédito en Bucaramanga y el área metropolitana.

Esta detención puso al descubierto una nueva estrategia para defraudar el patrimonio de los bumangueses, la cual viene ejecutando una banda conformada por cerca de ocho personas entre hombres y mujeres.

De acuerdo con las autoridades, el ‘modus operandi’ de los delincuentes consiste primero en seleccionar las potenciales víctimas, que en la mayoría de los casos son mujeres de estratos 4, 5 y 6.

En segunda instancia los ladrones proceden a hurtarles los bolsos a dichas mujeres, bien sea bajo amenaza o rapándoselos. Según las autoridades, esta fase del delito es cometida por dos hombres que se movilizan en una motocicleta RX-115 que ya está identificada por la Policía.

Consuman la estafa


Con el bolso en su poder, la banda delincuencial entra a ejecutar la tercera y última fase de su estrategia y es precisamente ahí donde las mujeres que hacen parte de la red de desfalcadores de tarjetas de crédito, juegan su papel.

Por el perfil de las víctimas, en la mayoría de los hurtos ellas llevan en sus bolsos tanto las tarjetas de crédito o débito, como sus documentos de identificación.

Con las tarjetas de crédito y las cédulas en su poder, los delincuentes se encargan de contactar mujeres de características físicas similares a las de las afectadas, con el fin de que el rostro de la estafadora se parezca al de la mujer que aparece en la cédula de la víctima.

De esta manera acuden a supermercados de cadena, almacenes de electrodomésticos, entre otros sitios, para hacer compras con la tarjeta de crédito hurtada.

La idea de los delincuentes es que al presentar la tarjeta de crédito y la cédula del afectado, el que hace la transacción no encuentre diferencias entre quien aparece en la foto de la cédula y quien está haciendo la compra.

El caso más reciente


El pasado domingo una mujer de 20 años fue víctima de esta banda dedicada al hurto de bolsos para luego desfalcar las tarjetas de crédito de las afectadas.

La víctima se encontraba en un sector de Cabecera cuando dos sujetos a bordo de una motocicleta le raparon el bolso y emprendieron la huida.

Pocas horas después del hurto, la Policía capturó a una mujer que, además de que tenía las dos tarjetas de crédito de la afectada, acababa de comprar con otra tarjeta un computador portátil en un centro comercial de Floridablanca.

La mujer fue capturada gracias a un vigilante del centro comercial a quien le pareció sospechosa la actitud de la mujer, a quien había visto el día anterior de compras. Ese día, es decir el sábado, la mujer no pudo comprar nada pues una de las tarjetas ya había sido bloqueada y la otra tenía fondos insuficientes.

Por tal razón el vigilante dio aviso a la Policía, que al llegar requirió a la mujer, a la que le encontraron tres tarjetas de crédito que figuraban como hurtadas, con las cuales, según las autoridades, había hecho compras por un valor de cuatro millones 963 mil pesos.

Dos casos relacionados con tarjetas

El pasado 25 de junio, el CTI de la Fiscalía capturó a una banda dedicada a la clonación de tarjetas débito y crédito que operaba bajo la fachada de meseros desde de un reconocido restaurante de la ciudad, a espaldas de los dueños del establecimiento comercial. Se calcula que los delincuentes lograron clonar cerca de 60 tarjetas.

El ‘zar’ de la clonación


El 15 de julio, el DAS capturó en un centro comercial de Bucaramanga a uno de los seis delincuentes más buscados en Colombia por la clonación de tarjetas débito y crédito. El hombre era requerido por una Fiscalía de la ciudad de Barranquilla por los delitos de hurto, estafa y concierto para delinquir.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad