viernes 27 de julio de 2018 - 5:27 PM

Así sobrevivió un hombre y su hija a la avalancha en San Gil, Santander

Luis Fernando Flórez León, de 48 años, narró los momentos de angustia que vivió junto a su hija tras ser arrastrados cerca de 50 metros por una de las avalanchas que se registraron el jueves en la noche en San Gil, Santander.

A las 9:00 p.m. Luis y su hija de 18 años se movilizaban en su camioneta Mitsubishi Sportero hacia su casa, localizada en las afueras de San Gil, exactamente en el sector Hoyo.

“Estábamos en el coliseo Lorenzo Alcantuz. Allí mi hija estaba jugando voleibol cuando empezó a llover. La tormenta se prolongó durante cerca de dos horas y fue tan intensa que cancelaron el partido. Decidimos irnos para la casa. Cuando regresábamos nos encontramos con dos avalanchas”, narró a Vanguardia.com Luis Fernando.

Vea también: Cinco aguaceros mortales en los últimos tres meses en Santander

En medio del aguacero Luis y su hija llegaron hasta el ‘monumento del agua’, donde los vehículos se detuvieron ya que las calles literalmente se convirtieron en ríos.

“Eso fue cuestión de segundos. Alcancé a ver que la avalancha venía desde el barrio Paseo del Mango por lo que puse reversa y aceleré. La avalancha llevaba mucha fuerza. Se veían palos y piedras grandes entre el lodo que arrastraba varias motocicletas y carros. La avalancha nos alcanzó y nos arrastró cerca de 50 metros”, recordó Luis.

Video: Estos son los videos de la emergencia en San Gil tras fuerte aguacero

Casi de inmediato, el habitáculo de la camioneta doble cabina empezó a llenarse de lodo mientras impotente Luis trataba de sacar la camioneta del lugar.

“El lodo nos llegó hasta los hombros. Como pude abrí la puerta del copiloto y el barro empezó a salir de la cabina. Mi hija estaba en la parte de atrás. Finalmente quedamos atrapados entre una baranda de la vía y un camión”, agregó Luis.

Galería: Las imágenes de la emergencia por lluvias en San Gil

En la vía principal la avalancha perdió fuerza, pero inundó todas las calles del sector. Fue entonces cuando Luis y su hija pudieron bajarse de la camioneta y ponerse a salvo.

“La Policía llegó inmediatamente al lugar y no tuvieron miedo de meterse para ayudarnos. Recuerdo que acompañé a uno de los policías a revisar los carros que la avalancha arrastró en busca de personas que pudieran estar atrapadas. Por fortuna no había nadie allí”, mencionó Luis.

Después de reponerse del susto Luis y su hija regresaron a casa. Este viernes los mecánicos revisan la camioneta, la cual sufrió graves daños.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Suscríbete
Publicado por
Lea también
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad