viernes 20 de noviembre de 2020 - 12:00 AM

Barranqueña quiere saber de su familia

Hace poco recibió un mensaje de su familia por medio de un amigo; sin embargo, han pasados los días y no sabe cómo está. Vive en una angustia permanente.
Escuchar este artículo

Vive en España hace 3 años y desde que se enteró de la devastadora noticia ha buscado por todos los medios obtener información sobre sus seres queridos.

Sólo un mensaje de un conocido fue aliciente para su dolor. En una nota de voz, esta persona le narró algunos momentos aterradores que vivió junto a los Bernal Gómez. Cuando ocurrió la tragedia, se encontraba hospedado en su negocio, un reconocido hostal de la región.

“La isla quedó destrozada no hay una casa que sirva. Nos resguardamos en el primer piso de la casa de Pablo y Doris (padre y madre de Marcela). Gracias a Dios tenía la placa, todo el segundo piso voló. No quedó nada”, comentó el amigo de Marcela Bernal, quien ya salió de la isla y a quien la familia le encomendó una misión muy especial: comunicarse con la barranqueña para tranquilizarla y decirle que ellos “estaban bien”. Sin embargo, esto no ha sido suficiente, porque ella no sabe si comieron, dónde duermen o cómo están de salud. La impotencia de estar cientos de kilómetros se hace cada vez más fuerte.

Quien acompañó a los afectados continúa su narración, contando que a la 6:00 de la mañana, cuando ‘la marea’ bajó un poco, salieron a las calles para ver qué quedaba en pie y encontraron parte de su mercado, algunas bolsas de arroz, frijoles y atún.

Armaron carpas improvisadas para no mojarse. “Gracias a Dios estamos vivos, pronto tendrán comunicación con usted.

“Estamos agradecidos con ellos de por vida, porque nos ayudaron muchísimo. Ver todo el ánimo que nos daban. Ver toda la berraquera de reponerse a la adversidad, es increíble”.

Lea también: Desconocen ubicación de Arligton Polo

Angustia e

incertidumbre

La furia de la naturaleza se ensañó con esta región del Mar Caribe el fin de semana. Las primeras imágenes y noticias no eran para nada alentadoras. Fueron más de 12 horas sin información de la situación en la zona. Por primera vez Colombia sufrió el golpe directo de un huracán categoría 5. Sucedió tan solo dos semanas después de soportar el coletazo de Eta.

Una de las zonas más afectadas, el archipiélago de San Andrés y Providencia, no habían superado lo ocurrido.

“Conocer ese tipo de noticias lo hace tener sensaciones indescriptibles, porque vemos cómo la vida le puede cambiar a uno en un segundo”, manifestó Marcela.

Hace un año la barranqueña visitó a sus familiares en la isla y mantiene contacto constante con ellos.

Por el momento, solo espera que la conectividad se restablezca para hablar con sus padres y verlos, así sea por medio de una pantalla.

La incertidumbre que padece a diario por no escuchar sus voces, le arrugan el corazón.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad