martes 08 de septiembre de 2020 - 2:57 PM

Alerta en Santander por casos de extorsión

Según el gobernador de Santander, Mauricio Aguilar, empresarios y comerciantes del departamento son víctimas de amenazas y extorsiones.
Escuchar este artículo

Información entregada por el gobernador de Santander, Mauricio Aguilar, da cuenta de las amenazas y extorsiones de las que vendrían siendo víctimas empresarios y comerciantes del departamento.

“Sin duda hay una gran preocupación por este tipo de amenazas hacia nuestros empresarios y comerciantes, por parte de estos grupos reincidentes que hoy se está queriendo fortalecer a través de este tipo de prácticas en las que nuestros comerciantes se han visto amenazados y por lo cual tendrían que pagar ‘vacuna’”.

Ante esta situación, el pasado lunes se llevó a cabo un consejo de seguridad con comandantes de la Fuerza Pública y de Policía para evaluar los antecedentes y hechos ocurridos en días atrás.

“Tal es el caso de las muertes en Sucre (Santander) y en otras regiones, Cimitarra, Magdalena Medio, y así mismo evaluar todo lo que se viene presentando frente a estos hechos para poder tomar medidas efectivas y evitar que estas olas de violencia o estas situaciones sigan ocurriendo en nuestro departamento”, añadió el gobernador Aguilar.

Según las autoridades, se van a evaluar este tipo de amenazas para determinar a quienes corresponden, sin son bandas delictivas o grupos organizacionales, “la idea es aclarar quiénes están detrás de este tipo de amenazas así como de los hechos que se han presentado en las últimas semanas en Santander”.

Si bien es cierto que este tipo de amenazas extorsivas han disminuido con respecto al año anterior donde para finales de julio ya eran cerca de 100 casos denunciados, y este año fueron 64, las autoridades siguen realizando campañas para que la cifra se aún menor.

Sin embargo, las investigaciones siguen a pesar de que la pandemia ha dificultado los trabajos.

El área metropolitana, Socorro, San Gil, Charalá, Barrancabermeja y el Magdalena Medio, son algunos de los lugares en los que se han recibido denuncias por este tipo de delitos.

De manera extraoficial, esta redacción conoció que fue adjudicado un grupo especial del Gaula para investigar de dónde provienen estas amenazas o si son realizadas al azar por delincuencia común. Lo que sí se tiene claro es que la mayoría son extorsiones realizadas desde centros carcelarios.

“Se están realizando reuniones con el gobernador, Policía y Ejército para conocer en detalle esta situación de los comerciantes afectados con el fin de hacer un trabajo investigativo para descartar y esclarecer los hechos.

“En el departamento de Santander no hay injerencia de grupos armados, pero no se descarta que dichas amenazas y extorsiones se estén realizando desde departamentos vecinos, se espera que este fin de semana ya haya un pronunciamiento al respecto”.

Modalidades

Hay un índice alto de personas que desconoce cómo actúa la delincuencia en este tipo de casos, se hacen pasar por cabecillas de grupos armados, pero previamente consiguen bases de datos de sus víctimas, de las que obtienen nombres y documentos para hacer más creíble la extorsión.

Extorsión carcelaria

Desde los centros carcelarios, alguien llama al comerciante haciéndose pasar por comandante de algún grupo armado; le manifiesta que debe pagar una cuota y que el no haber asistido a la reunión (que nunca se ha realizado) quiere decir que no está apoyando la causa de la revolución.

Mientras tanto, afuera, hay un compinche que estudia a la víctima y la sigue. Es así como la persona desde la cárcel sabe cómo está vestido en ese momento el comerciante amenazado, lo que genera pánico en la víctima y más aún si le dicen: “yo sé hasta cómo está vestido, si no apoya, lo mando a matar”.

Juegan con la sicología de la víctima para presionarla a que pague el monto de la extorsión que en muchas ocasiones son sumas millonarias.

Generalmente en estos casos, el vocabulario del delincuente es grotesco para infundir más miedo.

Compra de mercancías

La comerciante le “piden alguna mercancía, por ejemplo, materiales de construcción, para que sea llevada a algún lugar; luego a través del teléfono empiezan a llamar a quien la transporta y de manera sigilosa le sacan información que luego les sirve para la extorsión. Les preguntan por ejemplo la placa del camión en el que se movilizan, supuestamente para estar atentos; cómo van vestidos, si van o no acompañados.

“Con esta misma información luego llaman de nuevo haciéndose pasar por grupos delictivos y les manifiestan que saben todos los movimientos, que se detengan en la carretera. ‘Los estamos observando, apague el celular, si mueven el carro, los matamos”.

Teniendo ya incomunicado a quien transporta la mercancía, llaman al establecimiento comercial y manifiestan que tienen secuestrados a sus trabajadores (cosa que no es cierta), y que si no hacen un monto millonario, los matan.

Ante estos hechos, las autoridades recomiendan guardar la calma y denunciar para que ls autoridades logre realizar las investigaciones que lleven a determinar quién realiza las extorsiones y capturar a quienes las cobran.

Este año en Santander no ha habido secuestros, contrario al año pasado que se registraron siete.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad