viernes 23 de abril de 2021 - 12:00 AM

Alférez, en líos por portar un arma traumática en servicio

Galvis Acosta instaurará una denuncia formal ante la Fiscalía por el delito de lesiones personales.
Escuchar este artículo

Por ser un servidor público, Édgar Galvis Acosta, agente de Tránsito de Floridablanca no debía portar un arma -ni siquiera traumática- según el numeral 7 del artículo 27 del Código Nacional de Seguridad y Convivencia Ciudadana.

Ahora es uno de los protagonistas de un video que circula en las redes sociales, donde se muestra discutiendo con otro hombre, quien alterado lo insulta y hasta lo habría golpeado en la cara.

La agresión se habría suscitado por un comparendo que el supuesto infractor no estaría dispuesto a pagar por no llevar el cinturón de seguridad. Asegura que las acusaciones son falsas y que sí iba cumpliendo las normas. Los hechos se registraron el lunes 19 de abril en la vía que sale de Lagos a la paralela de la autopista, sentido sur- norte.

En las imágenes, grabadas por una mujer quien sería la conductora, acusan al uniformado de ‘corrupto’. Pese a las agresiones verbales, el alférez continuó el procedimiento; sin embargo, todo se salió de control. El hombre que acompañaba a la conductora, con actitud desafiante, se bajó del carro y comenzó a retar al uniformado.

Lea también: Hallan cuerpo sin vida en escenario deportivo de Bucaramanga

Se ‘armó’ el caos

Las palabras poco a poco subieron de tono. Galvis Acosta sintió amenazado.

“Cuando comenzaron los insultos, me retiré para evitar inconvenientes. Me le identifiqué plenamente a la persona que grababa. Fue en ese momento en que todo se complicó. El sujeto se me acercó, me insultó y me dijo que me iba a pegar un tiro, por eso reaccioné y fui a buscar la traumática y la metí en la pretina, pero nunca los amenacé.

“Han ocurrido muchas agresiones y hasta han matado a compañeros en el país”, narró el agente .

El alférez se cruzó de brazos y el sujeto continuó provocándolo pese a las peticiones de su acompañante. Los dos cayeron al piso y -según Galvis-, el hombre le golpeó la cara. “Cuando caí no sé qué pasó, perdí hasta la noción del tiempo. No sé si me sacaron el arma de la pretina o se me cayó y aprovecharon para cogerla”.

Lo cierto es que esta situación tiene en líos al uniformado, pues aunque aseguró que cuenta con toda la documentación del arma, la Policía señala que no debía portarla por ejercer un cargo público.

La Directora de Tránsito de Floridablanca, Eva Plata, aseguró que por este caso se adelantará “la investigación disciplinaria a que haya lugar”

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por
Lea también
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad