miércoles 04 de febrero de 2009 - 10:00 AM

Cae otro implicado en crimen de madre e hija

Hasta el municipio de Chitaraque, en Boyacá, viajó una comisión del Cuerpo Técnico de Investigación, CTI, de la Fiscalía, para capturar a Pedro Julio Suárez Campos, sindicado de participar en el crimen de Jenny Carolina Mateus Jiménez, de 20 años, y su hija de 11 meses, ocurrido el 16 de octubre de 2008 en zona rural del municipio de Suaita, Santander.

Como es de recordar, para esa fecha los familiares de las dos víctimas reportaron ante las autoridades locales su desaparición. Seis días después la Policía encontró los dos cadáveres con evidentes señales de tortura dentro de una cueva en la finca San Cayetano, en el municipio de Suaita.

Por estos hechos las autoridades capturaron el 23 de enero a otros dos sujetos, quienes según la investigación habrían participado de manera directa en la ejecución del doble crimen que consternó a los habitantes de dicha región.

Según la investigación de las autoridades, Pedro Julio Suárez Campos, de 22 años, era quien presionaba a Jenny Carolina Mateus Jiménez para que entablaran una relación sentimental, pese a que ella ya tenía compañero marital.

El capturado, natural del municipio de Socorro, Santander, y jornalero de profesión, es acusado por la Fiscalía por su presunta participación en los delitos de desaparición forzada agravada, en concurso con homicidio agravado y acceso carnal violento.

En las próximas horas Suárez Campos será presentado en audiencia pública ante un Juez de control de Garantías en el municipio de Suaita.

Las evidencias


El relato de varios de los habitantes del municipio de Suaita, Santander, en que coincidían en que Pedro Julio Suárez Campos asediaba a Jenny Carolina Mateus Jiménez, les permitió a las autoridades vincularlo a la investigación.

Por tal razón la Fiscalía ordenó una inspección con un equipo especializado de luces forenses, en la vivienda donde él residía. Como resultado de dicha inspección las autoridades encontraron elementos materiales que coincidían con los hallados en el sitio donde encontraron los cuerpos de madre e hija.

Esa y otras evidencias, como relatos de testigos, fueron tenidas en cuenta para librar las órdenes de captura.

Sevicia y crueldad

Los autores del doble homicidio de Jenny Carolina Mateus Jiménez y su pequeña hija de 11 meses, cometieron el crimen con sevicia y crueldad. Así lo determinaron los resultados de las necropsias realizadas a los cuerpos de las víctimas por Medicina Legal.

Dichos análisis señalan que la menor de 11 meses presentaba fractura en el cráneo y en los huesos de la nariz y del maxilar superior. La progenitora de la menor tenía múltiples lesiones, contusión y hematomas en región de miembros inferiores, varias heridas en diferentes partes del cuerpo producidas con un objeto corto punzante, luxación de huesos y fractura de cráneo. Además el cuerpo presentaba signos de tortura.

Dos de los implicados


El pasado 21 de enero con el acervo material probatorio en su poder, la Fiscalía seccional del Socorro ordenó la captura de Pedro Julio Suárez Campos, José Noel Amaya Campos, y Ángel María Rojas Sánchez por los delitos de desaparición forzada agravada, en concurso con homicidio agravado y acceso carnal violento. El pasado 23 de enero, las autoridades reportaron la captura de José Noel Amaya y Ángel María Rojas Sánchez, implicados en los macabros hechos. Ellos dos se encuentran recluidos en la Cárcel de Berlín bajo medida de aseguramiento mientras continúa la investigación.

La hipótesis  del crimen

Dentro de la investigación adelantada por las autoridades, la hipótesis que cobra más fuerza es que el móvil del doble crimen fue pasional ya que la víctima, Jenny Carolina Mateus Jiménez,  no aceptó las propuestas amorosas que de manera insistente le proponía uno de sus vecinos, identificado como Julio Suárez Campos, quien pese a que sabía que la víctima mantenía una unión marital con otro joven, le proponía que se fuesen a vivir juntos. 

 

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad