martes 30 de junio de 2009 - 10:00 AM

Un parapentista de 42 años murió electrocutado

El trágico hecho se presentó a las 11:30 de la mañana en el Cañón del Chicamocha, donde un parapentista de 42 años surcaba los cielos del imponente cañón, localizado a 60 kilómetros de la capital santandereana.

La víctima, un ejecutivo de una multinacional, respondía al nombre de Daniel Rojas. Según los primeros reportes entregados por las autoridades, Rojas habría iniciado el sobrevuelo en parapente desde el voladero Dos Ventanas, contiguo al restaurante, El Chiflas. 'Somos un grupo de diez amigos que nos gusta volar en parapente. Nosotros llegamos a las 8:00 de la mañana al voladero. Nos cambiamos, pero extrañamente Daniel, que siempre se lanzaba de primero esta vez dijo que quería salir de último', recordó un amigo de la víctima.

El vuelo transcurría de manera normal hasta que una fuerte ráfaga de viento, frecuente en ese sector, empujó al deportista hasta un tendido de cuerdas de alta tensión.

'Ya habíamos volado cerca de dos horas, incluso algunos de nosotros ya habían aterrizado cuando por radio teléfono nos avisaron que Daniel había tenido un accidente', recordó otro de los amigos del parapentista muerto.

Sin signos vitales

Testigos del trágico hecho señalaron que ante la fuerte brisa Rojas perdió el control del parapente por lo que no pudo evitar el choque con las cuerdas, las cuales al contacto le produjeron una descarga eléctrica de 25 mil voltios.

Tras la descarga las cuerdas que ataban a Rojas al paramente quedaron desintegradas por lo que la víctima cayó cerca de 20 metros de altura, mientras que su equipo quedó colgado en el cableado.

Cuando los testigos del accidente llegaron al sitio en el que cayó la víctima nada pudieron hacer pues ya había muerto.
Conocida la emergencia al sitio fue enviado personal de la Defensa Civil, la Cruz Roja, y la Policía para colaborar en las labores de rescate del cuerpo, el cual quedó en una zona agreste del cañón, en inmediaciones del Parque Nacional del Chicamocha, Panachi.

Es de aclarar que el incidente en el que perdió la vida el parapentista no hacía parte de los juegos nacionales de Santander Extremo, ni de los servicios que ofrece Panachi.

Connotado comerciante

La víctima era padre de tres hijos y residía con su familia en Bucaramanga. Sus amigos aseguraron que tenía cinco años de experiencia en el parapentismo, deporte en el que trágicamente ayer perdió la vida. En el campo de los negocios era un reconocido comerciante del área de los electrodomésticos.

Agentes de la Unidad Móvil de Criminalística del Cuerpo Técnico de Investigación, CTI, de la Fiscalía, practicaron las diligencias de levantamiento del cadáver a las 4:30 de la tarde.

El cuerpo de la víctima fue conducido a la morgue del municipio de Cepitá, Santander, y en las próximas horas será conducido a la morgue de Medicina Legal, de esta ciudad.

Antecedentes

El pasado 22 de marzo un parapentista identificado como Edinsón Espitia, se salvó de morir electrocutado luego de que al momento del aterrizaje se enredó con los cables de la luz de Ruitoque Bajo. Para su fortuna al hacer contacto con el cable, de 13.500 voltios, los tacos de la luz se dispararon evitando así la descarga.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad