miércoles 25 de enero de 2023 - 8:21 AM

Alias ‘Pipilin’ es el principal sospechoso del asesinato de Marco Antonio

La víctima y el agresor tuvieron una riña en el barrio Hoyo Grande de Piedecuesta. Marco Jaimes recibió cinco puñaladas.

La intolerancia sigue cobrando la vida de los habitantes de Bucaramanga y el área metropolitana. Esta vez la víctima fue Marco Antonio Jaimes Niño, un hombre de 30 años que se encontraba en la carrera 4 con calle 17 del barrio Hoyo Grande de Piedecuesta.

Según la información que las autoridades lograron recopilar de los testigos, el agresor, identificado como alias ‘Pipilín’, estaba en la vía pública el lunes a las 5:10 de la tarde y al ver a la víctima iniciaron una riña.

Las circunstancias que motivaron la gresca todavía siguen siendo investigadas por las autoridades.

En medio de la confrontación el agresor, con un arma blanca, hirió en cinco oportunidades a Marco Antonio quien solo alcanzó a recostarse en la esquina de un poste mientras agonizaba.

En videos grabados por personas cercanas se alcanzó a observar cómo frente a la víctima, y a pesar de la acera mojada por una reciente lluvia, habían varios rastros de sangre.

La comunidad asustada paró un taxi y subieron al hombre al vehículo para llevarlo a un centro asistencial.

Primero fue enviado al Hospital de Piedecuesta, sin embargo tuvo que ser remitido por la gravedad de sus heridas al Hospital Internacional en Floridablanca para ser estabilizado, pero el destino tenía otros planes.

Cuando la víctima llegó, ya era demasiado tarde, había perdido mucha sangre, por lo que al ingresar, según los ‘galenos’ de turno, ya no tenía signos vitales.

Marco Antonio recibió cinco puñaladas: dos en la mano izquierda, dos en el brazo izquierdo, y una mortal en una pierna que, al parecer, alcanzó a tocar una de sus arterias.

El agresor quedó registrado en las cámaras de vigilancia de la Policía y al cierre de esta edición las autoridades seguían buscándolo a fin de hacerlo comparecer ante la justicia por el homicidio que cometió.

Otro caso de intolerancia

Allegados a la víctima, con tristeza expresaron sus condolencias a los familiares quienes también estaban devastados por la noticia.

“Piedecuesta, mi ciudad perdida, tierra de nadie. Descansa en paz sobrino, hoy nuestra familia se encuentra de luto por otro piedecuestano que nos deja, solo digo arriba está quien ve, la ley divina no perdona. Hoy más que nunca estaremos unidos como familia para soportar la ausencia de un ser querido”, aseguró un tío de la víctima.

Así mismo, ciudadanos del municipio exigieron a las autoridades más controles con el porte de armas blancas, y más vigilancia, pues el fin de semana también ocurrió otro homicidio de un joven, asesinado a golpes por vigilantes informales en la noche.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por
Lea también
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad